¿Cómo tomar decisiones difíciles? 7 Secretos psicológicos para elegir la mejor opción

¿No puedes tomar decisiones? ¿Te cuesta mucho tomar una decisión difícil? Descubre cómo tomar una decisión según la psicología y aprende a escoger siempre la mejor de tus opciones.

5 FEB 2019 · Última modificación: 4 FEB 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Cómo tomar buenas decisiones?

Las decisiones no sólo forman parte de nuestra libertad incondicional, sino que además determina muchos aspectos de la vida. Tanto es así que en muchas ocasiones, la toma de decisiones puede llegar a cambiarte por completo. Es por ello, que confrontar con las opiniones de los demás y conectar con lo que verdaderamente nos produce bienestar para desde ahí tomar una decisión importante nos hace sentir inseguros, nos genera dudas y nos inquieta en muchos sentidos.

¿Cómo tomamos decisiones?

Son pocas las decisiones que tomamos con el cerebro y no con el corazón. Al tomar decisiones muchas veces tiene igual o mayor peso la imaginación y el deseo que la propia inteligencia y racionalidad. Aunque casi todos llegaríamos a la conclusión de que las mejores decisiones son aquellas que han sido tomadas de forma racional,  según diversos estudios no siempre es así. Por ello, te revelamos algunos puntos importantes que debes tener en cuenta en el momento de tomar una decisión.

  • Las emociones también son importantes

La emoción nos mueve, nos impulsa, nos motiva y también, en ocasiones, nos retrae a través del temor. No hay que menospreciar los sentimientos y el deseo ante una decisión importante, los cuales han hecho posible que muchos dieran su vida por una causa mayor que ellos mismos, asumiendo incluso el riesgo de muerte. De este modo, las emociones son un elemento esencial para no sólo tomar una decisión sino para escoger la mejor decisión ya que serán las propulsoras de la motivación que habrá alrededor de la misma.

  • Busca el equilibrio

El punto ideal para una buena toma de decisiones según la psicología, sería algo así como un punto intermedio entre nuestra parte emocional y la racional. Es incorrecto sentenciar las emociones al ostracismo así como una locura sentenciar la cordura al destierro. Ambos se necesitan y se complementan. La sola emocionalidad es en realidad un puro instinto y la sola inteligencia no es más que convertir al ser humano en una máquina insensible y antisocial. Una vez más, en el término medio está la virtud; una lección filosófica que cuesta mucho de aprender pero que es esencial para la toma de decisiones.

  • La importancia del autoconocimiento

A lo largo de la vida vamos a tomar decisiones en muchos aspectos, algunas son más importantes y otras afectarán menos a nuestro día a día. Muchas personas cuando se enfrentan a una toma de decisiones quisieran ser capaces de prever el futuro, las consecuencias de elegir uno u otro camino. Sin embargo, es probable que ni siquiera conociendo qué nos depara cada opción pudiéramos elegir teniendo todas las certezas y esto es porque no sabemos qué va a necesitar, querer o desear nuestro yo del futuro. Cada persona es un ser singular con su biografía, sus sensaciones, su manera de afrontar la vida, sus formas de comunicarse y relacionarse y sus ideas sobre sí misma. Abordar un proceso de toma de decisiones sin conocernos significa perder una valiosa información. Por este motivo, la mejor manera de poder tomar una decisión correcta es conociéndonos mejor a nosotros mismos.

  • La decisión depende de ti

Antes de tomar una decisión, pregúntate, ¿A quién complacerás con esa decisión? ¿A quién harás feliz? Recuerda que lo más importante es que sume a tu crecimiento y bienestar personal. Muchas veces nuestras decisiones afectan a otros pero esto no es suficiente motivo para que influya a tomar decisiones sobre nuestra vida. De esta forma si en la toma de decisiones personales esta acción te afecta a ti y a otros pero no tienes intención de causar daño, debes perseverar en ella.  Aunque esa elección no siempre complazca a todos los implicados, lo importante al tomar una decisión es sentirte bien por dentro y por fuera.

  • Actúa con convicción

Quizás reflexionar antes de tomar una decisión parece la parte más fácil de este proceso. La realidad es que al tomar decisiones, debes estar convencido en todos los aspectos por la opción que has escogido. De esta forma, actuar con convicción y no mirar atrás es algo que debes tener presente cuando  estás tomando una decisión importante.

  • Asume las consecuencias y responsabilidades

Cuando actúas con coherencia y sigues tu corazón la vida te sostendrá, pero eso no significa que no debas estar preparado. Cada elección implica compromisos, consecuencias y conlleva responsabilidades. Que tu mente y tu corazón estén enfocados en tu decisión, pero ten a mano un plan de acción que te permita alcanzarlos. De este modo, a pesar de que tengas claro la opción por la que te hayas decantado en el momento de tomar decisiones, es esencial siempre tener en mente un plan B.

