Frases que no debo decir para una correcta educación de mi hijo

Ser madre o padre significa tener una paciencia inmensa mientras nuestro hijo nos pone a prueba en todo momento.

18 FEB 2020 · Lectura: min.
Frases que no debo decir para una correcta educación de mi hijo

Cuando tenemos un hijo, sobre todo en la etapa más joven debemos armarnos de paciencia en algunos momentos donde su comportamiento no es el adecuado, cogen berrinches o contestan de una forma incorrecta. Es en momentos así es donde debemos evitar decir algunas oraciones que a largo plazo no beneficiarán a nuestro hijo correctamente.

La infancia es la etapa más importante del niño, donde aprenderá los valores necesarios para formarse como un adulto y absorberá los conocimientos necesarios a partir de la educación que los progenitores le aporten. Pues al final, el papel de la madre o del padre es fundamental para el desarrollo del niño, ya que la imagen que les damos será su principal referente.

Lo cierto es que ser padre o madre es de lo más complicado, no tenemos una guía o manual de cómo debemos enfrentarnos a ello. Nadie nos dice qué debemos hacer, ni cómo actuar. Y a medida que ocurren las cosas vamos aprendiendo qué hacer y cómo sobrellevarlo lo mejor que podemos. Por eso mismo, existen una serie de frases, que seguramente habremos escuchado, que no benefician a nuestro hijo:

  • ¡Deja de llorar! ¡Estás exagerando!

Llorar es una emoción natural. No es negativa y nos permite expresar nuestros sentimientos. Además, los niños tienen un control más bajo de las emociones, con lo que juzgar sus sentimientos será poco útil.

  • ¡Estás acabando con mi paciencia! ¡Ya no quiero ser tu madre!

Los niños nos ponen a prueba en todo momento. Es normal que sentamos cansancio, nerviosismo e incluso estrés en algunos momentos, pero no por eso debemos minar su autoestima con frases dañinas.

  • ¡Puedes conseguir lo que te propongas!

Seguramente sea una frase que la veas con todo el amor del mundo y en ningún momento te plantees que pueda influir de forma negativa. Puesto que no es real, no siempre podemos alcanzar todo lo que queremos y esto puede llegar a crearnos mucha frustración.

  • Comparaciones con hermanos: ¡Tu hermano sí que sabe cómo hacerlo!

Oraciones como esta lo único que hacen es bajar el autoestima del niño y generar celos y rivalidad entre hermanos y hermanas.

  • No voy a estar siempre para solucionarte las cosas

Aunque es cierto, es mucho más positivo que el niño vaya logrando su independencia poco a poco que de un día para otro.

  •  A tu edad yo…

Igual que no es práctico hacer comparativas con hermanos, tampoco lo es con otras personas. Se trata de una generación distinta y de una persona diferente. Cada uno necesita sus tiempos.

  • ¡Debería ser mejor!

Aunque nos gustaría que nuestro hijo se esforzara más, recalcar constantemente que no es perfecto puede desmejorar su autoestima y crecimiento personal y lo único que se conseguirá es que pierda la motivación.

Pasar tiempo con nuestros hijos es tan importante como el aprendizaje que les aportamos y los valores que les demostramos día a día. No se trata de pasar tiempo con ellos para pensar que ya hemos hecho lo que teníamos que hacer, sino que ese tiempo sea de calidad y les aporte algo.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre autoestima