MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

La agorafobia: miedo a exponerse al riesgo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La agorafobia es el miedo a exponerse a situaciones donde es difícil escapar o obtener ayuda. Se asocia a un cuadro ansioso, con posibles ataques de pánico.

24 may 2016 · Lectura: min.
La agorafobia: miedo a exponerse al riesgo

La agorafobia está muy relacionada con el miedo a salir de casa. Es un trastorno que engloba muchas conductas, aunque lo que todas comparten es que la persona tiene un terror inmenso a exponerse a situaciones y lugares dónde escapar o recibir ayuda es difícil.

Ya sea por las condiciones del lugar o de la gente ahí presente, destaca la sensación de no poder ser ayudado correctamente. Puede parecer banal para la gente que no lo sufre, pero no lo es. Se teme que puedan sufrir un infarto, por ejemplo, y que no haya nadie para salvarlo o no lleguen a tiempo. Se teme, también, que en un lugar grande haya una avalancha de gente y no sea posible estar a salvo. Por otro lado, puede temerse quedarse encerrado en un sitio donde la ayuda puede no llegar o demorarse mucho. Incluso puede tener miedo a salir solo, por si nadie le ayudase.

Se anticipan las posibles consecuencias y se dispara la ansiedad. La respiración empieza a acelerarse, sube la tensión, el corazón se acelera, se pueden entumecer las manos, se marean,... Con sólo pensarlo, pueden vivir todos los síntomas de la ansiedad que temen. Por eso se le llama comúnmente "miedo al miedo", ya que se le teme al miedo. Hay gente que tiene ataques de pánico, dónde el cuerpo reacciona con terror delante la situación temida.

No hay que desdeñar un ataque de pánico; quien lo ha vivido bien lo sabe. Es una de las peores vivencias posibles, ya que uno siente y vive algo horrible, como si fuera un infarto o algo físico extremadamente gravo, que luego resulta no es mortal. La persona no puede controlarlo, le ocurre sin que ella tenga poder de decisión. Estar en esta situación de vulnerabilidad es altamente invalidante.

Así, quedan encerrados en un ciclo donde ni hacen ni pueden intentarlo. Se evita totalmente la exposición a esas situaciones. Hay casos de gente que incluso no pueden salir de su casa.

Altera significativamente la vida de la persona, ya que condiciona qué hace y qué evita. De esta manera, queda sujeto y condicionado a los síntomas ansiosos que conlleva la agorafobia, estando a merced de ella. Están con las manos atadas, sintiendo que no tienen el control de su vida ni de su cuerpo.

psicólogos
Escrito por

Nuria Arrebola - Psicóloga

Deja tu comentario