El mito de la media naranja: ¿Por qué no debes buscar a tu mitad?

¿Crees que debes encontrar a tu media naranja para ser feliz? ¿Sabes de dónde proviene el mito de la media naranja? Descubre el origen de esta creencia y cómo te afecta psicológicamente.

1 JUL 2019 · Última modificación: 20 ENE 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Por qué no debemos creer en el mito de la media naranja?

En algunas ocasiones, el motivo por el cual una persona muestra su insatisfacción en su relación de pareja reside en las falsas creencias o expectativas hiperbólicas e idílicas. De esta forma se crean ideas como la media naranja, que acaban pasando a ser parte de nuestra cultura general. El problema tanto con el mito de la media naranja como con los demás, es que estos esquemas mentales no se ajustan a la realidad.

¿Son buenos los ideales en el amor?

Tanto es así, que en las relaciones en las que uno de los miembros es más dependiente emocionalmente que el otro, éste se puede crear una expectativa algo irracional de lo que es el amor, de lo que conlleva una relación y de las cualidades o características que debe tener su pareja.  Por lo tanto, la existencia de la media naranja no solo es un concepto simbólico que dista de la realidad sino que, además, con frecuencia, provoca una insatisfacción constante en todos aquellos que deambulan en su búsqueda.

Debemos, entonces, partir de la base de que las personas somos, de forma individualizada, la naranja entera y que, la pareja, es un mero complemento que potencia nuestra felicidad o una parcela más, aunque especial, de todo aquello que conforma nuestras vidas. Metafóricamente hablando, se podría decir, que una relación de dos personas es aquella en la que dos naranjas completas forman juntas un zumo exquisito o muy apetecible, un zumo de mayores cantidades que sacia muchos de los deseos hambrientos y que potencia el sabor de cada una de las partes, exprimiéndola y sacando sus mejores esencias pero, sin olvidarnos, de que ambos jugos son, por sí solos, una pieza completa que dispone de todos y cada uno de sus gajos.

Estos gajos serían cada uno de los valores, emociones, opiniones, recursos personales, virtudes, defectos, experiencias, redes sociales y laborales, aficiones…, que conforman al individuo y que lo caracterizan. Por lo que, según esta teoría, lo que realmente deberíamos buscar no es media naranja que complete la mitad de estos gajos de los cuales creemos no disponer sino, más bien, otra naranja que disponga también de todos ellos y que sean afines a los nuestros o que tengan la capacidad de potenciarlos y de hacer que, la suma de cada uno de ellos, sea una buena combinación.

El mito de la media naranja

El origen del mito de la media naranja lo encontramos en Platón, concretamente en su obra El banquete y es el primer mito que hace referencia al amor entre humanos ya que los anteriores hablaban del amor entre dioses.

De esta forma, debemos buscar el origen del mito de la media naranja en las enseñanzas de Aristófanes contadas a través de la obra de Platón. En esta historia se explica cómo al principio los humanos eran seres esféricos completamente perfectos. Tanto es así que poseían cuatro brazos, cuatro piernas y dos caras idénticas, una a cada lado de la cabeza.

El problema surgió cuando estos seres, a causa de su apariencia, se creyeron suficientemente poderosos para desafiar a los dioses. Es por ello, que Zeus los castigó partiéndolos en dos. Desde entonces, las personas deambulamos por el mundo en la búsqueda de nuestra media naranja.

Como podemos ver el mito de la media naranja nos hace creer que cuando estamos solos somos imperfectos. De esta forma, requerimos de otra persona para ser la perfección. Esta historia de la naranja ha causado ciertos estragos en nuestra cultura y sobretodo en nuestra concepción del amor.

¿Por qué no debes buscar a tu media naranja?

¿Por qué no debes buscar tu media naranja?

Dos naranjas complementarias son aquellas que se acompañan, que se ayudan, que se motivan mutuamente, que se apoyan, que se respetan, que se cuidan y no aquellas en las que cada una de sus mitades encajan en la mitad de la otra, en la que la mitad de una eclipsa la mitad de la otra o, en la que una de ellas no funciona sin la existencia o presencia de la otra. Si analizamos la idea del mito de la media naranja podemos encontrar algunas implicaciones detrás. Tanto es así que esta historia de la naranja puede perjudicar las relaciones de amor que tenemos hoy en día.

