Acceso centros Añade tu centro gratis

El pánico a salir de casa es un síndrome con nombre de cabaña de leñador

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Si tienes miedo a salir de casa y ese miedo es casi un pánico puede que estés sufriendo el síndrome de la cabaña.

18 MAY 2020 · Lectura: min.
El pánico a salir de casa es un síndrome con nombre de cabaña de leñador

Lo más increíble es que puede pasarle a todo el mundo

¿Por qué me aterroriza salir de casa?

Si tienes miedo a salir de casa y ese miedo es casi un pánico puede que estés sufriendo el síndrome de la cabaña. El síndrome de la cabaña tiene un nombre llamativo y que se ha puesto de moda en relación a la crisis del COVID-19. Este síndrome consiste en la aparición de un miedo intenso a cambiar de entorno tras un tiempo prolongado de encierro y aislamiento. Su origen se remonta a principios del siglo XX. En esta época es cuando se vieron los primeros síntomas en cazadores y buscadores de oro, que pasaban meses enteros aislados en sus cabañas. Cuando tenían que volver a la vida en sociedad mostraban síntomas de desconfianza, agobio y miedo. La mente de estos cazadores estaba acostumbrada a espacios pequeños y muy controlados, ahí es donde sentían seguridad.

El síndrome de la cabaña se ha detectado en personas que han pasado períodos de encierro en hospitales, cárceles o que han sido secuestradas. Además este estado mental aparece en personas que viven dentro de espacios estrechos, aislados o monótonos y están habituados a ello.

El 'síndrome de la cabaña' es un término muy reciente en psicología, pero que se ha estudiado en personas que han vivido privadas de su libertad como en pacientes que han pasado largas temporadas en habitaciones de hospital.

¿Cómo se que tengo el síndrome de la cabaña?

Si sientes mucho agobio cuando llega el momento de iniciar la desescalada puedes estar sufriendo el síndrome de la cabaña.

El Síndrome de la Cabaña consiste en miedo a salir a la calle unido a sintomatología de ansiedad por evitar los peligros que en ella se puedan encontrar. La persona teme salir de su casa después de un largo período de aislamiento. Los síntomas mas habituales que pueden presentarse a la hora de salir son, pánico, taquicardias, nervios, ansiedad antcipatoria.

¿A quien le pasa más?

Las fases de la desescalada España están dando lugar a un desconfinamiento basado en el miedo en diversos sectores de la población.

Este síndrome puede presentarse en los más pequeños de forma mucho mas evidente, al menos en un grupo importante de niños donde todo el contenido que han escuchado desde el inicio de la cuarentena. Además es probable que el propio COVID.-19 y sus consecuencias hayan afectado gravemente a alguien de la familia . Los niños saben que no se puede salir porque es peligroso para todos.

Para los niños no es tan fácil entender los cambios en las consignas de sus adultos, además los niños son conscientes de que sigue habiendo peligro por todas las precauciones que deben tomarse para salir seguros de su casa.

También los ancianos y los hipocondríacos son dos sectores muy expuestos a desarrollar el síndrome. Ellos prefieren la seguridad a cualquier posible riesgo que los haga sentir vulnerables.

Las personas que ya tenían una predisposición a aislarse socialmente antes del confinamiento son otro de los grupos de riesgo.

¿Cómo empieza?

Su nombre original es "cabin fever""Síndrome de la cabaña" y empezó a mencionarse a principios de siglo XX para describir un tipo de estado mental que también se conoce como "locura de pradera" o "locura de montaña".

El doctor Paul Rosenblatt, profesor emérito de Ciencia Social de la Familia de la Universidad de Minessota en Estados Unidos explicó a la BBC que realizó un estudio en los años 80 con habitantes de Minnesota, un estado rural de inviernos muy duros, para conocer cómo se relacionaban el concepto con sus experiencias. Entre la gente que la sufrió, no hay unanimidad sobre los síntomas específicos ni en qué orden aparecen, según Rosenblatt. Los más comunes es presentar una sensación de desasosiego, sentirse enjaulado, depresión, irritabilidad, soledad, intranquilidad, ansiedad impaciencia, aburrimiento y frustración.Prevenir es fundamental. Se puede estar presentando los síntomas y no darles valor porque son leves al principio. Además si no existe una imperiosa necesidad de salir, acababan evitando hacerlo. Cada evitación aumenta la preocupación. Es mejor salir progresivamente a pesar del malestar o temor por cortos espacios de tiempo e ir habituándose a la nueva actualidad y así poder ir normalizando la situación poco a poco. Cualquier miedo debe ser enfrentado cuanto antes para que no se haga mayor.

¿Le puede pasar a todo el mundo?

Les puede ocurrir a personas que no eran susceptibles de trastornos psicológicos.

La situación este primer trimestre de 2020 ha sido tan surrealista que personas que quizás no hubiesen presentado en su vida trastornos psicológicos pueden ser candidatos a sufrir síndromes postcoronavirus como el de la Cabaña.

Frente a tanta posible amenaza las personas se han sentido y sientes muy vulnerables. Tanto tiempo aislados ha provocado que personas adultas y niños se hayan desacostumbrado al contacto social como antes lo entendíamos.

Hay situaciones como el aislamiento y confinamiento que se han normalizado y ahora muchas personas sienten miedo y no les compensa el posible riesgo frente al beneficio, al fin y al cabo sigue habiendo alto riesgo al contagio y a las complicaciones.

¿Cómo puedo superarlo?

1. Comprende tu caso.

Habitualmente, las personas se encuentran muy confundidas sin saber claramente qué les sucede, qué es este síndrome y cómo se ha originado. Cuando sientas miedo o ansiedad o preocupación excesiva valora que esta sucediendo en tu entorno y cual puede ser el origen de tu sintomatología. Después consulta siempre con un profesional de la salud que pueda darte información importante para ti y que tu desconoces la nomenclatura. Si no puedes acceder fisicamente a uno contacta de forma online. Busca siempre soluciones para minimizar tu malestar. El objetivo respecto a los síntomas es acortar el periodo de sufrimiento y volver a tu vida normal pronto y bien.

2. Racionaliza los síntomas

Si ya sabes que te ocurre, debes informarte adecuadamente sobre el síndrome, sus síntomas y las posibles soluciones. Hay que racionalizar los síntomas, especialmente el pánico y la agorafobia que estás padeciendo.

3. Practica técnicas de relajación y respiración

La relajación y la respiración son dos técnicas comunes y eficaces que puedes utilizar para enfrentar los síntomas. Sin embargo, no acaban de resolver el miedo, pero te ayudarán a exponerte a la situación con menos malestar.

4. Detectar creencias incapacitantes.

Has de lograr encontrar las creencias acerca de la situación temida, cuestionándotelas, aprendiendo a cambiar los pensamientos no razonables por otros mas colaboradores.

5. Exponte gradualmente a las salidas

Es necesario que te expongas gradualmente a los síntomas temidos, como a la ansiedad, la agitación, la respiración alterada… para que logres ir perdiéndoles gradualmente el miedo.

Si piensas en exponerte a algo temido es normal que te parezca complejo, y no se trata solamente de que te acerques a lo temido y permanezcas ahí constantemente. Si tienes miedo a un avión, la solución no será montar en avión muchas veces. Hay que hacerlo progresivamente, siguiendo una pauta planificada previamente, para llevar a cabo una exposición adecuada y conseguir que el miedo disminuya poco a poco.

6. Ten valor

Siempre vas a tener un cierto grado de incertidumbre e incomodidad al enfrentarte a una situación como la actual. Has de desarrollar valor para enfrentar paulatinamente los síntomas y ello te dará la clave para la resolución del síndrome de la cabaña.

7. Prevenir es curar. Acude a un profesional

Si necesitas ayuda para afrontar la situación actual no debes dudar en contactar con un profesional. Una intervención a tiempo puede prevenir que la situación se cronifique y colabora en acortar el periodo de malestar.

¿Es un trastorno psiquiátrico?

No. El síndrome de la cabaña no es una patología descrita en los libros de psiquiatría, es una nomenclatura para definir lo que experimentan algunas personas que después de estar mucho tiempo en casa sienten miedo de salir a la calle.

