Claves para prepararse una entrevista de trabajo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

​Las estrategias de comunicación son eficaces para obtener éxito en una entrevista de trabajo. ¿Ya sabes que no debes hacer?

16 ene 2015 · Lectura: min.
Claves para prepararse una entrevista de trabajo

Las estrategias de comunicación son eficaces para obtener éxito en una entrevista de trabajo. Leemos mucho sobre este tema: artículos técnicos, consejos prácticos y estrategias más o menos válidas, pero nada mejor que la visión personal de una experta en el tema para aclarar ciertas dudas, la Doctora Laura Galuppi.

Yo trabajo desde hace varios años en el proceso de contratación de candidatos para los, casi siempre, muy exigentes clientes que vienen a la psicóloga con un bagaje de ideas preconcebidas y necesidades muy difíciles de cumplir. La solicitud común del departamento de recursos humanos es siempre la misma: "No puedo encontrar a la persona adecuada"

Con frecuencia, esta petición se produce después de varios intentos de ver a varios candidatos sin éxito. Desde aquí quiero empezar a hacer frente a este tema porque muchos de los candidatos sí que los idóneos solo que cometen una serie de errores en la entrevista. ¿Qué es absolutamente contraproducente en una entrevista de trabajo?

Solemos centrar la entrevista en lo que requiere el trabajo, lo que el candidato ideal debe hacer, en las cualidades técnicas e interpersonales que debe poseer, la experiencia, etc. sin caer en que a menudo en una entrevista de trabajo, lo que es evidente de inmediato es lo que está mal y no es lo que debería ser. En algunos casos son, de hecho, las "notas equivocadas" las que se destacan y que luego afectan a toda la entrevista o al menos a la percepción de la otra parte.

En base a mi experiencia, he identificado algunas variables importantes para evaluar la idoneidad de un candidato:

  • La presentación de sí mismo
  • Coherencia
  • Sinceridad
  • Motivación
  • La energía y el entusiasmo
  • La capacidad de relacionarse con el interlocutor

Comencemos por la presentación ¡porque el hábito hace al monje!

La manera en la que nos presentamos físicamente (vestido, aspecto cuidado, orden, limpieza) dice mucho sobre la persona a la que nos enfrentamos, por lo que es importante cuando se ha lidiar con una entrevista de trabajo tratar de recopilar información sobre la compañía a la que nos presentamos y el estilo de la misma.

Si tengo que presentarme a una entrevista para una tienda es positivo mostrar un cierto orden y un cierto estilo de vestido, si tengo que presentarme a una entrevista como camarero en un club nocturno de menores de 18 años es bueno ir de manera un tanto extravagante (piercing, tatuajes, pelo de color, ropa deportiva), si tengo que presentarme a una entrevista para una consultoría un traje chaqueta y corbata en el caso de ellos es lo más adecuado, igual que si la entrevista es para trabajar en una línea de montaje basta con ir bien cuidado y con ropa casual.

Es importante entender que nos estamos presentando, sin la falsa hipocresía que reza que "no debemos juzgar por las apariencias". En general, es bueno pensar en el estilo en el que nos presentamos a una entrevista de trabajo, porque esto dice mucho de la importancia que le damos a esta oportunidad, de nuestra capacidad de adaptación y sobre todo en la madurez con la que percibimos la realidad de la sociedad actual (por mucho que el camarero con su cara llena de piercings cree simpatía, este estilo en un abogado generaría ¡bastantes dudas!)

Otro aspecto fundamental reside en la coherencia

Coherencia entendida como continuidad en las opciones de carrera, en los estudios, en las elecciones de vida. A menudo, los empleadores se encuentran frente a gente confundida acerca de lo que quieren hacer y que han acumulado experiencia y trabajos sin relación entre ellos.

Es importante transmitir un mensaje de equilibrio en las opciones, aunque a menudo las exigencias de la vida nos pueden llevar hacia actividades llevadas a cabo únicamente por necesidades económicas. En estos casos es bueno decir: "He hecho este trabajo aunque no me gustaba porque necesitaba trabajar". No hay nada más notable que la capacidad de adaptación y la humildad.

La sinceridad es una rara avis en estos días

Es mejor un candidato que sinceramente diga qué habilidades no tiene que uno que pretenda tenerlas. Es importante explicar lo que uno está dispuesto a hacer para llenar los vacíos, es valioso saber que el candidato quiere, por ejemplo, tomar cursos para aprender algo que no conoce, o que se ofrece a hacer más horas de aprendizaje de manera gratuita.

Imagina encontrarte ante un candidato que dice ser capaz de hacer de todo para sentirse sobre sus competencias. ¡Esto es terrible! Por no hablar de las mentiras sobre algunos conocimientos técnicos específicos, la acción más peligrosa y contraproducente que un candidato puede hacer.

A lo largo de la entrevista debe emerger la motivación personal para desempeñar ese trabajo

Es importante argumentar por qué somos candidatos para ese puesto, por qué en esa compañía, cuáles son las expectativas y objetivos a alcanzar; la motivación es la mejor tarjeta de visita que usted puede presentar.

He visto con demasiada frecuencia a personas altamente capacitadas y perfiles técnicos especializados perder oportunidades porque no están motivados. ¿Quién no querría oír que su sueño es trabajar en un puesto como el ofertado, que tiene grandes planes para ti y para él y que va a invertir una buena parte de sus años en lograr buenos resultados juntos? Sí, esto es lo que todo empresario quiere escuchar.

Demuestra tu entusiasmo y energía

Siempre me he preguntado por qué algunas personas se presentan la entrevista tan serios y sombríos. ¡No van al matadero! En realidad, usted debería estar feliz de haber tenido la oportunidad de jugar sus cartas.

Una sonrisa, una charla agradable o la calidez son características cada vez más raras. Personalmente creo que debería ser una alegría ser capaz de decirle a alguien lo que haces y lo que le gustaría lograr, así que creo que es productivo mostrar el mismo entusiasmo por la entrevista (sin caer en la tenacidad y la energía ridícula o surrealista), con el fin de dejar su huella en el interlocutor.

¿Qué te hace pensar de tu interlocutor si lo notas sombrío y sin sonreír? ¿Que está deprimido? ¿Ya cansado? ¿Desmotivado? ¿Débil? ¿Insociable? Pues ciertamente nada productivo para el éxito de la entrevista. Los ojos brillantes y una sonrisa abierta es un recuerdo mucho mejor que una foto estéril en un CV.

Capacidad de relacionarse con la el interlocutor

En última instancia desempeña un papel fundamental la forma de relacionarse con la otra persona. La capacidad de relacionarse significa el camino con quien te las arreglas para llegar a una verdadera armonía de diálogo con él, como se pueden entender sus preguntas y cómo entiende lo que está tratando.

En una entrevista de trabajo debe estar interesado por lo que te dice la persona a la que te enfrentas, lo que quiere, qué tipo de persona es y esto se hace por medio de preguntas, explicaciones y profundización de la conversación con el interlocutor, todo en una charla distendida y con la facilidad de una conversación entre conocidos.

A menudo soy testigo de entrevistas que se ejecutan durante unos lentos veinte minutos sólo porque el candidato exige respuestas y nada más, pero es muy útil mostrar la capacidad de diálogo, le pone en contacto con la otra persona y permite mostrar su capacidad futura para permanecer en el equipo.

Por supuesto, para la gente muy tímida esto es un obstáculo muy difícil de superar, pero al menos se puede intentar. La capacidad de relacionarse y la inteligencia emocional con la que lo hace son las características ganadoras y son comunes a todas las profesiones. Para ser enfermera, peluquero, gerente o cartero.

psicólogos
Escrito por

Dra. Laura Galuppi Traducción: Merche Arroyes

Deja tu comentario