Nervios en el estómago y ansiedad, ¿Por qué aparecen juntos?

Nervios en el estómago: ¿Existe relación entre ansiedad y las dolencias gastrointestinales? ¿De qué manera afecta la ansiedad al estómago?

8 MAY 2018 · Última modificación: 18 MAY 2022 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Por qué aparece conjuntamente la ansiedad y los nervios en el estómago?

Los nervios en el estómago son causados, principalmente, por un estado de ansiedad al que se debe poner remedio. Como ya se sabe, la ansiedad y el estrés pueden manifestarse de diferentes formas y sentir dolor en la boca del estómago en forma de punzadas y molestias es una de ellas.

Según los expertos, contamos con un segundo cerebro que hace referencia al sistema nervioso entérico, que es una subdivisión del sistema nervioso autónomo y que se encuentra en el aparato digestivo. Este está compuesto por una red de cien millones de neuronas que actúan de forma independiente y tienen la capacidad de enviar y recibir impulsos y registrar emociones. Por eso, tiene mucho sentido aquello de notar un nudo o nervios en el estómago cuando estamos preocupados o sentir mariposas cuando nos enamoramos. De esta forma, muchas veces tanto los pinchazos en el estómago, los gases en el estómago, las ganas de vomitar o cualquier malestar estomacal acaba siendo una de las manifestaciones de la ansiedad.

La conexión entre el cerebro y sistema digestivo es más estrecha de lo que pueda parecer y actúa en ambas direcciones, tal y como confirmó en una conferencia la Sociedad española de patología digestiva. Si sentimos un elevado nivel de ansiedad se agravarán las patologías que podamos tener o se crearán nuevas y si tenemos malas digestiones, esto nos causará estrés y preocupación. Una vez más, cuerpo y mente están íntimamente relacionados. Pero, ¿cuáles son los síntomas de los nervios en el estómago? Y sobre todo, ¿es posible frenarlos?

Síntomas de nervios en el estómago y ansiedad

Los síntomas de nervios en el estómago pueden ser el dolor, acidez, gases, náuseas o sensación de tener el estómago cerrado. También se puede dar el síntoma contrario, la ansiedad en el estómago puede hacer que uno no se vea saciado a pesar de ingerir alimentos o que estos sienten mal continuamente. Una vez descartada cualquier dolencia física, es el momento de centrarse en la ansiedad que lo ha provocado.

Tenemos la creencia de que la ansiedad es algo malo, pero en realidad es una respuesta natural del organismo que ayuda a facilitar la huida de manera adaptativa, es decir, que activándose la ansiedad, se puede llegar a proteger la vida de la persona. Evolutivamente ha sido un mecanismo que nos ha ayudado a sobrevivir como especie frente a posibles depredadores y hoy en día también nos resulta de gran ayuda. Los nervios en el estómago y todo lo que está relacionado con ellos (como los pinchazos en la tripa, dolor de estómago, entre otros) es uno de los síntomas de esa ansiedad.

¿Cómo funciona la ansiedad?

Antes de comprender por qué surgen los síntomas de ansiedad y nervios en el estómago tan frecuentemente, es esencial entender cómo funciona la ansiedad.

  1. El corazón bombea más sangre: Aumenta el riego sanguíneo para poder tener más oxígeno y por tanto, más energía para enfrentarse a la situación peligrosa. Esa sangre se reparte en las extremidades para poder huir más rápido y los músculos se tensan como consecuencia.
  2. La respiración se acelera: Esto se produce por el mismo motivo. Los músculos necesitan más oxígeno para poder tener más fuerza y energía y por tanto, se respira de una forma más agitada, lo cual puede dar la sensación de hormigueo en manos y pies y mareo así como presión en el pecho o sensación de ahogo.
  3. Sudamos más: Este hecho que parece inútil es porque si sudamos nuestra piel es más resbaladiza, y por tanto, es más difícil que nos atrapen. Además, el sudor hace que el cuerpo se enfríe y así evita calentarse demasiado.
  4. Las pupilas se dilatan: Esto sucede para permitir que entre más luz en los ojos. El problema es que puede provocar la sensación de visión borrosa y ser molesto.
  5. Disminuye la actividad del sistema digestivo: Como la sangre se reparte en las extremidades, deja de bombear hacia el aparato digestivo, lo cual puede producir sensación de náuseas, pesadez nervios en el estómago con punzadas y molestias o incluso estreñimiento.

