Acceso centros Añade tu centro gratis

La adolescencia: Una etapa evolutiva de transición

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Cuando somos adolescentes nos encontramos con numerosos cambios en un corto espacio de tiempo, lo que genera un impacto en la persona que a su vez provoca transformaciones comportamentales.

15 JUL 2019 · Lectura: min.
La adolescencia: Una etapa evolutiva de transición

La adolescencia es una etapa evolutiva que supone una transición de la niñez a la adultez. Cuando somos adolescentes nos encontramos con numerosos cambios en un corto espacio de tiempo, lo que genera un impacto en la persona que a su vez provoca transformaciones comportamentales.

Uno de los momentos clave son los ligados al aspecto físico, donde la persona comienza a observarse de un modo diferente, pudiendo comprobar que su etapa infantil está quedando atrás y a su vez sin ubicarse en el mundo adulto, por lo que a nivel comportamental el menor requiere de un desligamiento familiar y una búsqueda de un espacio propio y de su autonomía, dando un lugar importante a su grupo de iguales, con los que comparte situación, gustos y actividades.

En las últimas décadas, la sociedad ha evolucionado a pasos agigantados, modificando también con ella los modelos educativos, las relaciones familiares y el sistema de valores. Entre los cambios más destacables con incidencia directa en la población adolescente se encuentran: número de horas que los progenitores destinan al ámbito laboral; cambios en los tipos de familia; reducción del número de hermanos; aparición de las nuevas tecnologías… Estas modificaciones sumadas a las que ha habido en las mentalidades de la población han dado lugar al surgimiento de nuevos modelos educativos. A consecuencia del corto período de adaptación para tantas novedades, en muchos de los casos, estos modelos no han sido beneficiosos para el conjunto familiar, dando lugar tanto a dificultades o inadaptación de los jóvenes en el contexto, como a múltiples sensaciones en los progenitores (frustración, desorientación, culpa…).

Actualmente, se ha podido observar la necesidad de modificaciones en las relaciones familiares, enfocadas hacia una mayor autenticidad en las relaciones, un uso continuado del diálogo, la necesidad afectiva y de contacto, la necesidad de límites claros y comprensibles para el correcto aprendizaje por parte de los menores, la coherencia en el establecimiento de conductas (los menores aprenden en gran parte por imitación), el respeto hacia la responsabilidad que conlleva el lugar que cada uno ocupe dentro del sistema familiar, y como parte fundamental para todo lo anterior, la necesidad de dedicar lo más valioso que tenemos en estos momentos: TIEMPO, para estar los unos con los otros y crear relaciones de calidad.

Escrito por

Sendero Abierto Educación Emocional

Ver perfil
Deja tu comentario