Estas son algunas de las claves que debes tener en cuenta antes de tomar decisiones importantes para tu vida. A pesar de que estas te pueden ayudar a conseguir ver con más claridad la mejor decisión, la realidad es que para poder escoger la opción más favorable a ti siempre deberás gozar de una buena salud mental. En las decisiones, los psicólogos pueden ayudarte no sólo a conseguir tus objetivos si no a ser feliz con los errores del pasado.

¿Cómo tomar una decisión?

¿Cómo tomar una decisión?

Un buen método para conseguir tomar una decisión correcta es plantearte una serie de preguntas sobre la elección que debes hacer. Por ello, te planteamos algunas preguntas que te pueden ayudar a tomar decisiones. Esta es la forma en la que puedes encarar la toma de decisiones según la psicología:

1. Toma conciencia

¿Cómo te sientes en este momento?, ¿cómo puede afectar tu estado a tu toma de decisión? Tomar conciencia de cómo estás te conecta con tus emociones y te permite analizar si es un buen momento o si necesitas algo distinto para poder tomar una decisión correcta.

2. Busca tus preferencias

¿Qué cosas te han hecho sentir bien hasta este momento?, ¿se relacionan de alguna manera con las opciones que te planteas? Nuestras vivencias son una fuente de información muy amplia sobre nosotros mismos, saber qué cosas nos hicieron sentir bien en el pasado, nos puede ayudar a la hora de valorar las opciones que tenemos y así saber cómo tomar una decisión ideal para nosotros.

3. Visualiza tus miedos

¿Qué miedos aparecen cuando piensas en tomar una decisión?, ¿los has sentido en otros momentos de tu vida? Pensar en los temores que nos surgen nos puede dar pistas para comprender desde qué lugar tomamos las decisiones.

4. Despréndete del temor a equivocarte

¿Cómo te relacionas con el error, qué significa para ti? Ante la toma de decisiones, es habitual que aparezca el temor a equivocarnos, a cometer un error. Analizar y entender qué implica para nosotros la posibilidad de fallar nos puede ser de mucha utilidad. De esta forma, dejaremos atrás el miedo al tomar una decisión incorrecta y podremos visualizar mejor todas las ventajas y desventajas de cada una de las opciones.

Claves para tomar una buena decisión

5. Deja de lado a otras personas

Cuando piensas en tomar decisiones, ¿hay alguna persona o personaje que te venga a la mente?, ¿cómo afecta su mirada a tu toma de decisiones? Las personas internalizamos una imagen de nosotras mismas en el contacto con los demás, es ahí donde aprendemos quienes somos y lo que se espera de nosotros. Por eso, es importante identificar si hay alguna mirada que nos afecte especialmente a la hora de decidir, para poder hacerlo con mayor libertad.

6. Visualízate ante la pérdida

¿Cómo te sientes ante las pérdidas? Cuando elegimos, cada una de las opciones que valoramos nos dan algo más o menos valioso para nosotros; escoger implica siempre una renuncia a otras alternativas. Una de las dificultades que podemos encontrarnos al tomar una decisión es que estamos desechando otras opciones y por tanto las cosas que estas nos pueden aportar.

7. Elimina tus inseguridades

¿Consideras que eres alguien con buen criterio a la hora de decidir? Algunas personas, por las experiencias de su vida y en especial de su infancia, tienen una imagen de sí mismas como alguien capaz de tomar decisiones acertadas; otras sin embargo, se ven como alguien sin esa capacidad de elegir bien, lo que hace que se sientan inseguras ante la idea tener que decidir. Esta idea de nosotros mismos es esencial cuando nos vemos ante una toma de decisión.

Existen muchas opciones para saber cómo tomar decisiones acertadas. Pero a pesar de tener diferentes métodos psicológicos para afrontar las decisiones, la realidad es que debemos estar bien con nuestra salud mental para conseguir lo mejor para nuestra vida. Por ello, es esencial acudir a un psicólogo profesional cuando estamos en malas situaciones. Las decisiones no son buenas o malas de por sí, somos nosotros los que tenemos la capacidad de convertirlas en las mejores opciones para nosotros.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

  • Snyder, C (2018). The Psychology of Decision-Making Strategies. Very Well Mind. https://www.verywellmind.com/decision-making-strategies-2795483
  • Wargo, E (2019). The Mechanics of Choice. American Psychiatric Association. https://www.psychologicalscience.org/observer/the-mechanics-of-choice

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre habilidades sociales