¿Estoy realmente enamorado?

¿Cómo sabemos si estamos enamorados? ¿Son normales estas emociones que sentimos cuando vemos a la persona que nos gusta?

18 DIC 2019 · Lectura: min.
¿Estoy realmente enamorado?

En la mayoría de los casos, cuando vemos a una persona nos fijamos en el físico, pues es la primera impresión que tenemos de ella. Y ese físico puede gustarnos o no, resultarnos atractivo. Después la conocemos y si salta la chispa, si hay química, sentimos una especie de cosquilleo en el estómago y ansiamos pasar tiempo con ella. Entonces se convierte en una persona importante para nosotros y sabemos que estamos enamorados.

¿Te está pasando a ti? Contesta al test y descubre la respuesta:

 

Pero ¿qué es realmente este sentimiento? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Necesitar a una persona es lo mismo que depender emocionalmente de ella? ¿Si no siento ese cosquilleo, esas ansias locas por estar con ella, es que no estoy enamorado? ¿Es lo mismo estar enamorado que amar?  

Vayamos por partes. El enamoramiento es un estado en el que se mezclan varias emociones. Por un lado, sentimos atracción, tanto física como emocional. Por otro, experimentamos tal felicidad y euforia que nos sentimos plenos con esa persona, tanto que comenzamos a hacer planes de futuro con ella porque creemos que la amamos. No olvidemos que el amor es un sentimiento muy poderoso y en ocasiones lo confundimos con otras emociones.

Y aunque están relacionados, estar enamorado de una persona no significa quererla. Porque el enamoramiento no es más que una reacción química producida en nuestro cerebro como consecuencia del incremento de la actividad neuronal causada por la dopamina, neurotransmisor que regula el placer y el deseo. Ello hace que liberemos oxitocina y serotonina (conocida como la hormona de la felicidad) y que experimentemos dicha cuando estamos enamorados.

Aron, Fisher, Mashek, Strong y Brown afirman que, de manera paralela, se incrementa la actividad en la corteza cingulada (o giro cingulado), zona asociada a los pensamientos obsesivos. Por eso, además de la dicha que vivimos, cuando nos enamoramos solo pensamos en esa persona. Pero como todo proceso químico, no es eterno, sino que tiene un límite, una fecha de caducidad.

Y es precisamente este límite el que nos permite establecer la diferencia que existe entre el enamoramiento y el amor. Con el paso del tiempo, la sensación de euforia se va disipando a la par que se reducen los pensamientos obsesivos. No es que ya no pensemos en esa persona; es que esta ya no ocupa la totalidad de nuestra mente. Y el enamoramiento va dejando paso a la siguiente fase. Es aquí cuando entra en juego el amor, pues si no queremos a nuestra pareja, cesa nuestro interés en ella. 

¿Cómo sé si estoy realmente enamorado?

Hemos hablado de la actividad provocada por los neurotransmisores y las hormonas y de que estas provocan una serie de reacciones en nuestro cuerpo; entre ellas, felicidad y euforia. Pero hay más. ¿Cuáles son esos síntomas? ¿Cómo sabemos que estamos realmente enamorados?

  • Sentimos dicha, euforia y alegría sin motivo aparente.
  • Tenemos problemas para concentrarnos, pues estamos continuamente pensando en esa persona. Esta obsesión es normal al principio, ya que forma parte del enamoramiento, pero no es sana si se prolonga en el tiempo y, además, va acompañada de otras emociones, como los celos.
  • Nos resulta difícil conciliar el sueño.
  • Solemos soñar despiertos con la persona deseada y hacemos planes de futuro.
  • Notamos que tenemos mucha energía; nos sentimos con ganas y fuerzas para enfrentarnos a cualquier cosa.
  • Aumenta nuestra autoestima y la sensación de seguridad. Nos sentimos deseados y buscamos gustar a nuestra pareja.
  • ncrementa nuestro ritmo cardíaco y nos ponemos nerviosos cada vez que hablamos con ella o la vemos.
  • Intentamos que aquellos que nos importan valoren positivamente a la persona que amamos. Por eso buscamos su apoyo, que es determinante en una relación de pareja.
  • Queremos pasar tiempo con ella y la echamos de menos cuando no está con nosotros. Este síntoma no tiene nada que ver con la necesidad y la dependencia, ya que una cosa es desear estar con nuestra pareja y otra muy distinta es depender de ella para ser feliz, con todas las implicaciones negativas que ello conlleva (exigencia, ansiedad, búsqueda de la aceptación…).
  • Crecemos como personas, puesto que evolucionamos. Cuando estamos en pareja actuamos pensando en la otra persona y hacemos cosas por ella que ni siquiera nos planteamos cuando no estamos enamorados. Ello no quiere decir que tengamos que sacrificar nuestras aficiones o cambiar de hábitos. La aceptación y el respeto son dos pilares fundamentales en cualquier relación. Es normal que durante la fase de enamoramiento hagamos cosas nuevas, pero no hay que dejar de practicar aquello que nos gusta por miedo a perder la pareja; y mucho menos, hacer algo en contra de nuestra voluntad.

¿Cómo lidiar con la ansiedad que nos produce estar enamorado?

En ocasiones, la experiencia de estar enamorado se vive con ansiedad. Bien porque el estado de euforia que vivimos nos provoca una situación ansiosa que no sabemos manejar, bien porque la persona de la que estamos enamorada no lo está de nosotros, y ello nos genera ansiedad, o bien porque queremos que sienta con la misma intensidad que nosotros y nos exigimos ser los mejores para no defraudarla o que pierda interés, lo que, obviamente, provoca estrés y ansiedad.

Por ello, es importante aprender a lidiar con esta emoción y buscar fórmulas que nos ayuden a canalizar los nervios. La meditación, pasear, hacer ejercicio o leer son actividades que nos ayudarán a dejar de pensar durante un rato en nuestra pareja y calmarán los nervios propios de estos primeros meses.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Dina Junca

    Hola, buenas tardes. Me encanto su articulo y en especial haber aprendido la diferencia entre enamoramiento y amor. Pase por esa fase y fue increíble, tengo muchos recuerdos y muy bellos, cómo de película. Cuando bajo esa intensidad me costo manejarlo ya que creí que mi pareja ya no me quería, me dio de todo, entre eso depresión y trastorno del sueño, creo que las mujeres nos cuesta más porque tendemos a querer vivir permanentemente en esa ilusión. Ya aprendí, madure en ese aspecto y si, hay amor y mucho solo que ahora la relación sigue siendo bonita pero madura y también es una etapa excelente ya que sobre todo se siente que hay mucha conexión, sinceridad, seguridad y estabilidad en los sentimientos. Muy agradecida por compartir su experiencia y conocimiento.

últimos artículos sobre terapias de pareja