El niño interior

Cómo no acordarnos de cómo éramos, de lo que vivímos, de lo que soñamos en aquéllos años maravillosos. ¿Cómo nos afecta la niñez a nuestra personalidad?

17 MAR 2014 · Última modificación: 26 OCT 2020 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

La importancia de cuidar a tu niño interior

La curación sólo es posible cuando se satisfacen las necesidades infantiles. Esa es toda la verdad. Parémonos a pensar… ¿Que sería de nosotros sin la niñez que tuvimos? Viendo la televisión, ese aparato, en horario de mediodía, me di de bruces con un programa de tertulia (bastante entretenido por cierto) pues me encuentro aprovechando este periodo que me ha tocado vivir de paro y desespero.

Viendo dicho programa, que versaba sobre integración de los mal-llamados disminuidos (físicos o psíquicos, da igual), me encontré escuchando hablar a Bertin Osborne de una forma que jamás hubiese esperado, me inspiré en este artículo, de forma que a por ello. Comentaba de la negatividad de la medicina actual en forma de que a él, cuando su hijo “discapacitado” nació, le dijeron que se olvidase de su hijo. No se lo dijeron una sola vez, no. Comentó que se lo decían una y otra vez, cada día que tenían una oportunidad. Así no se puede uno curar, o no curar… vivir, o no vivir.

Reflexionemos. Bertín defendía la existencia de tratamientos alternativos, avalados por siglos, milenios, de uso y con unos resultados sorprendentes, además de la incongruencia que le ofrecían los médicos en cuanto a la pérdida o abandono de toda esperanza de vida para y con su hijo. ¿Cómo podría sobrevivir un niño sin el anhelo vehemente de que así lo haga por parte de sus padres, aunque vaya a tener una vida con dificultades añadidas? Una vida muy digna, por cierto, y no con menos valor que la de cualquier hijo de vecino. Entonces recordé también lo que uno de mis directores de tesis, inacabada, me dijo un día: los médicos tan solo tienen unas correlaciones de .15, o aproximaciones, para sus diagnósticos. Y para sus tratamientos puede que menos.

¿Cuáles son los efectos de la carencia emocional?

Sin embargo, los psicólogos podemos hablar de que dudamos de las correlaciones inferiores a .50 y que cuando obtenemos unas en torno a .80, nos empiezan a merecer respeto. Y con correlaciones semejantes podemos garantizar que si a un niño no se le admite y se le ama desde su nacimiento, difícilmente se hará viejo y mucho menos saludable. Se vean los experimentos con monos sobre madre fría pero nutritiva vs. madre acogedora sin alimento y los de los niños de los orfanatos de las postguerras, que se encontraban bien nutridos pero con toda la carencia emocional que supone crecer sin unos brazos que te protejan y te den calor.

Todos los contertulios sostenían la versión de la actitud luchadora y esperanzada para lograr vivir en medio de las dificultades pero sólo porque dichas situaciones especiales se viven, la mayoría de las veces, como no portadoras de felicidad. Cuando se le da la vuelta, la vida vuelve a sonreír y no es más que vida en sí misma. Pero que ellos, con su experiencia de adversidad, se sienten motivados a enseñarnos cómo superarla de buena manera. Hasta ellos reconocían que las empresas se sienten motivadas a sus contrataciones pero que no están bien dirigidas pues ellos no están al mismo nivel que el resto de ciudadanos.

Ser discapacitado significa que estas en otro nivel pero que dentro de tu nivel eres igual, o superior, a cualquiera. De sobras está admitido que cualquier discapacitado en cuanto a CI puede desarrollar el mismo trabajo que otro “normal” pero mejorándolo con mejores valores y mayor cantidad de emocionalidad en las tareas que efectúan. Cómo no van a valer como recepcionistas, como atención directa en comedores escolares, como trabajadores de office en hostelería… En el mismo programa se encontraba el cantante ciego que fue al festival de eurovisión en representación de este país de locos que es España, de quien no recuerdo el nombre pero que subrayaba la importancia de la ceguera para haberse conformado como la persona que hoy en día es, y casi le daba las gracias por ello. A su vera se encontraba un hombre con Síndrome de Down totalmente integrado y con gran potencial de aportaciones a esta vida que vivimos. La conclusión es que toda vida merece ser vivida todo lo ampliamente y profundamente vívida, sin necesitarse para ello un cociente intelectual alto, ni unas piernas súper ágiles ni unos ojos esplendorosos. Toda vida es plena. Debemos ser activos en nuestra vida. Y la realidad es que no lo somos, o no lo somos en la medida de lo deseado.

Por qué deberías cuidar a tu niño interior

¿Por qué es importante revivir a nuestro niño interior?

Recordemos los deseos que tuvimos de niños, allí están nuestras vitaminas y energizantes varios. Si no somos capaces de recordarnos como el niño que fuimos algo se nos queda en el tintero, algo se nos muere dentro.

Cuando uno es, su sistema conceptual está en desarrollo y se moviliza a través de las emociones, plenamente sentidas. Conforme vamos creciendo vamos abandonando el mundo emocional para pasarlo todo a palabras, a pensamientos, a sistema conceptual. Si tenemos en cuenta el meta modelo lingüístico de Grindler no podemos obviar que las imágenes emocionales de niño son las que nos conforman en el lenguaje de adulto. ¡Ay! Si realmente conociésemos el análisis sintáctico de nuestras frases preferidas… Las intentaríamos modificar. Tenemos muchas conversaciones pendientes con nosotros mismos. Atentos a la primera pregunta del millón: qué objeto nos representa. Sí, ese objeto es el concepto que tenemos de nosotros mismos a nivel conceptual. Pero la segunda pregunta del millón es: qué valor tiene. Aquí estamos en la autoestima, tan vinculada con nuestras primeras experiencias en el círculo íntimo de la familia.

Esas necesidades infantiles, tan vinculadas con nuestro posterior crecimiento, nos van a guiar durante la vida y las necesidades no se pueden satisfacer desde la razón pues no pertenecen al mundo del concepto adulto sino al mundo emocional del niño que las experimentó. Ese niño necesita de comunicación emocional y sólo entiende ese lenguaje, nada más, y nada menos. Como acercarnos a un niño es tarea simple pero ardua pues nos debemos vincular con él de modo sincero pues no hay nada que mejor entienda un niño que la sinceridad o la no sinceridad, aunque no sepa definirlas. La siente. Somos animales que, a través de la evolución encefálica, hemos encapsulado las emociones en lo que sería el cerebro de especie, totalmente conectadas con todos los sistemas del encéfalo encargados de la supervivencia básica tipo alimento, relaciones, movimientos….están encapsuladas y bien resguardadas y el resto del encéfalo se encuentra aromatizado por ellas. ¿La curación sólo es posible cuando se satisfacen las necesidades infantiles? Pues parece obvio. Ahora bien, y como dice la filosofía china del tao, no hay nada más difícil de modificar que la terquedad infantil. El modificar emociones tan ancladas en nuestra ontogénesis como personas adultas nos pide que seamos otra vez aquél niño que sacó una conclusión sesgada pero que debe modificarla desde la adultez. Complejo pero no imposible. Ánimo para todos.

PUBLICIDAD

Escrito por

Brain's-Cf

Ver perfil

Bibliografía

  • Jacobson, S (2017). What id the 'inner child'? Harley Therapy Counselling Blog. https://www.harleytherapy.co.uk/counselling/what-is-the-inner-child.htm
  • Novotney, A. (2011). Awakening the child inside. Monitor on Psychology, 42(1). http://www.apa.org/monitor/2011/01/child

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal