Acceso centros Añade tu centro gratis

Los ataques de pánico: una experiencia repentina y dramática

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los ataques de pánico son episodios que surgen de forma repentina e intensa cuando no existe ningún peligro aparente.

2 ENE 2020 · Lectura: min.
Los ataques de pánico: una experiencia repentina y dramática

Los ataques de pánico vienen dados de una irrupción de miedo intenso ante una situación que podemos conocer o no. Un instante donde perdemos el control de la situación y tendemos a sentir pánico. Y aunque no son una enfermedad, sí son un síntoma de que algo está ocurriendo y necesitas solucionarlo.

Nuestra rutina y estilo de vida, se encuentran caracterizados por una sociedad marcada por la desestructuración política y social, donde cada vez son más las personas que se ven afectadas por problemas de sufrimiento psicológico como la ansiedad o la depresión. Los datos hablan de que un 10% de la población recurre a atención primaria diariamente y un 40% solicitan ayuda psicológica.

¿Cuáles son los síntomas de un ataque de pánico?

Los ataques de pánico no avisan, aparecen de forma repentina en cualquier momento, puedes estar durmiendo, conduciendo como viendo la televisión. Y aunque tienen muchas variantes los síntomas aparecen en cuestión de minutos. Donde las palpitaciones, el ahogo o la falta de aire son muy frecuentes. Entre estos síntomas nos encontramos con:

  • Sensación de mareo.
  • Hiperventilación.
  • Taquicardia.
  • Sudoración.
  • Opresión en la garganta.
  • Dolor en el pecho.
  • Mareo.
  • Temblores.
  • Dolor de cabeza.

¿Qué ocurre después?

Cuando una persona sufre un ataque de pánico, suele ir a urgencias donde se le diagnostica ansiedad como patología. Tras este diagnóstico es frecuente que se receten ansiolíticos o antidepresivos para que el paciente supere las secuelas del ataque de pánico.

Uno de los problemas más usuales, es que los pacientes empiezan por evitar dirigirse a los lugares donde han sufrido el ataque o a coger miedo de volver a padecerlo. En vez de afrontar la situación y ponerse en manos de un terapeuta que le guíe a superar esa ansiedad. El ego nos impide aceptar muchas realidades que estamos viviendo, es entonces cuando nuestro subconsciente nos envía una señal de que algo debe cambiar para que seamos conscientes de que aunque lo estemos negando esa realidad sigue ahí. No va a cambiar si nosotros no movemos ficha.

¿Cómo vencer el miedo?

Afrontar la situación es importante, debes hacerte algunas preguntas como “¿Qué no estoy afrontando?” o “¿Por qué me da miedo ese cambio?”. Una vez te hayas hecho estas preguntas es el momento de salir de tu lugar de confort y empezar a cambiar la situación.

  1. No huyas. Cuando algo nos da miedo tendemos a reprimirlo y colocar excusas para evitarlo. Lo único que conseguiremos es alargar el sufrimiento.
  2. Acepta la realidad. No tengas miedo. Se valiente para aceptar lo que te está ocurriendo, porque en el momento que lo hagas podrás cambiarlo.
  3. Siente. Escucha lo que tu cuerpo y tu mente te están diciendo, cómo te sientes e intenta normalizarlo para ir aceptando poco a poco esa situación.
  4. Cambia tu perspectiva. Mira las cosas de otra forma y ya verás como todo empieza a cambiar, así como tu estado emocional.

El camino puede ser doloroso, pero debemos ser capaces de volver a nacer. Cambiar la realidad que tenemos presente y que ya hemos sentido que no nos gusta y hacerla nuestra para sentirnos mejor.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Ana Belén Baenas Soto

    Llevo desde Mayo con ansiedad generaliza y ataques de pánico, es una verdadera tortura la cantidad de síntomas que he experimentado ya y en cualquier momento. En una de mis últimas crisis decidí pedir ayuda psicológica porque ya no podía más; el primer paso era aceptarlo. Ahora acudiré al psiquiatra y voy a una experta en medicina oriental. Creo que nadie comprende al 100% todo el sufrimiento que llevamos dentro y la cantidad de sensaciones raras y sentimientos aparte de las miles de dolencias que nos pasan. La Universidad sólo hace más que empeorarme por el estrés que me supone, pero no me queda otra que seguir. Supongo que he hecho avances conmigo misma y ciertas cosas, pero esto nunca acaba. He estado más en urgencias y haciéndome pruebas estos 9 meses que en toda mi vida, porque siempre creía tener algo con cada dolor que me daba. Tu vida social se ve truncada, no puedes hacer las mismas cosas aunque quisieras, he tenido que salir de los sitios porque no aguantaba en ellos, he tenido que decir que no porque no podía y a veces forzarme a salir no es lo mejor aunque la gente siempre piensa que sí. He conseguido cambiar y ser más flexible conmigo misma para no estar tan mal y he avanzado una milésima parte del proceso. Es importante entender esto porque si no cambiamos nosotros nadie nos podrá ayudar, no os dejéis llevar de todos los "consejos" que la gente te da como buenos porque si no os sientan bien, vuestra salud y comodidad es lo primero. La gente no suele entenderlo bien porque no han pasado por lo mismo, pero es un verdadero infierno ver caer todo lo que eras y lo bien que vivías antes. Espero que haya más gente que se sienta en concordancia conmigo, entre nosotros es con quien mejor nos entendemos. Ánimo a dejar las situaciones estresantes de lado y pensar en ti en la medida de lo posible, ánimo a dejar a gente que no nos trae nada bueno atrás, a no discutir si no hay necesidad, a vivir en paz mental, y si alguien no lo entiende, no merece la pena intentar explicarlo, lo primordial es estar bien y que no nos pongan más piedras en nuestra mochila.

últimos artículos sobre ataques de pánico