¿Qué es la ansiedad? Razones, causas y el por qué de esta enfermedad

¿Sabes qué es realmente la ansiedad? ¿Por qué la ansiedad puede convertirse en un problema de salud? Descubre cómo identificar la ansiedad y cómo te puede afectar en tu vida.

28 MAY 2019 · Última modificación: 10 DIC 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Qué es la ansiedad y cómo podemos identificarla?

Las personas que tienen un ansiedad, se refieren a ella como a una sensación muy desagradable que les hace creer que les sucede algo muy grave e inminente, como  sufrir un infarto, un ictus o que están perdiendo el control de su cuerpo y que van a enloquecer. Cuando la ansiedad está descontrolada, las personas describen pensamientos como: “No voy a poder soportarlo”, “Esto es horrible”, “Definitivamente me va a dar un infarto”. Estos pensamientos o problemas mentales, en los momentos más intensos de la ansiedad, pasan por la mente automáticamente, como un flash.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un instinto primitivo y natural en los seres vivos, que nos protege para mantener nuestra propia supervivencia, por lo que es una emoción básica y completamente necesaria, a pesar de que sea desagradable. Este trastorno mental surge de dos formas diferentes, por un lado, cuando esta emoción se mantiene durante demasiado tiempo a pesar de que el problema se haya solucionado y  por otro lado, cuando esta reacción de amenaza surge a raíz de peligros imaginarios que hemos creado y no tienen por qué ser reales.

Por lo tanto, podríamos definir la ansiedad como una emoción que se caracteriza por los sentimientos de tensión, los pensamientos de preocupación y hasta cambios físicos en el cuerpo. De esta forma, las personas que sufren de una de estas enfermedades mentales suelen tener pensamientos o preocupaciones intrusivos que surgen de forma recurrente. Tanto es así, que pueden llegar a evitar ciertas situaciones por preocupación.

¿Cómo se expresa la ansiedad?

Haciendo un breve resumen de lo expuesto, se puede deducir que la ansiedad se expresa a través de cuatro dimensiones o respuestas muy humanas:

  1. Una respuesta fisiológica, que se traduce en todas las sensaciones físicas que se experimentan.
  2. Una respuesta cognitiva a través de todos los pensamientos que se desencadenan a parir de un suceso estresante, como puede ser experimentar una sensación física inesperada tras ser informado de una mala noticia.
  3. Una tercera respuesta es la conductual, llevando a cabo conductas de evitación por un lado, y por otro realizando conductas de búsqueda constante tratando de encontrar síntomas que confirmen que pueden volver a repetirse las sensaciones de ansiedad tan desagradables. Esta conducta anticipatoria de búsqueda de síntomas desencadena la cuarta respuesta de la ansiedad.
  4. La cuarta es la respuesta emocional de miedo o temor a que se vuelva a desencadenar toda la sintomatología de la ansiedad. Así, una vez activado el miedo se cierra el círculo y todo vuelve a empezar. Este sería el modelo de acción de la ansiedad descrito muy brevemente.

¿Cuál es la función de la ansiedad?

La ansiedad es una emoción básica que experimentamos los humanos a diario. Para entender el modo en que la ansiedad puede pasar de ser algo cotidiano a ser un problema incontrolable, se requiere disponer de una idea global sobre las emociones. Las emociones son un proceso complejo con componentes biológicos y cognitivos. Cognitivos en el sentido de que son provocadas por la interpretación de un suceso que después produce una serie compleja de reacciones bioquímicas que describimos como “sentimientos”.

Aunque la mayoría de las emociones se generan a través de los procesos cognitivos, existen algunas excepciones importantes. Por un lado, determinados fármacos o drogas pueden desencadenar emociones, cambiar estados de ánimo, producir determinadas emociones inapropiadas, etc. También algunas enfermedades pueden causar alteraciones emocionales como  los problemas de tiroides.

En el caso de la ansiedad, ésta tiene la función de activar un sistema de alerta ante un peligro inminente, por lo tanto tiene una función adaptativa importante. Si esto es así, es deseable no eliminar la ansiedad de nuestro sistema emocional.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad?

¿Cómo se manifiesta la ansiedad?

La ansiedad se puede manifestar de tres maneras diferentes, mediante los pensamientos, la reacción corporal o las acciones que emprendemos.

  • Los pensamientos son negativos y amenazantes, suelen anticipar algún desastre en el que nosotros o un ser querido saldrá perjudicado
  • La reacción del cuerpo es de una tensión muscular acompañada de taquicardia, respiración intensa, niveles de azúcar elevados, la pupila se contrae para ver mejor, se cortan los procesos digestivos, no se producen lesiones musculares (esto es importante ya que si tenemos que echar a correr, no nos dará ningún tirón muscular) y el cuerpo reduce la pérdida de sangre si se produce alguna herida (por ejemplo, si te apuñalan durante la huida o enfrentamiento además de no doler tanto, no perderás tanta sangre para ayudar a la propia supervivencia)
  • Las acciones que suelen aparecer en la ansiedad es de huir o evitar, enfrentarse a esa amenaza (agredir a una persona que te pega un susto, aunque no es la acción más común), y acciones como por ejemplo comer en exceso, fumar compulsivamente, beber, morder las uñas, moverse continuamente, consumir drogas, etc.

