7 Problemas familiares comunes: ¿Cómo solucionarlos?

¿Cuáles son los conflictos familiares que ocurren con más frecuencia? ¿Qué podemos hacer para solucionarlos y mejorar el ambiente familiar? Descubre los problemas más comunes y cómo afrontarlos.

9 NOV 2022 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Problemas familiares más comunes

Los problemas familiares pueden acabar afectando nuestra vida más allá del hogar. Por ello, si sufres de conflictos dentro de tus vínculos más cercanos, es posible que acabes viéndote afectado en diferentes aspectos. Pero, ¿cuáles son los principales conflictos familiares y cómo podemos afrontarlos?

Principales conflictos familiares

Aunque cada familia puede tener sus propios problemas, existen ambientes familiares que pueden acabar perjudicando la salud mental de cada uno de sus miembros. Cada persona tiene sus propios límites y esto también debe aplicarse dentro de la estructura familiar. De este modo, algunos de los problemas más comunes que existen dentro de una familia pueden ser los siguientes:

  1. Peleas todo el tiempo: En algunas ocasiones las personas pueden pelear con su familia debido a que no les gustan ciertas actitudes o porque lo están pasando mal. Pero, cuando esto sucede demasiado frecuentemente, es importante que se tomen medidas, ya que pueden afectar a la salud mental. Si alguien de tu familia empieza a discutir contigo, debes poner cierta perspectiva y nunca hablar con mucha intensidad.
  2. Decisiones de crianza: Algunas parejas pueden acabar discutiendo sobre cómo se debe criar a los niños/as. Es normal que ante determinadas situaciones pueda haber un desacuerdo, pero estas perspectivas diferentes no deberían destruir una relación. Por lo tanto, es vital hablar de las prioridades y los valores que queréis potenciar en los niños/as y sobre todo nunca discutir de esto delante de ellos/as.
  3. Falta de equilibrio entre la vida familiar y profesional: Para algunas personas su trabajo es muy importante, tanto que incluso para llegar a sus objetivos deben renunciar a pasar cierto tiempo con sus familias. Por otro lado, algunos no tienen la posibilidad de elegir y deben trabajar más horas de las que les gustaría. A pesar de que estas dos situaciones son muy diferentes, es vital administrar el tiempo para equilibrar estos dos mundos.
  4. Falta de comunicación: En la gran mayoría de familias existe un problema o una falta de comunicación. De hecho, este es el conflicto familiar más común y el que hace que muchas dinámicas familiares salgan mal. La comunicación es importante en cualquier tipo de relación, sea del tipo que sea. Es decir, si hay algo que te molesta es vital que lo comuniques debido a que si no esto puede acabar perjudicando tu vínculo familiar.
  5. No existe una división de tareas justa: Cuando se trata de tareas del hogar, muchas personas pueden evitarlas a toda costa. Pero, dentro de una familia deben repartirse la limpieza y todo el mundo debe contribuir a su manera. Incluso en el caso de los hijos/as, estos también deben desempeñar un papel teniendo en cuenta su madurez.              Conflictos familiares más comunes
  6. Un miembro sufre de una enfermedad mental: Si una persona padece de un trastorno mental, esto se trata de un problema familiar que puede ser muy difícil de manejar. De hecho, dependiendo de la gravedad, puede acabar afectando a los miembros de la familia e incluso derivar en otro trastorno como el estrés, la ansiedad o depresión. Además, la persona que lo padece suele ser la que requiere de más apoyo, por lo que se debe hablar y tratarlo con mucha calma y atención. En la mayoría de los casos, la ayuda de un profesional de la salud mental es fundamental.
  7. Afrontar un divorcio o una separación: Un divorcio o separación puede acabar destruyendo una familia si no se lleva de la manera más correcta. Aunque ante esta situación la estructura familiar se verá perturbada, la realidad es que puede llevarse de una manera en la que no afecte tanto. Por ejemplo, hablar las discordancias de manera calmada y respetuosa y sobre todo nunca criticar a la otra ex pareja delante de los hijos/as.

Estos son algunos de los conflictos familiares más comunes a los que puedes estar enfrentándote. Si esta situación te está afectando más allá del núcleo familiar, es importante que acudas a un psicólogo/a profesional para aprender a manejarlo y que no te veas perjudicado/a.

¿Cómo pueden afectarnos las situaciones familiares complicadas?

En la gran mayoría de los casos, las relaciones familiares problemáticas o tener personas conflictivas en la familia pueden acabar afectando sustancialmente a nuestra salud mental, al comportamiento e incluso en nuestra salud física. Las investigaciones han demostrado que las relaciones sociales, sobre todo las familiares, pueden tener efectos tanto a largo como a corto plazo en nuestra salud mental.

Por ejemplo, las situaciones donde existe un abuso mental pueden afectar no solo la niñez o la adolescencia, sino tener consecuencias durante la edad adulta. En otras ocasiones, los problemas familiares pueden perjudicar la salud mental y física. Con el tiempo, este estrés también puede derivar en problemas como la ansiedad o la depresión.

En el mejor de los casos, este estrés puede contrarrestarse si los miembros de la familia están dispuestos a buscar asesoramiento. Sin embargo, si el estrés crónico continúa, la persona que lo padece puede necesitar terapia individual para aprender a sobrellevar mejor sus circunstancias familiares.

¿Cómo solucionar problemas familiares?

Para mejorar las cosas, una de las claves es que todos los miembros estén dispuestos a hablarlo y a trabajarlo conjuntamente. Algunas de los consejos que te podrán ayudar a abordar estos conflictos familiares son las siguientes:

  • Tomar consciencia del problema: Es importante que si deseáis tener una dinámica saludable, todos toméis consciencia de cuál puede ser el problema que os está afectando. Hablarlo y comentarlo entre todos puede ser el primer paso para intentar solventar estos conflictos.
  • Negociar los límites: Cada persona en la familia necesita su propio espacio y debe respetarse. Por lo tanto, debéis aprender a comunicarlas y a respetar las que los demás establecen.
  • Aprender a manejar el estrés: En general, muchos de los problemas familiares pueden conducir a experimentar de estrés. O simplemente, afrontar una situación difícil también puede implicar tener un ambiente familiar estresante. En consecuencia, gestionar el estrés ante estos sentimientos puede ayudar a mejorar el ambiente familiar.

Nuestra situación familiar no cambiará de la noche a la mañana, pero con un trabajo constante, podréis mejorar vuestro vínculo y tener una relación más sana con vuestros seres queridos más cercanos.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

  • Rudlin, K (2022). What Is Dysfunctional Behavior in Families? Very Well Mind. https://www.verywellmind.com/dysfunctional-defined-2610364
  • Family Problems. Good Therapy. https://www.goodtherapy.org/learn-about-therapy/issues/family-problems 

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias familiares