Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Qué es la infidelidad emocional?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La infidelidad emocional, al margen de la sexual, es otra forma de infidelidad que puede llegar a causar la ruptura de la pareja.

6 SEP 2019 · Última modificación: 14 OCT 2019 · Lectura: min.
¿Qué es la infidelidad emocional?

La infidelidad emocional es cuando un miembro de la pareja engaña con otra persona de forma afectiva. Es decir, en la infidelidad afectiva no existe un acercamiento físico o sexual pero sí se comparte con una tercera persona emociones y sentimientos.

Si bien es cierto que cada pareja tiene sus propias reglas y límites (siempre y cuando no incluyan el maltrato o la manipulación), la infidelidad suele ser uno de los principales motivos de desengaño, traición e incluso ruptura en las relaciones. Y cuando hablamos de infidelidad casi siempre lo atribuimos al contacto sexual con una persona ajena a la pareja pero pocas veces pensamos en la infidelidad afectiva como otro factor. De hecho, para muchas personas la entendida como traición afectiva no es considerada infidelidad mientras que para otras esta llega a ser mucho más importante, dolorosa y definitiva que las relaciones sexuales al margen de la pareja. En este artículo explicamos qué se considera este tipo de engaño afectivo, las formas en las que se puede desarrollar, sus posibles causas y cómo superar una infidelidad emocional.

Qué se considera infidelidad emocional

Infidelidad emocional se considera cuando uno de los dos miembros de la pareja establece una relación de intimidad e intercambio de sentimientos y emociones con otra persona que van más allá de una amistad. Para que sea considerada como tal, deben romperse ciertas normas explícitas o implícitas acordadas entre la pareja, tanto en el plano de la comunicación como el de la confianza y la exclusividad. Para que exista infidelidad, esta tiene que suponer la ruptura de un pacto tácito de los mínimos no negociables de la pareja.

Esta “aventura” emocional implica que la persona sienta que de una u otra forma está traicionando el vínculo con su pareja. Y esto se puede dar de diferentes formas.

  • Establecer una conexión especial con otra persona mucho más que una simple amistad ya sea de forma virtual o conociéndola físicamente.
  • Tener la necesidad de invertir energía, ilusión y tiempo para ver o hablar con esa tercera persona.
  • Empezar a experimentar sentimientos románticos.
  • También se considera infidelidad emocional cuando uno desea compartir más experiencias especiales con esa persona que con su pareja.
  • Llegarse a enamorar de otra persona sin que haya habido contacto íntimo.

Infidelidad emocional en redes sociales

En algunos casos, la infidelidad emocional puede entenderse como un mero entretenimiento, un aumento de autoestima y ego y ganas de compartir pero en otros puede ser el primer paso que acabe desembocando en una infidelidad sexual. Y es que, ambos tipos de infidelidad no tienen por qué estar relacionados. Se puede ser infiel sexualmente y no afectivamente y al revés. No obstante, la infidelidad afectiva puede llevar a tener mayor necesidad de estar íntimamente con la otra persona.

Infidelidad emocional e infidelidad sexual

Pero, ¿qué es más importante la infidelidad emocional o la infidelidad sexual? La respuesta a esta pregunta dependerá de los acuerdos a los que haya llegado la pareja así como de la situación y momento en el que se encuentre la relación. Como ya hemos comentado, cada pareja es un mundo y cada persona da valor o no a la fidelidad y afronta este tipo de asuntos de diferente forma. Por ello, es difícil establecer valoraciones al respecto aunque podemos remitirnos a lo que dicen los estudios sobre infidelidad.

Un estudio sobre infidelidad realizado por el Dr. David Frederick de la Universidad Chapman y Melissa Fales de UCLA a cerca de 64.000 adultos estadounidenses muestra la relevancia de estos dos tipos de infidelidades en base a si son hombres o mujeres quienes la padecen. Así, el estudio revela que a los hombres heterosexuales les molesta más la infidelidad sexual que la infidelidad emocional (en un 54% frente al 35% de las mujeres) mientras que a las mujeres heterosexuales les preocupa más que su pareja se sienta atraído afectivamente por otra mujer.

"Los hombres heterosexuales realmente se destacan de todos los demás grupos: eran los únicos que tenían más probabilidades de estar más molestos por la infidelidad sexual que por la infidelidad emocional."

De este modo, el Dr. Frederick atribuye estas diferencias a la concepción sociocultural tradicional de los roles de ambos miembros en la relación.