¿Qué pasa cuando una persona siente ansiedad?

Cuando una persona con ansiedad tiende a la evitación de las situaciones que ella interpreta como amenazantes, se genera un círculo vicioso que potencia aún más la aparición y el mantenimiento de la ansiedad en futuras ocasiones, por ejemplo, si evitamos pasear por parques por miedo a encontrarnos un perro grande, cada vez nos producirá más ansiedad el pensamiento de encontrarnos un perro grande, de hecho, quizá si mantienes esta ansiedad durante mucho tiempo, se generalice y se amplíe a perros pequeños o incluso cualquier animal doméstico, además del propio parque, las correas, o cualquier objeto, lugar o persona que tú relaciones con un perro grande.

La ansiedad mantenida en el tiempo es muy dañina para la salud ya que se reduce el sistema inmunológico haciéndolo más vulnerable, además de que las sustancias que se liberan durante el proceso de la ansiedad pueden dañar el organismo y pueden aparecer infecciones, úlceras estomacales y enfermedades psicosomáticas (producidas por el propio cuerpo) entre otras muchas afecciones. Es en esta situación cuando podemos hablar de un trastorno de ansiedad generalizada.

Por lo que si tienes ansiedad y no eres capaz de hacerte con ella lo mejor es que pidas ayuda a un profesional ya que tu salud física, psíquica y social está en juego además de que si no se trata suele generalizarse y aumentar progresivamente. Es importante identificar cuáles son sus manifestaciones, ya que cuando la persona la sufre permanece excesivamente atenta hacia sus sensaciones corporales, pudiendo llegar a pensar que tiene un grave problema de salud que no ha sido identificado, como por ejemplo un tumor, un problema en el corazón, una lesión cerebral, etc.

¿Qué sensaciones físicas podemos experimentar o percibir?

  • Sensación de falta de aire, mareo o vértigo y nauseas.
  • Tensión en la cabeza, cuello y espalda.
  • Alteraciones del sueño como el insomnio.
  • Sensación de desmayo, sudoración.
  • Temblores, calambres u hormigueo en los brazos o en las piernas.
  • Dolor de cabeza o dolor en el pecho.
  • Nudo en la garganta o en el estómago.
  • Subida de la presión arterial, palpitaciones en el pecho.

¿Qué pensamientos tenemos?

  • Preocupación en exceso por nuestros problemas incluso antes de que ocurran, inseguridad.
  • Miedo a padecer una enfermedad y no poder recibir ayuda a tiempo.
  • Dificultad para concentrarse, por lo que son frecuentes los olvidos.
  • Sensación de muerte inminente.
  • Sensación de volverse loco, pérdida de control.
  • Sentimientos de inferioridad, ánimo deprimido.

¿Qué hacemos cuando estamos ansiosos?

  • Nos agitamos, podemos paralizarnos.
  • Estar irritables o tener una explosión emocional.
  • Conductas de evitación.
  • Tartamudeo o hablar rápido.
  • Movimientos torpes, risas nerviosas, morderse las uñas.
  • Bostezos.
  • Comer en exceso o rechazar la comida.
  • Abuso de alcohol, tabaco, drogas o fármacos.
  • Paseos nerviosos la habitación, no poder permanecer sentado.

Una vez que la ansiedad aparece y se mantiene en el tiempo puede generar preocupación crónica, anticipar dificultades, evitar situaciones difíciles, el cuerpo se acostumbra a estar tenso, no es posible relajarse, generando un círculo vicioso.

¿Cómo manejar la ansiedad?

¿Qué podemos hacer para manejar la ansiedad?

Lo primero que hay que hacer es evitar que la ansiedad se haga crónica, que aumente, constituyendo una manera habitual de reaccionar ante las situaciones que nos enfrentamos a diario. Para esto es recomendable adquirir ciertos hábitos que, si bien es cierto que no se logran solo con desearlos, si se practican llegaremos con toda certeza a lograr interiorizarlos llegando a formar parte de nuestra rutina diaria.

1.    Relajarse

Intentar relajarse cuando estemos activados en exceso, o simplemente dedicar unos minutos al día para relajarnos.

2.    Desconecta

Buscar momentos para desconectar y olvidarnos por un momento de las preocupaciones, puede ser durante la comida o la cena.

3.    Haz ejercicio

Hacer ejercicio, o simplemente salir a caminar por un sitio tranquilo o relajante, dejando las preocupaciones en casa.

4.    Evita trabajar en horas de descanso

Dejar el trabajo en la oficina y dedicar los fines de semana y las vacaciones descansar dedicándonos a nuestras aficiones.