Se habla del síndrome de la cabaña para definir el conjunto de síntomas que sufres cuando sientes pánico a salir de casa y enfrentarte a un ambiente donde pueden aparecer situaciones que escapen a tu control. Puedes experimental alteraciones tales como ansiedad, palpitaciones, que experimenta una persona al salir a la calle después de haber pasado tiempo en un espacio cerrado. No se considera, sin embargo, un trastorno.

El síndrome puede evolucionar y en ultima instancia derivar en una agorafobia, es decir un miedo a estar en espacios abiertos.

Pero, la cabaña es lo mismo que la agorafobia, ¿No?

No. Si es el mismo miedo pero no es el mismo trastorno.

La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que tienes miedo a lugares o situaciones que podrían causarte pánico y hacerte sentir atrapado, por lo que evitas este tipo de lugares o situaciones. Le temes a una situación real o anticipada, como usar el transporte público, estar en espacios abiertos o cerrados, hacer una fila o estar en una multitud.

La ansiedad de la agorafobia se produce a raíz del miedo a que no haya medios de escape o ayuda accesibles si se intensifica la ansiedad. La mayoría de las personas que sufren agorafobia la padecen después de tener uno o más ataques de pánico, lo que los hace preocuparse por volver a tener un ataque, así que evitan los lugares donde puede volver a suceder.

así el síndrome de la cabaña no se trata de agorafobia, es decir miedo a salir a la calle o miedo a los espacios abiertos o a algunos espacios cerrados. Y tampoco es un nuevo trastorno. Lo que diferencia especialmente al síndrome de la cabaña de la agorafobia es la intensidad y gravedad de los síntomas así como las causas que desencadenan a uno u otro. Un síndrome es un conjunto de síntomas que suelen agruparse pero no forman un trastorno todavía. Así como la agorafobia si que es un trastorno. Un trastorno se define por ser un conjunto de síndromes que cumplen con las características de estar juntos en un tiempo y orden establecido. Pero es cierto que los síntomas son muy similares.

Un síntoma son un conjunto de elementos subjetivos, de señales percibidas únicamente por la persona.

Los síntomas del síndrome de la cabaña son

  • Somnolencia.
  • Impaciencia
  • Soledad
  • irritabilidad
  • Tristeza o depresión.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Falta de paciencia.
  • Los antojos de alimentos.
  • Disminución de la motivación.
  • Dificultad para despertarse.
  • Siestas frecuentes.
  • Desesperación.
  • Miedo a salir a la calle.

Los síntomas de la agorafobia son

  • Sentir temor de quedarse solo.
  • Sentir miedo a estar en lugares donde el escape podría ser difícil.
  • Sentir miedo a perder el control en un lugar público.
  • Dependencia de otros.
  • Sentimientos de separación o distanciamiento de los demás.
  • Sentimientos de desesperanza.
  • Temor a multitudes o esperar en una fila.-
  • Temor a espacios cerrados, como cines, ascensores o tiendas pequeñas.-
  • Temor a espacios abiertos, como calles transitadas, estacionamientos, puentes o trenes.- Usar el transporte público.-
  • Temor o angustia significativos en el trabajo, situaciones sociales.

Síndrome de la Cabaña y agorafobia se diferencian fundamentalmente en que los agorafóbicos pueden presenta miedo a espacios abiertos y cerrados y los que presentan el síndrome de la cabaña no presentan miedo a espacios abiertos o cerrados sino miedo a salir de casa después de haber pasado un tiempo confinados y habituados a un espacio tranquilo y seguro.

  • ¡¿Y en que se parecen?

Se parecen en el temor y la ansiedad que aparecen frente al pensamiento de salir a la calle

¿Cuánto tiempo puede pasar hasta que me desaparezcan los síntomas?

Puede durar poco y solo afectar a las primeras salidas o mucho y afectar a todo el periodo de la desescalada quedándose de alguna forma incorporado en una parte de la psique de la persona que lo presenta.

Será poco si se detecta a tiempo, si se interviene sobre el antes de que los síntomas se engrosen, entonces, es fácil superarlo. Simplemente con una pauta progresiva de exposición al malestar que aparece frente a las salidas mientras se trata de normalizar la situación. Otra pauta es salir poco a poco, de forma progresiva, mientras se van aumentado los periodos en que se permanece fuera del lugar seguro. Si se detectas tarde, cuando los síntomas se han visto amplificados se mantendrá un mayor periodo de tiempo. El autentico problema aparece cuando escuchas a los síntomas y te dejas llevar por ellos. En ese momento los síntomas se amplifican y la situación puede llegar a convertirse en un autentico problema de agorafobia.

¿Porqué a unas personas les pasa y a otras no?

Es cierto que el detonante puede ser el aislamiento pero depende especialmente de las condiciones de este como tamaño de la casa, tipo de iluminación, tipo de rutinas monótonas o falta de rutina, la falta de motivaciones, el tipo de climatología. También se ha encontrado mayor incidencia en personas confinadas en casa con niños pequeños, por enfermedad o estar a cargo de una persona enferma o discapacitada.

¿Podré viajar o siempre me quedara este miedo?

Puede afectar mucho o poco y ello depende de cada persona. Hay muchas personas que a pesar del síndrome seguirán deseando viajar porque su motivación a descubrir nuevos lugares compensa su malestar. Eso lo podemos observar con el símil a la fobia a volar, hay mucha gente con miedo a volar que sigue viajando porque prefiere soportar su miedo a dejar de viajar. No obstante hay otro grupo de personas que se dejarán arrastrar por el temor y decidirán permanecer en un entorno seguro.

El síndrome de la cabaña postcovid-19 esta destinado a desaparecer en la mayor parte de personas después de la desescalada. Lo mejor es detectarlo e intervenir sobre el cuando los síntomas aun son leves.

Añadir que en este momento donde no se conocen bien las circunstancias particulares de cada región o país respecto a la evolución del COVID-19 puede observarse una repercusión en las programaciones de viajes. El síndrome de la cabaña afecta a todo lo que tiene que ver con salir de casa en un ambiente nuevo, si tu región o país te parece inseguro mas te lo parecen el resto. Los viajes pueden verse amplificados en el caso que viajes a lugares que van mas avanzados que la propia región o país en el proceso de contagios y vuelta a la normalidad, como seria el caso de Canarias.

Cualquier generador de ansiedad o estrés puede acrecentar cualquier miedo que existía o se encontraba latente. El miedo a volar es un miedo que puede aparecer en cualquier momento del ser humano. Es posible que el síndrome de la cabaña pueda afectar a algunas personas desarrollando su miedo a volar o acrecentándolo. Conforme se normalicen las salidas lo mas probable es que el síndrome de la cabaña vaya desapareciendo, especialmente si el riesgo al contagio por COVID-19 disminuye.

¿Este síndrome puede afectar a las personas que lo padecen a largo plazo?

No. La persona que padece o ha padecido el síndrome de la cabaña presentará una muesca en su recuerdo. Es probable que estas personas se planteen riesgos en los que hasta ahora no habían tenido reparado. No obstante el futuro respecto al síndrome de la cabaña es alentador. Ya verás como tendrás un deseo acrecentado de viajar en el momento en que se levante la cuarentena de forma global.

¿Como pueden ayudar los familiares a superar este síndrome?

La persona que presenta el síndrome de la cabaña suele depender de otras personas para salir, familia, amigos, y es posible que estos no sepan muy bien cómo actúa.

Es importante le acompañen, escuchen y animen tratando de evitar la presión psicológica y evitando provocar reacciones que empeoren las conductas.

Es fácil que las personas de la familia potencien y fomenten el síndrome sin darse cuenta si optan por presionar a la persona para forzarlo a salir.

La persona que sufre el trastorno debe recibir apoyo y aceptación incondicional por parte de los familiares.

Es importante el refuerzo familiar de cada logro que el afectado consigue y demostrar confianza en sus capacidades para superar las situaciones a las que debe enfrentarse.

Escrito por

Monica Dosil

Ver perfil
Deja tu comentario