Formas de infidelidad afectiva

Una vez establecidas la diferencias, veamos cómo suele ser una infidelidad afectiva. Para considerar si se está teniendo una traición emocional no es necesario conocer a la tercera persona físicamente. Como es lógico, esa persona que ha despertado sentimientos puede ser del entorno cercano, un compañero/a de trabajo o alguien que se ve habitualmente.

No obstante, las formas de infidelidad afectiva más comunes actualmente es el contacto virtual, mediante whatsapp, relación íntima en redes sociales o en páginas de contacto. Y es allí donde la relación de infidelidad emocional se va fraguando y creciendo en secreto más allá de la amistad. Generalmente, muchas personas quitan importancia a este hecho, pero cuando la comunicación es constante y se rebasan ciertos límites, el terreno comienza a ser peligroso para la relación. La escritora Sheri Meyer explica las infidelidades virtuales así en su libro Chatting or cheating:

“Antes los asuntos solo ocurrían en el trabajo, fuera de la ciudad o fuera de casa. Pero con la llegada de los móviles, Internet y las redes sociales, es más fácil que nunca conectarse con cualquier persona, en cualquier momento, desde la comodidad de su sala de estar. Las sustancias químicas del cerebro liberadas por simples coqueteos pueden ser tan adictivas como las drogas, y las personas que nunca pensaron que alguna vez traicionarían a su pareja pueden deslizarse sin saberlo por la pendiente resbaladiza del sexo emocional y las trampas.”

Cómo reaccionar ante la traición

Pero, ¿cómo reaccionar a la traición? Cuando se mete la infidelidad en medio de una relación, ya sea una infidelidad sexual, la presencia de un/a amante o una infidelidad emocional, llega la decepción, la traición, la rabia y, por encima de todo, la desconfianza. ¿Cómo reaccionarías tú? Dependiendo de la personalidad y el tipo de infidelidad hay varias opciones.

  1. Buscar un culpable. Así es como reaccionan a la traición las personas más inseguras, que necesitan analizar punto por punto la relación y apenarse de lo que pudieron hacer para que no llegara este punto.
  2. Querer venganza. Generalmente, así se comportan las personas rencorosas, que responden al dolor con más dolor.
  3. Perdonar. Las personas prácticas suelen valorar la opción de perdonar y ver cómo solucionar la situación para poder seguir adelante si ambos quieren continuar juntos.
  4. Dar la relación por terminada. Hay algunas personas que la infidelidad choca frontalmente con sus valores y la concepción que tienen de la pareja. No son capaces de superar un traición emocional y deciden poner punto y final cuando esta sucede.

Causas del engaño afectivo

Las causas del engaño afectivo o infidelidad emocional son de lo más variadas. Como en muchos problemas de pareja, la principal causa es la falta de comunicación. No hablar sobre los puntos de desencuentro, sobre cómo nos sentimos, lo que nos falta o echamos de menos en nuestra pareja puede llevarnos a buscar hacerlo con otra persona que nos pueda llenar ese vacío que notamos. Además, esta ausencia de comunicación da lugar a otros conflictos sin resolver que pueden ser los siguientes:

  • Falta de cariño y afectividad. Si cada uno está muy centrado en su propia vida particular, en el trabajo o en otras aficiones y no hay momentos para el romanticismo o si en el día a día no hay muestras de cariño y comprensión, la persona puede necesitar encontrar estos afectos en el exterior.
  • Monotonía. Tras varios años de relación, esta puede caer en la monotonía y que la rutina les lleve a una especie de stand by casi sin ser conscientes de ello. Este motivo puede ser la causa de un engaño afectivo con el que se busque emociones nuevas que no se encuentran en la propia pareja.
  • Insatisfacción. Si hay insatisfacción sexual o uno de los miembros siente que no comparte gustos, aficiones o cualquier otra forma de ocio puede llevar a cabo estos contactos emocionales con personas que sí lo hagan y con las que sienta esa conexión o esa pasión que le falta con su pareja presente.

Cuando uno vive en una relación sana con una buena comunicación, empatía, comprensión y amor, es difícil que haya causas de la infidelidad ya que juntos pondrán los sentimientos sobre la mesa y encontrarán la forma de tomar medidas si alguno de los dos no está satisfecho. Pero cuando algunos de los pilares flaquea y no se es capaz de verlo, es más probable que aparezca la infidelidad emocional.