5.    Delega

Priorizar, es decir, organizar nuestro trabajo y nuestras actividades según la importancia, que cosas hay que hacer ahora y cuales pueden esperar. Aprendiendo a delegar en los demás.

6.    Organízate

Organizarse, planificando lo que sea posible y dejando huecos para los imprevistos, el mejor momento para ello es la mañana, evitar hacer planes a la hora de dormir.

7.    Relaciónate más

Fomentar las relaciones sociales como puede ser quedar con los amigos algunos tarde para tomar un café o charlar.

8.    Ten metas realistas

Establecer metas realistas, que sepamos que podemos alcanzarlas.

9.  No seas catastrofista

La ansiedad que nos produce una situación depende de las consecuencias que prevemos, así que lo mejor es no ser catastrofista.

10.  Conoce tu cuerpo

Aprendamos a conocer nuestro cuerpo estando atentos a las señales que nos indiquen que estamos ansiosos, para poder actuar.

11.  Céntrate en las soluciones

Centrarse en las soluciones, no en los problemas.

Si todos los síntomas de la ansiedad persisten, lo importante será buscar ayuda de un profesional.

¿Por qué se pasa tan mal cuando tenemos ansiedad? 

Bien, esto tiene más que ver con el significado que le aportamos más que la realidad de los síntomas. Vivimos en una sociedad en la que todo pasa muy deprisa, queremos abarcar muchas cosas y manejarlo todo de una manera casi perfecta, pero la realidad es que tenemos unos recursos y cuando estos se ven superados aparecen los síntomas de la ansiedad. El miedo a no poder llevar las cosas a cabo o la anticipación de las posibles consecuencias que pueden tener las situaciones que vivimos hace que empecemos a tener miedos y se conviertan en lo que mantiene la ansiedad.

Si observas que sientes ansiedad entonces es un síntoma de que algo está pasando en tu interior, ya sea porque existe un peligro real o porque la mente entiende que hay alguno.La mejor manera de atajar estos síntomas y sensaciones  de la ansiedad es observar que pensamos y darnos cuenta si estamos magnificando problemas, o simplemente anticipándolos sin fundamento.

Esta es la realidad que nos encontramos en un alto porcentaje de casos en consulta, ya que la ansiedad suele estar en la base de muchos problemas psicológicos. Si ves que no puedes sobrellevarla y cada día se te hace más cuesta arriba, entonces quizás es hora que contactes con un profesional, que te va a ayudar a descubrir de donde procede y canalizar toda esa ansiedad.

PUBLICIDAD

Escrito por

Algazara Psicología

Ver perfil

Bibliografía

  • Reneau Z. Peurifoy (1999). Cómo vencer la ansiedad. Un programa revolucionario para eliminarla definitivamente. Desclée De Brouwer. S.A.
  • American Psychological Association. (2020, January 1). Anxiety, sadness may increase on anniversary of a traumatic event http://www.apa.org/topics/anniversary-traumatic-event
  • American Psychological Association. (2008, October 29). Answers to your questions about panic disorder. http://www.apa.org/topics/anxiety/panic-disorder

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 5
  • Lourdes

    A mi me pasa en sitios cerrados o delante de gente que tengo la sensación de que me voy a desmayar ...es horrible.

  • Walter Iglesias

    Tengo todos los síntomas.Estoy en tratamiento psicológico pero hay momentos ( como ahora) que me ataca un y me siento con mucho temor.

  • Lorelys García

    Excelente. Yo por ejemplo pierdo la concentración pensando en una relación traumática que tuve y no siempre me angustia pero si hay ocasiones en las que si me altera las pulsaciones de corazón. Es incómodo. Pero pasa. No creí yo sufriera de ansiedad hasta que leí este artículo. Gracias por publicarlo

  • Margarita Hernández

    Muchas gracias por tan nutrido artículo.

  • Tamara García Vega

    Como puedo sobre llevar la ansiedad, cuando hay personas que no me hablan dentro del círculo de amigos de mi pareja. Y tengo que lidiar con eso. Me pongo a pensar las cosas antes de que pasen y nunca consigo llevarlo nada bien, me pongo súper tensa, a hiperventilar, me empiezo a agobiar muchísimo y mi escape es irme del sitio. No suelo aguantar muchas horas seguidas dentro de un círculo en el que no me hablan, no me miran y si lo hacen es a mal, cuchichean.. Me refiero a las niñas de ese grupo, los niños me suelen hablar casi todos y bastante bien. Pero las niñas son una especie de piña, en la cuál hay una persona que manda(que es quien no me traga) y todas hacen lo que dice ella. Parece como si tuvieran 15 años.. pero en realidad tiene 27/28 y yo tengo 21. Real que no quiero ser amiga de ninguna pero no veo necesidad de tenerme en esa tensión constantemente. Lo paso realmente mal. Gracias.

últimos artículos sobre ansiedad