Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Si soy muy sensible significa que soy una persona altamente sensible?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Las personas P.A.S. suelen sufrir ciertas situaciones con más intensidad que la media de las población.

25 JUN 2020 · Lectura: min.
¿Si soy muy sensible significa que soy una persona altamente sensible?

P.A.S. son las siglas que designan a las personas altamente sensibles. Hombres, mujeres y niños que tienen una particular percepción del entorno, distinta y con una gran sensibilidad emocional y perceptiva. Las personas P.A.S. suelen sufrir ciertas situaciones con más intensidad que la media de las población.

Vivimos en un entorno donde no se valora (y mucho menos se potencia) esta hipersensibilidad ya que todo el sistema sociocultural suele estar orientado hacia preservar los sentimientos para situaciones o ambientes muy íntimos. La velocidad por producir o conseguir cosas materiales prima por encima de otros factores tales como el desarrollo de la creatividad, la inteligencia emocional y la expresión artística los cuales están olvidados o reducidos a la mínima expresión.

En realidad un exceso de sensibilidad suele interpretarse como un rasgo de debilidad y baja autoestima. Las últimas investigaciones sobre lo que ocurre en el interior del cerebro de las personas P.A.S. constatan un exceso de actividad cerebral en el hemisferio derecho.

Citando a un doctor en psiquiatría amigo mío: ”El exceso de actividad cerebral de los P.A.S. es lo que les falta a muchos políticos que nos gobiernan hoy en día”

“Suelen ser unas personas con las emociones y sentimientos a flor de piel”.

No es ni mejor ni peor ser un P.A.S., se trata una forma de ser, estar y sentir. Son personas que se suelen sentir muy incomprendidas lo que les lleva a la introspección y a cierto grado de aislamiento.

¿Cómo son las personas altamente sensibles?

Algunas de las características psicológicas y emocionales de las personas P.A.S. podría ser que analizan e identifican a la persona que tienen delante como si de un escáner se tratara. Respecto a la comunicación no verbal interpretan gestos oculares, faciales y movimientos del cuerpo en general. Tienen una gran herramienta incorporada y la saben utilizar.

El alto nivel de sensibilidad que poseen les suele provocar dolor y placer similar al que siente la persona con quien están comunicándose.

Otro rasgo característico de las personas altamente sensibles es que tienen muy desarrolladas las capacidades sensoriales. Suelen sentirse abrumados por las aglomeraciones de gente, alta sensibilidad a la luz, sentido del olfato especialmente desarrollado, les incomoda el exceso de ruido como en los días de San Juan donde se tiran petardos, tormentas, sirenas acústicas... Necesitan también sentirse cómodos en la cama, con la ropa y con todas las sensaciones corporales en general.

Son propensos a  sufrir ansiedad y cuadros  depresivos por su acentuada susceptibilidad.

El exceso de sensibilidad los convierte en personas sufridoras pero, por contrapartida, sienten y disfrutan con más intensidad sus relaciones amorosas y sexuales. Tienen una capacidad elevada de sentir con suma profundidad estas experiencias.

El mundo de la ambición, la lucha de egos, de demostrar, del valiente, del ejecutivo agresivo y los que van de exageradamente divertidos no va con ellos.

Pueden sentirse desconcertados por cambios inesperados, el exceso y los ritmos que difieran del suyo pudiendo llegar a provocarles ansiedad y miedos capaces de bloquearles.

Disfrutan con todo lo que sea percibir a través de cualquier canal sensorial, los aromas, sabores, paseos, la calma, la luz natural , el silencio de un bosque o el sonido de las olas del mar les relaja, las conversaciones tranquilas y profundas, disfrutan de las obras de arte… Muchos artistas plásticos que son P.A.S. suelen pintar y sentir los colores de una manera externa con sensaciones y gustos diversos en los mismos colores, amarillos ácidos, verdes alegres y dulces o tristes.

Las personas altamente sensibles son muy hábiles en encontrar el detalle perfecto para la persona que le despierta interés o siente algo por ella, pensando en sus gustos y sentimientos.

¿Cómo ayudar a un P.A.S.?

Lo más importante es la gestión emocional, las percepciones e interpretaciones que hacen de la realidad. Enséñale a poner nombre a eso que siente. Lo más interesante es acompañarlos y guiarlos sin imponer tu verdad a la suya, mostrándoles otro punto de vista dejando espacio a su propia conclusión.

Con mucho amor y cariño, sacarás lo mejor de las personas altamente sensibles. Pero también podría ocurrir todo lo contrario, pueden llevarte a tener un nivel de sufrimiento mayor.

Escrito por

Joan Ramon Soto Cifuentes

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal