Acceso centros Añade tu centro gratis

Madre soltera: la nueva realidad

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Las estadísticas cantan por sí solas. Cada vez son más mujeres las que deciden por su propia voluntad ser madres solteras .

30 JUN 2020 · Lectura: min.
Madre soltera: la nueva realidad

Cada vez son más mujeres las que deciden por su propia voluntad ser madres solteras a pesar de conocer las desventajas e inconvenientes laborales, económicos o incluso sociales. La pulsión maternal puede superar la gran mayoría de obstáculos.

El modelo de familia estándar ha cambiado sobre todo en las últimas dos décadas. El número de mujeres que optan por  ser madres sin la necesidad de una pareja ha  aumentado exponencialmente en estos últimos años. La aceptación sociocultural va a un ritmo de caracol y esto invita a muchas mujeres a la necesidad de legitimar sus decisiones para con su familia.

La  revolución de las mujeres enfocada hacia el crecimiento personal y el éxito en el trabajo son factores que han influido en la gestión familiar. Criar a  un hijo no es una un castigo sino un deseo. No existe manual de instrucciones para ello pero el deseo de sacarlo adelante y el amor lo puede casi todo. Es un acto de valentía, coraje y empoderamiento por hacer el trabajo sola a pesar de ser consciente de la repercusión a muchos niveles y además es algo que el hombre no lo podrá hacer ni en sueños.

"Hay muchas mujeres que se separan para poder ser madres porque su pareja no quiere tener hijos, mujeres que siempre se han sentido como madres o que están cansadas de esperar a ese príncipe o princesa azul, ese amor romántico que nos venden y que no llega "

Cómo son

El perfil de mujeres que deciden ser madres solteras son mujeres maduras, entre los 30 y los 40 años, con nivel académico medio alto y con un nivel económico medio alto.

La estabilidad laboral también es un factor a tener en cuenta en la toma de esta decisión tan importante y crucial.

Las madres solteras no suelen negar el deseo de tener una pareja y poder tomar decisiones conjuntas, pero suelen abogar por la maternidad individual y más adelante incorporar la pareja si la vida la pone en el camino 

Una vez resuelta la disyuntiva de avanzar con la decisión de ser madre soltera les invade una sensación de fortaleza y empoderamiento ya que desde este momento hay una persona ajena que depende al 100% de ellas en todos los sentidos. La entrega que, de forma natural, ofrecen las madre a sus hijos, en el caso de una madre soltera se intensifica por el hecho de ser la única responsable de cualquier decisión o cuidado que afecte a ellos. 

Aunque la situación se torna difícil al recaer todo en una única persona, es bien  cierto que muchas madres solteras que no cuentan con una pareja que les apoye están estupendamente.

Ellas son conscientes que su elección es la más  adecuada y auténtica todo y que no tenga nada que ver con el modelo tradicional socialmente aprobado

Formas de llegar a la maternidad en solitario:

Parece ser que en algunas comunidades autónomas aún no se han actualizado, pero en muchas otras sí permiten acceder a la reproducción asistida por la Seguridad Social. En este campo, la maternidad en solitario es una realidad que toma un gran protagonismo. 

Esta es una opción y elección madurada y muy meditada profundamente y el deseo de ser madre es materializado ya sea por  la vía de la ovodonación, la inseminación artificial o la reproducción asistida  e incluso la vitrificación de óvulos para llevar a cabo el embarazo en el futuro.

Caso real de una madre soltera..

La llamaré María y también se une a la aportación del artículo Anna, la hija de 12 años que hace su aportación tal cual le sale.

Le propuse que me explicara los pros y contras de ser madre soltera.


La opinión de María

Pienso que los hijos de madres solteras y con ello con un único referente crecen en un ambiente con una carencia emocional insustituible

Una madre soltera no hace las veces de padre y de madre sinó que hace única y exclusivamente de madre. No se puede ser dos personas a la vez, mostrar dos puntos de vista diferentes, hacer el "papel de bueno" y "el papel de malo" a la vez, etc con lo que en esos hijos hay un "hueco" que sería el espacio que ocuparía el padre. 


Hay algo en ellos que saben, intuyen o sienten que, en el caso de que perdieran a su madre, se quedarían solos y eso les coloca en una situación de inseguridad, de dependencia y de "miedo" a perder a la única persona que les cuida, que siente amor incondicional hacia ellos. Por ende, dicha situación coloca a la madre en un punto de responsabilidad más elevado y en ocasiones difícil de gestionar.


Pienso que la imagen que tiene la sociedad sobre las mujeres que deciden ser madres solteras es de fortaleza, de mujeres seguras y decididas y también es así pero esa imagen puede eclipsar la realidad en envuelve la situación del día a día en la que en más ocasiones de las esperadas esa fortaleza se torna debilidad, la seguridad se convierte en miedo a cometer errores difíciles de reparar y la decisión que aparentan realmente está envuelta de dudas constantes sobre qué es lo mejor para los hijos.

La opinión de Anna

Es un rollo ser hija de una madre soltera. No tienes dos opiniones para poder decidir lo que más convenga en chorradas o en cosas más importantes. Incluso sufres el hecho de que la madre no tenga otra opinión que pueda paliar la suya.

No puedes elegir a cuál de los dos eliges para explicarle algo malo que has hecho. Sólo dependes de una persona y esto complica la logística a la hora de hacer cosas.  Es decir vuelves a depender sólo de una única persona. Te comparas con la mayoría de niños, amigos..etc que sí tienen su padre y madre y te sientes diferente y a veces quieres ser igual al resto. Si tu madre es soltera por decisión cuesta entender el motivo por cual decidió privarte de tener un padre (esto se lo imagina ya que no es su caso y no lo puede saber) y si es soltera por imposición la duda es porqué el padre no está presente. Es un cúmulo de sensaciones que no sé poner nombre pero que, sin parar a pensar mucho, te das que te llevan a un sentimiento más bien negativo.


Una madre siempre piensa dos veces, una por ella y otra por su hijo.

 

Escrito por

Joan Ramon Soto Cifuentes

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre terapias familiares