Pese a que la ansiedad es una respuesta de supervivencia, algunos de los síntomas pueden resultar molestos, pero son tremendamente útiles en situación de peligro. El problema es que hay personas que la manifiestan cuando la situación no es de peligro real. Es decir, si un coche está a punto de atropellarte estás en peligro real pero si tienes un examen dentro de una hora, no te encuentras en peligro realmente aunque tu cerebro lo asocie así y tu cuerpo reaccione del mismo modo. Por eso, los nervios en el estómago y ansiedad frente a causas concretas como exámenes, oposiciones, esperar resultados médicos o alguna noticia entran dentro de lo normal, el problema sobreviene cuando esos nervios no se van y se sufre de estados de ansiedad prolongados o casos de estrés crónico.

*Si eres psicólogo/a y deseas conocer más cómo funciona la ansiedad y aprender a detectarla, diagnosticarla e intervenirla correctamente, te recomendamos que tengas en cuenta los másters de psicología que se ofrecen actualmente en España tanto en modalidad presencial como online.

¿Cómo afecta la ansiedad al estómago?

¿Por qué la ansiedad afecta al estómago?

Como ya hemos comentado, el estómago y el cerebro están relacionados y hay varias explicaciones para la aparición de la necesidad de ir al baño a menudo, la imposibilidad de comer, tener nauseas o necesitar la ingesta compulsiva cuando se está nervioso:

  • Falsas señales: Cuando tenemos ansiedad nuestro sistema nervioso funciona con más sensibilidad, lo que puede provocar "falsas señales" de urgencia. El cuerpo lanza la señal de que ya no puede más, que tiene que evacuar o ingerir y se siente un impulso irrefrenable para ir al baño o bien para comer (o provoca un bloqueo en el estómago y produce sensación de falta de apetito).
  • Exceso de adrenalina: Otra explicación es que la adrenalina que se genera en el cuerpo cuando se está en situación de estrés provoca que se mande la señal de dar alivio al cuerpo. Por ese motivo, puedes sentir un impulso atroz por comer, orinar o defecar, porque de esa manera el cuerpo se siente satisfecho y también porque así consigue la respuesta de relajación que necesita.
  • Tensión muscular: Una última explicación es porque cuando estamos nerviosos los músculos se tensan y provocan descargas musculares, lo cual puede afectar a los órganos internos y provocar la sensación de lleno o vacío en dichos órganos (intestinos, estómago o vejiga) por la presión producida.

Si tenemos ansiedad (y nervios en el estómago) puntualmente nuestro aparato digestivo no se verá afectado salvo esas pequeñas molestias. El problema es cuando la ansiedad o el estrés es continuado a lo largo del tiempo. Ahí pueden aparecer ciertas dolencias como: ingesta compulsiva, intolerancias alimentarias, colon irritable, etc. ya que los órganos del aparato digestivo funcionan o acelerados o de una forma anormal, provocando enfermedades orgánicas.

¿Cómo solucionar los nervios en el estómago?

Cómo frenar los nervios en el estómago

Para poder lograr frenar los problemas digestivos como los nervios en el estómago hay que tratar la ansiedad a nivel psicológico, es decir, hay que ir a la causa de su aparición y trabajarla. Saber qué pensamientos negativos, motivaciones y preocupaciones está causando ese estado de malestar e intentar cambiarlos o buscarles una solución.

  1. Acudir a un especialista: No obstante, para poder trabajar bien la ansiedad, especialmente si es prolongada en el tiempo, lo más recomendable es acudir a un especialista en salud mental que pueda ayudarte a detectar los mecanismos que se activan, cuándo se activan, sus causas, trabajarlas y dotar de recursos para controlarla.
  2. Gestionar los nervios: Hay algunos aspectos que pueden ayudar a gestionar esos nervios. Por un lado, es recomendable rebajar los niveles de estrés del día mediante una buena organización, una disminución de las cargas mentales y ejercicios de relajación que ayuden a mininimizarlo.
  3. Ejercicio y dieta saludable: También es importante llevar una dieta equilibrada y saludable, evitando los alimentos fuertes y que provocan acidez así como el café y las bebidas estimulantes. Todo esto ayudará a que el aparato digestivo funcione correctamente no sumarle más carga de la que ya viene provocada por ese estado nervioso.

En definitiva, para frenar o controlar los nervios en el estómago hay que ir primero a la causa, tratando la ansiedad que los genera, si es necesario con un especialista, y combinarlo con una vida sana, tranquila y equilibrada.

Como podemos ver la ansiedad provoca cambios en nuestro cuerpo y entre ellos en el sistema digestivo, es por eso que en muchas ocasiones una persona por muchos análisis que se haga no presenta nada raro, o por qué algunas de estas enfermedades se cronifican. Cuando hay mucha ansiedad incluso estas actividades placenteras cuestan mucho pero posponerlo seguirá manteniéndose en unos niveles muy altos de activación. Una vez más vemos la relación que existe entre las emociones y la salud, y como es importante trabajar a todos los niveles. Las emociones existen por algo y es su desconocimiento y rechazo lo que mayor malestar nos genera. Por ello es esencial no olvidarnos de ellas.

PUBLICIDAD

Escrito por

Encarni Muñoz

Ver perfil

Bibliografía

  • Gershon, M.D. (1998) The second brain, Harper Collins
  • Campbell, Robert Jean (2009). Campbell's Psychiatric Dictionary. Oxford University Press
  • Baeza, J.C., Balaguer, G. y otros (2008). Higiene y prevención de la ansiedad. Madrid. Editorial Díaz de Santos.
  • Caballo V.E., Salazar, I.C. y Carrobles J.A. (2011). Manual de psicopatología y trastornos psicológicos. Pirámide.

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 41
  • Alexandra Rodriguez

    Hola llevo días con dolor en la boca del estómago y con crisis de pánico, qué puedo hacer, qué remedio recomiendan.

  • Olga Patricia mora

    Hola, Es que aproximadamente cada 2 meses me dan un dolores de estómago que me hacen perder el conocimiento. Tengo ansiedad pero ese dolor lo experimenté antes de que me diera ansiedad... ¿Qué puedo hacer? es horrible

  • Leslie Gamble

    Mi comentario viene muy de acuerdo con todo lo anterior explicado es cierto que por muchos años me han estado tratando y no han dado con mis malestar especialmente del estómago gracias miles por esta maravillosa explicación

  • A.Karell

    Muy interesante el articulo y de gran utilidad, agradezco la información.

  • Frank

    Tengo una persona en la familia con esto, síntomas al nivel de baja de peso por la ansiedad y el estrés pero no sé quiere reconocer que tiene un problema de ansiedad y estrés

  • Carla Vásquez

    Tengo emetofobia y el artículo se me hace muy interesante Gracias por la ayuda y los datos

  • Manuel Yáñez de la Rosa

    Me da mucha molestia en el estómago como si tuviera una bola en la boca del estómago y me dan sensaciones raras en el cuerpo... ¿será que me pasa esto por ansiedad o por nervios?

  • Valeria Orellana Vergara

    Tengo nervios en el estómago por ansiedad desde que hice un tratamiento con antibióticos para erradicar el helicobacter. Me hicieron tan mal los antibióticos que me quedo ese miedo a la comida y ahora, como pero he bajado mucho de peso pero a veces me da miedo a comer aunque como igual. No se que hacer.

  • Liliana Sánchez

    Yo siento mi abdomen tenso, por momentos esa tensión desaparece, lo asoció con la ansiedad pues llevó 7 meses en rehabilitación sin tomar psicofarmacos y tuve una caída ( tome 4 comprimido en 34 días) volví a la rehabilitación y estoy sintiendo mi abdomen tenso Tiene esto reacción con la ansiedad?

  • Carlos daniel silveira

    Hola muchas gracias por la información,soy Carlos de Argentina estoy viviendo con mucho estress ansiedad ,le haré caso voy a buscar un psicólogo que me allude .


Cargando...



últimos artículos sobre ansiedad