1. Buscamos a alguien para llenarnos

El gran error que esconde la idea detrás del mito de la media naranja es considerar que somos seres incompletos. Implica pensar que para alcanzar la plenitud y alcanzar nuestra felicidad necesitamos encontrar a esa persona que complete la parte que nos falta y llene nuestros vacíos existenciales. En realidad no debemos hacer caso del mito de la media naranja, ya que el crecimiento personal es un trabajo individual. Dejarle al otro esa responsabilidad no sólo genera un malestar sino que además crea una dependencia emocional.

2. La felicidad depende de nosotros

Nadie tiene que cargar con el peso de hacernos felices. La felicidad está en nosotros mismos e independientemente de si estamos en pareja o no. De hecho, para que una relación de pareja sea satisfactoria es absolutamente necesario que cada uno sea completo, independiente y feliz. Ser dos personas que deciden estar juntas, no porque les falte nada, sino porque desean compartir su vida y su felicidad. No nos completamos tal como insinúa el mito de la medias naranjas, nos complementamos.

3. No existe la perfección

Es un error pensar que "estamos hechos el uno para el otro" o que “juntos formamos una naranja perfecta”. Estas frases de la media naranja delatan una actitud tóxica debido a este mito cultural sobre el amor.  Cuando iniciamos una relación con alguien y estamos en fase de enamoramiento idealizamos al otro y la relación, parece que nos  acoplamos a la perfección. No obstante, esa perfección no existe, ya que somos dos personas diferentes (aunque es obvio, es bueno señalarlo) y surgen conflictos, diferentes puntos de vista y opiniones. El mito de la media naranja nos lleva a pensar que nos tenemos que comprender y fluir sin esfuerzo, pero vivir en pareja es algo que se aprende.

El mito de la media naranja

4. Es la persona elegida

No existe una única persona ni una única posibilidad de ser feliz. Es importante asumir que el enamoramiento es fruto de la casualidad y que dos personas sean felices juntas es fruto de sus capacidades para ser felices, de sus habilidades, de sus esfuerzos, de su paciencia o de su inteligencia emocional. Amar a una persona es una decisión, y esa decisión no se puede tomar en función de si la otra persona cumple nuestras expectativas de una "pareja perfecta" o que encaja con nosotros de la misma forma que en el mito de la media naranja.

5. No tener miedo a la soledad

Una de las implicaciones detrás de la idea del mito de la media naranja es que solos no podemos ser felices. En esta historia de amor y etimología escrita en un banqueta griego, las personas debían buscar su otra mitad para ser verdaderamente felices. En la realidad, puedes llegar a la felicidad absoluta si te aceptas a pesar de no tener una pareja.

6. Idealizamos a la pareja

A causa de este mito de la media naranja y su integración en la sabiduría popular, es muy común encontrarse con personas que piensan que existe la persona ideal para ellos. Este tipo de pensamientos sólo llevan a la desesperación y a los comportamientos más tóxicos.

7. Necesitamos al otro para sentirnos bien

Sentirse bien con uno mismo es una de las claves para encontrar el amor. Por ello, la idea de intentar borrar nuestros defectos con otra persona nunca funcionará en tus relaciones de pareja. El autoconocimiento y la autoestima son vitales para que el amor fluya entre dos personas.

Estos puntos son vitales no sólo para encontrar a una pareja ideal, sino para poder ser feliz en tus relaciones. En muchas ocasiones no logramos encontrar a una pareja a causa de nuestros problemas psicológicos. Si este es tu caso, una buena solución es acudir a un especialista en salud mental. Pero debes tener presente, que la felicidad sólo depende de ti.

Actualmente en un principio se desestima esta idea de la media naranja y cada vez se critica más, pero lo cierto es que este mito ha llegado a nuestros días y la idea de encontrar a esa persona que está hecha para ti todavía está presente en nuestras creencias. Aunque parezca una inofensiva expresión romántica, que se sigue utilizando con frecuencia en el arte y los medios de comunicación, es una idea que genera infelicidad y se encuentra detrás de muchos problemas de pareja.

PUBLICIDAD

Escrito por

Marta Rodríguez Clínica Dr. León

Ver perfil

Bibliografía

  • Sims, K (2012). I'm not your 'media naranja'. The Oliver Press. https://www.theolivepress.es/spain-news/2012/04/10/im-not-your-media-naranja/
  • APS (2019). Five myths about love. Association of Psychological Science. https://www.psychologicalscience.org/news/five-myths-about-love.html 

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre terapias de pareja