Señales que indican traición emocional

Aunque es muy difícil de detectar y lo mejor es establecer una buena comunicación, hay algunas señales que indican que se está sufriendo infidelidad emocional. Lógicamente, estas señales no tienen por qué significar nada pero quizás puedan orientarnos a intentar averiguar qué está pasando o si necesitamos mejorar nuestra forma de expresarnos y hablar para evolucionar en la relación.

Por un lado, si de un tiempo a esta parte nuestra pareja está emocionalmente distante, le cuesta exteriorizar sus sentimientos o muestra poco interés en los temas de relación, es probable que algo esté ocurriendo. Por otro lado, si ha ampliado su círculo de amistades y entre ellas hay alguna persona especial con la que comparte más tiempo que contigo quizás esté estableciendo un contacto especial con ella. Finalmente, si se intuye que empieza a haber secretos en la pareja, un cambio de actitud respecto a los teléfonos móviles, el ordenador y las redes sociales o alteraciones destacadas en las rutinas diarias sin motivo aparente podría ser señal de que algo ha cambiado.

Volvemos a insistir que ninguna de estas opciones es señal inequívoca de infidelidad afectiva. No obstante, ante cualquier cambio siempre es mejor hablarlo para encontrar un equilibrio en la relación. Además, también hay que destacar que en una pareja sana es necesario tener amistades y hacer actividades por separado e incluso puede ser saludable no compartirlo todo, y no significa que haya infidelidad ni que la vaya a haber en el futuro.

Cómo superar una infidelidad emocional

Cualquier infidelidad es dolorosa y suele ser un punto de inflexión en la relación y ¿cómo superar una infidelidad emocional? Muchas parejas deciden romper tras todas estas emociones pero en muchas otras la persona afectada decide perdonar y apuesta por superar las adversidades para construir una relación mejor. En este caso, queda trabajo por hacer para volver a conquistar la paz con uno mismo y crear los pilares de una relación duradera y con buenas perspectivas de futuro.

Superar un infidelidad emocional

En la infidelidad emocional, aunque no haya habido relaciones sexuales, se une la idea de la ausencia de amor, que puede plantear muchas dudas y una crisis profunda a la hora de seguir juntos. ¿Qué hacer para sobrepasarla? Estos son los puntos a seguir para superar una infidelidad emocional y recuperar la confianza y la autoestima.

Mejorar la comunicación

Una vez ya se han desvelado todos los secretos, si se desea continuar o se retoma después de algún tiempo separados, es absolutamente imprescindible lograr una comunicación eficaz y fluida. No se debe dejar nada en el tintero y se tienen que marcar las bases y los acuerdos mínimos de la relación futura.

Igualmente, para superar una infidelidad emocional es saludable hablar de lo que pasó para despejar todas las dudas posibles y poner remedios válidos a lo que la causó. Enfadarse, mostrar ira, volver a preguntar, llorar... son etapas necesarias por las que hay que pasar para poder reconstruir con unos buenos cimientos. Además, hay que incidir en qué llevó a la persona infiel a hacerlo, analizar las causas, su situación externa y sus emociones. Solo así se podrá tomar medidas para que no vuelva a ocurrir.

Evitar la culpabilidad

Sentirse culpable es normal ambos miembros pueden encontrarse en esa situación. Mientras que la persona infiel se sentirá mal al ser consciente de la traición y de que eso haya hecho tambalear su relación y causar mucho dolor a su pareja, la persona fiel no dejará de pensar en qué falló o que hizo mal para que su ser amado actuara así, especialmente si antes no había detectado posibles problemas. Ninguna de estas dos culpabilidades en la infidelidad emocional permiten avanzar hacia la superación exitosa. Librarse de ellas sin juzgarse e intentando no juzgar a la otra persona es una de las mejores opciones para superarla.

Apostar por el compromiso

Si el amor es tan fuerte como para seguir luchando por un futuro juntos, es recomendable asumir por ambas partes el sólido compromiso de construir una relación buena con cambios reales y sinceros. Dejar de lado lo que os separó, apostar por la empatía, la compasión y, por supuesto, renunciar a esos contactos emocionales con terceras personas tiene que ser el punto de partida para un nuevo comienzo. Establecer algún tipo de contrato o nuevo pacto con puntos bien definidos puede ayudar a superar la infidelidad emocional.

Perdonar la infidelidad y olvidarla

Un paso más para superar una infidelidad emocional es perdonarla. Es necesario lograr un perdón real y que este dé paso al olvido. De hecho, este paso es necesario tanto si se opta por la reconciliación como si no. Así lo explica el Dr. José Antonio García en su artículo La recuperación de la pareja después de la infidelidad:

“El perdón es un proceso que tiene efectos saludables en la persona que perdona promoviendo su salud mental; y se recomienda a la persona que ha sufrido la infidelidad, tanto si se da la reconciliación como si no se da”.

No es concebible que cada conflicto futuro lleve a echar en cara lo que ocurrió en el pasado. Por eso, si se perdona se debe olvidar, no hay otra alternativa más saludable. Y ello conlleva también que la persona infiel no esté pidiendo perdón constantemente ni mostrándose arrepentida de por vida sino que acepte su error, se perdone a sí misma y comience a construir de nuevo la confianza necesaria para que su pareja vaya olvidándolo.

“Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar”. Dalai Lama

Recuperar la confianza tras la infidelidad emocional

Este paso es, sin duda, el más complicado sobre cómo superar una infidelidad emocional y el que más trabajo va a llevar conseguir. Recuperar la confianza después de una infidelidad afectiva es posible pero requiere tiempo y esfuerzo así como la implicación total de las dos personas. En cuanto al tiempo, la confianza se construye paso a paso. La persona infiel tendrá que volver a ganar credibilidad en cada paso que dé en la relación, en las actitudes y en las palabras diarias, mientras que la persona traicionada tendrá que ser capaz de creer, valorar y aceptar con amor todo lo que se le da.

Asimismo, tendrá que evitar cualquier tipo de conducta controladora y pensamientos recurrentes que no les permitan avanzar. El objetivo de superar la infidelidad romántica tiene que estar muy claro por los dos y deben sentirse preparados para llevarlo a cabo con todas las consecuencias. Eso sí, no está de más no hacerse promesas que no se puedan cumplir: si por ejemplo, todavía no se está preparado para confiar plenamente, hablarlo con naturalidad. Si hay voluntad, es posible que paso a paso todo vuelva a la normalidad.

Terapia de pareja para superar una infidelidad emocional

Terapia de pareja para la infidelidad emocional

Si después de probar las opciones anteriores la relación no está en el punto que queréis o bien la situación os ha afectado de tal manera que no sabéis cómo actuar, no hay que dudar en pedir ayuda profesional para descubrir cómo superar una infidelidad emocional.

La infidelidad es uno de los motivos más habituales de que los pacientes acudan a terapias de pareja. En ellas el profesional guía a las dos personas en el proceso. La terapia analizará la situación a nivel individual con las características externas y psicológicas de cada uno: desde un posible estrés laboral, a estrés familiar, baja autoestima, etc. Paralelamente, se estudiará el estado de la relación antes de la infidelidad afectiva, cómo eran sus niveles de conflicto, estrategias para su resolución, formas de comunicación, experiencias previas, relaciones sexuales, deseo, falta de cariño o afectividad, momentos para el ocio... Con todo ello, y viendo cómo ha sido esa traición y cómo ha afectado a cada uno se comenzará a trabajar el perdón, la confianza y la reconstrucción del vínculo y del amor para una convivencia exitosa y cada vez más sana.

Así pues, vemos como tras una infidelidad emocional se puede recuperar la relación si hay amor e intención por parte de las dos personas. Paciencia, trabajo y voluntad se unen para conseguir una nueva etapa de pareja en la que salir completamente reforzados.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

Meyers, S. (2012) Chatting or cheating: How to detect infidelity, rebuild love, and affair-proof your relationship. From The Heart Media, Inc.

Labrador Encinas, FJ. (2015) Intervención psicológica en terapia de pareja. Ediciones Pirámide.

González López, L. (2016) Manual sobre la desconfianza en la pareja. El yo, el otro y el nosotros. Editorial Avanza Psicología.

Díaz Morfa, J. (2003) Prevención de los conflictos de pareja. Editorial Desclée de Brouwer, Colección Biblioteca de Psicología.

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • luis sandoval

    Una ¿Qué es más difícil de superar: una infidelidad emocional o sexual (solo deseo sin ningún tipo de sentimientos)? he visto casos donde la primera es más complicada, ustedes que opinan?... les invito a realizar mi articulo Psicología de pareja: claves para mejorar tu relación

Últimos artículos sobre Psicología de parejas