Acceso centros Añade tu centro gratis

Miedo, ansiedad y sus sensaciones temidas

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Quién no ha sentido miedo alguna vez al ver a alguien con pinta amenazadora o no se ha puesto nervioso ante un examen o entrevista de trabajo importante?

14 MAY 2020 · Lectura: min.
Miedo, ansiedad y sus sensaciones temidas

Y es que todo el mundo experimenta miedo y ansiedad, es difícil imaginarnos viviendo en un estado de calma y seguridad perpetuas.

El miedo y la ansiedad forman parte integrante de la vida y a menudo, son una parte muy útil.

El miedo nos avisa de un peligro inminente así como la ansiedad puede hacer que estemos mejor preparados y tomemos precauciones suplementarias. Así pues necesitamos ciertas dosis de miedo y de ansiedad en nuestras vidas.

El problema está cuando la ansiedad es excesiva o no guarda relación alguna con la realidad y puede interferir poderosamente en la vida de la persona afectada.

Hablo de forma conjunta de miedo y ansiedad porque es una emoción básica que juega un papel importantísimo en los cuadros de ansiedad. Cuando estamos ansiosos, el miedo es el estado psicológico subyacente que mueve la ansiedad.

Por ejemplo, imaginemos a una persona con ansiedad social, es decir, siempre que tiene una reunión con más gente se pone muy ansiosa, el miedo subyacente, es el miedo a pasar vergüenza, el miedo a no saber contestar o que decir de forma acertada, y el miedo a que todo el mundo piense que es una incompetente.

Cuando tenemos ansiedad o miedo, se activa una parte de nuestro sistema nervioso que provoca diversos cambios fisiológicos. Vamos a ver los 12 cambios más característicos y sus causas reales, ya que frente a esos cambios, podemos hacer una interpretación errónea, y ello producirá que se acrecente el estado de alarma y nervios así como las sensaciones asociadas, derivando en un posible ataque o crisis de ansiedad.

Cambios fisiológicos del miedo

Mareo: Su causa real se debe a la tensión de cervicales que disminuye el aporte de sangre a la cabeza.

Taquicardia: Cuando estamos en peligro, real o imaginario, el corazón trabaja con mayor fuerza y rapidez. Así, envía más sangre a las zonas implicadas en la reacción de alarma, para que puedan funcionar de forma más eficaz.

Hormigueo en las extremidades o perdida de sensibilidad: Se debe a que La afluencia de sangre es mayor en los lugares donde puede ser más necesaria dejando al resto de cuerpo con un riego menor.

Calor, sudor o escalofríos: Se debe a que hay un aumento de la temperatura en las zonas del cuerpo más vitales, y en contrapartida, se pone en marcha nuestro sistema de enfriamiento principal, el sudor.

Opresión o dolor en el pecho o en brazo izquierdo: Se debe a la tensión de los músculos intercostales que se produce al hiperventilar o por mantener los pulmones demasiado llenos de aire. También puede deberse a posturas corporales que ponemos de manera incorrecta habitualmente.

Falta de aire: Pues este síntoma sorprende mucho, ya que realmente se debe a que hay un aumento de retención de oxígeno en la sangre debido a la hiperventilación, que es lo contrario a la asfixia. Esto junto a la disminución del anhídrido carbonico en sangre llevan al estrechamiento de ciertos vasos sanguíneos, y todo ello, puede producir sensaciones internas como mareo, sensación de ahogo, visión borrosa o sofoco entre otras.

Temblor, pinchazos o parestesias (Entumecimiento): Estos cambios se deben a la tensión muscular excesiva.

Dificultad para pensar de forma habitual: Cuando sentimos una emoción muy intensa como el miedo o la ira por ejemplo se produce lo que se llama un secuestro emocional, que nos causa una dificultad transitoria para pensar y actuar en la forma que habitualmente lo haríamos.

Nauseas o molestias abdominales: Son efectos normales en el sistema digestivo debido a la ansiedad, no suponen peligro ninguno. Es decir, es una somatización que algunas personas manifiestan, de tal modo que cuando se reduzca la ansiedad, desaparecerán estos cambios.

Opresión o sensaciones extrañas en la cabeza: El motivo es la disminución de oxígeno en ciertas áreas del cerebro, debido principalmente a contracturas cervicales que dificultan la irrigación sanguínea en la cabeza.

Cansancio o agotamiento: Se debe al mantener los músculos estirados y tensos durante mucho tiempo, incluyendo los tiempos de sueño, en los que no somos conscientes pero estamos tensos y con falta de sueño profundo.

Cualquier sensación interna temida: Cuando estamos focalizando nuestra atención en captar dichos cambios y sensaciones, aumenta la percepción de cualquier sensación, puedes probarlo, por ejemplo, con el hormigueo en una pierna. Además hay que tener en cuenta, que cuando estamos iniciando o manteniendo una crisis de ansiedad, cualquiera pensamiento de que suponen un riesgo o peligro, o de que no es normal ni racional, produce un feedback que las retroalimenta y se incrementan.

Como conclusión, debemos prestar atención a la identificación y comprensión de las sensaciones temidas e interpretadas de forma errónea que pueden ocurrir en una crisis o ataque de ansiedad con el fin de racionalizarlas y parar de golpe la retroalimentación negativa que hará crecer y mucho, la ansiedad y el miedo.

Escrito por

Iván Planagumá

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Daniela vi

    Hola!! Llevo varios meses teniendo ansiedad desde que vi un episodio de crisis epiléptica de una persona a la que quiero muchisimo, desde entonces cada vez q recuerdo el suceso me da ansiedad y mucho miedo. Y siempre después de ver esa crisis me cuesta estar mucho con esa persona porque me da ansiedad, tiemblo, y estoy pensando todo el tiempo en que va a pasar,la mayoría de veces siento rechazo y prefiero alejarme porque mis nervios se alteran.Cuando veo algo en alguna persona un movimiento de brazos de ojos o de cuerpo semejante a una crisis epiléptica. Me pongo muy mal, lloro, o me da miedo y me traslada directamente al día que sucedió y cuando me doy cuenta que solo es un recuerdo y que no está pasando intento calmarme y ver la realidad pero últimamente me pasa, incluso a veces sueño con ello. Quisiera superar eso y poder estar con esa persona sin estar hipervigilandola cada 2x3 y poder tener tranquilidad, y saber que en el momento que vuelva a suceder seré capaz de dar la talla y controlar mis emociones.

últimos artículos sobre ansiedad