MundoPsicologos.com
MundoPsicologos.com
En Google Play En la App Store

El abuso de alcohol entre los jóvenes afecta negativamente al cerebro

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

El abuso de alcohol de manera frecuente tiene consecuencias no solo físicas sino también mentales y emocionales, tal y como recoge un estudio de la Universidad de Cantabria.

8 jun 2018 · Lectura: min.
El abuso de alcohol entre los jóvenes afecta negativamente al cerebro

Estamos cansados de verlo, sobre todo los fines de semana. Plazas o parques repletos de jóvenes, algunos de ellos menores, reunidos en torno al alcohol. Los famosos botellones, además de provocar comas etílicos, que si son muy graves pueden acabar en muerte, son sumamente perjudiciales para el cerebro.

No controlar la ingesta de alcohol es peligroso. Incluso hay estudios que asocian su consumo, aunque sea moderado, al aumento de determinadas enfermedades. Por eso, comportamientos habituales entre la juventud, como la de darse un atracón de alcohol el viernes o sábado por la noche, son tan peligrosos. No solo por el riesgo que supone no poder controlar cuándo parar, sino porque, a la larga, el abuso de alcohol causará problemas en nuestra capacidad cerebral.

Nuestra mente también está influenciada por nuestra alimentación. Aquello que comemos o bebemos repercute en nuestro intelecto y en la memoria. Así que cuando estamos estudiando, la ingesta abusiva de alcohol puede ocasionar graves consecuencias en la capacidad cognitiva. Por ello, los jóvenes que se pasan con la bebida los fines de semana tendrán problemas de memoria, dificultad para concentrarse y para retener información, trastornos del aprendizaje, falta de atención… Y ello se traduce en peores resultados académicos.

Por si todo esto no fuera suficiente, el abuso de alcohol por parte de los estudiantes trae acarreado un deterioro emocional que se deja notar en problemas de estrés, ansiedad o depresión.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Cantabria ha demostrado la incidencia negativa que tiene el atracón de alcohol entre los estudiantes. La muestra de la investigación se centró en más de 200 universitarios con edades comprendidas entre los 17 y los 22 años. Tras someter a los sujetos a una batería de preguntas sobre su estilo de vida y qué actividades realizaban, y a distintos test, se clasificaron en diversos grupos en función de si abusaban o no del alcohol.

En casi la mitad de ellos, que afirmaban darse atracones de bebida, se constató un descenso del rendimiento cognitivo, problemas para mantener la atención y alteración de las funciones ejecutivas, que son las encargadas de los procesos cognitivos y emocionales. De hecho, están detrás de la toma de decisiones, del autocontrol, de la memoria, de la organización y de la regulación de las conductas.

Los resultados de los test eran perores cuanto mayor era el tiempo que llevaba el joven consumiendo alcohol. Es decir, aquellos que comenzaron a beber a edades más tempranas mostraron unos resultados mucho más bajos aún que los que retrasaron el abuso de alcohol, lo que pone de manifiesto el desgaste cognitivo que supone la ingesta de bebidas alcohólicas.

Al deterioro físico que manifiestan los que consumen alcohol de manera frecuente y excesiva hay que sumar, por tanto, el deterioro mental y cognitivo, algo que se refleja en el rendimiento académico, pues incide de manera negativa en la capacidad de los estudiantes para atender, asimilar y memorizar la información que reciben. Y ello sin hablar de las consecuencias emocionales que los atracones pueden ocasionar, con la aparición de cuadros de estrés y ansiedad en momentos cada vez más tempranos, y de los problemas de adicción que genera el consumo habitual de grandes cantidades de alcohol.

Si tú o alguien de tu entorno tiene problemas con el alcohol no dejes de consultar a un especialista para ponerle freno a esta adicción.

psicólogos
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario