Aprender a decir no: 5 Claves para decir lo que piensas

¿Cómo podemos decir que no? ¿Cuáles son las claves para poder decir que no y negarse a los demás respetando lo que realmente quieres? Descubre por qué no puedes decir no y cómo hacerlo.

24 DIC 2013 · Última modificación: 17 JUN 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Cómo aprender a decir que no?

Las personas que no saben decir no acaban desviviéndose por los demás dejándose a sí mismos/as de lado. La aprobación y el reconocimiento que creen necesitar del otro para sentirse valiosos y reconocidos es solo eso: una creencia. Una creencia que cada vez se va a volver más exigente y les va a quitar la libertad de hacer aquello que realmente quieren con sus vidas. 

¿Por qué es importante saber decir no?

El no saber decir no se convierte en uno de nuestras debilidades que dificultará nuestro rendimiento y felicidad. Si anteponemos la satisfacción de otras personas a la nuestra, se convierte en una exigencia constante a nivel cognitivo, dejamos de vivir nuestras vidas para vivir las de los demás.

En situaciones extremas, cuando una persona no sabe cómo decir que no se entra en un círculo vicioso en el que cada vez tenemos más cosas que hacer, muchas de ellas sin un valor real para nosotros, y alcanzamos un nivel de estrés tan elevado como innecesario. Pero, lo significativo, es que no sentiremos satisfacción por lo realizado, sino que aumentamos nuestras exigencias hacia los demás, frustración y tristeza, sino nos valoran lo hacemos por los demás.

Señales de que no sabes decir no

¿Qué razones nos lleva el no decir un no a tiempo? Podemos encontrar varias señales de que una persona no sabe decir no a los demás.  Algunas son razonables como las altruistas, pero hay algunas que son erróneas.

  • “Tengo que ayudar”

Se confunde los comportamientos positivos con otros negativos. Parece que negarse y decir no a hacer algo es egoísta, mientras que aceptar es un acto de amabilidad, generosidad y empatía.

  • Temor al rechazo

Queremos caer bien a los demás, y buscamos su aprobación. No queremos que nos marginen. Las personas que solo están pendientes de los demás por agradar, y que viven para ello, incurre en una insatisfacción constante y se olvidan de sí mismas. Por este motivo, no se atreven a decir que no por miedo a lo que pueda ocurrir. 

Señales de que no sabes decir que no

  • Temor a enfrentamientos

Queremos evitar conflictos innecesarios y mantener un buen ambiente. No queremos que una relación se tambalee como resultado de una negativa. Tanto es así que en muchas ocasiones las personas no pueden decir que no debido a que tienen miedo a enfrentarse.

  • Sentimiento de culpabilidad

A menudo no nos quedamos tranquilos cuando decimos que no. Estamos constantemente castigándonos a nosotros mismos por esa decisión, aunque fuera totalmente lógica.

  • Temor a perder oportunidades

Pensamos que si decimos que no ahora, en el futuro no nos ofrecerán otras cosas que sí pueden interesarnos.

Estas son algunas de las actitudes que suelen tener las personas que no saben decirles que no a los demás. En muchos casos esto es una señal de una falta de autoestima y de inseguridad, algo que debes tratar junto a un psicólogo profesional si te sientes identificado/a con este comportamiento. 

¿Cuáles son las causas y factores de no saber decir que no?

Existen una serie de causas que están detrás de este tipo de comportamientos. Las personas que no saben decir que no, suelen tener en relación los siguientes factores. 

  • Educación recibida

A veces los padres educan a sus hijos de manera que sean personas serviciales y complacientes y pueden enseñar a sus hijos que negarse o decir que no es símbolo de mala educación. En otras ocasiones aunque no intenten inculcar esta manera de ser, los hijos lo aprenden por imitación. Por ejemplo, si el hijo ve que la madre se sacrifica por la familia cuidando del abuelo cuando el resto de tíos no lo hace porque no quiere y ella se queja en petit comité pero no logra nunca negarse a hacerlo, aprenderá que esa es la manera correcta de funcionar y puede que en un futuro se vea llevando a cabo el mismo patrón.

  • Falta de asertividad

En ocasiones las personas no se niegan porque no saben cómo hacerlo de una forma asertiva. O bien se comportan de forma agresiva, lo cual les provoca discusiones constantes o enfrentamientos innecesarios, o se comportan de forma inhibida lo cual hace que no tenga suficiente fuerza lo que dice la persona o no se le tenga en cuenta esa negativa porque no queda claro.

  • Evitación del conflicto

Hay personas que sienten repulsión a los conflictos. No necesariamente por miedo a perder la relación o que esta se deteriore, sino por el propio hecho de discutir. Sienten una elevada ansiedad cuando la gente discute y quieren que acabe cuanto antes la conversación, de manera que no se niegan a lo que quieren negarse para evitar así una discusión desagradable.

  • Ser una persona influenciable

Este es el caso de personas que tienen claro lo que quieren pero cuando se ven en la situación, la otra persona acaba convenciéndoles de lo contrario y no se niegan o no acaban por decir que no porque acaban pensando lo mismo que la otra persona. No obstante, cuando llegan a casa o salen de la situación, se dan cuenta de que realmente han acabado accediendo a algo que no querían y no saben muy bien cómo.

¿Cómo puedo lograr decir que no?

La idea es no decir a todo que no, pero tenemos que hacer solo aquello que nos aporte satisfacción; si no lo hacemos así, dañaremos el autoconcepto que tenemos de nosotros mismos. ¿Qué podemos hacer para aprender a decir que no?

1. Primero tú y luego los demás

Eso no te convierte en una persona egoísta, simplemente te estás cuidando. Si no quieres hacer algo, es importante que te respetes, porque sino, ¿quién te va a respetar si tú no lo haces? Ya es hora de que dejes de regularte con base de los demás. A veces hay que aceptar que la gente que tenemos a nuestro alrededor no es la mejor, simplemente hemos ido recogiendo personas sin hacer selección. Puede que haya llegado el momento de pensar en la calidad de esas relaciones y arriesgar a ver qué pasa si eres tú mismo/a y empiezas a decir que no.

¿Cómo aprender a decir que no?

2. Aprende estrategias de asertividad

Si no sabes decir que no de una manera educada y sin herir, busca libros de autoayuda que te permitan aprender trucos a la hora de comunicarte o fíjate en alguien que sea asertivo e intenta copiar algunas frases de cabecera que utilice esa persona para negarse.

3. Acepta el conflicto

Discutir no es algo tan malo. Lo importante es que después de la discusión se llegue a algún acuerdo y también te da información sobre la flexibilidad o rigidez de la persona con la que te estás relacionando. De manera que es doblemente productivo, por una parte no te guardas lo que sientes y por otra vez si la relación que tienes es de calidad o estás dando más que el otro.

4. Ten claro tu criterio

Si le dan la vuelta a todo lo que dices, quizás es importante que cuando vayas a decir que no tengas siempre presente lo que quieres y cómo lo quieres. A veces está bien ser flexibles y ceder, pero no siempre así que no pierdas de vista tu objetivo.

5. Trabaja en tu autoestima 

La autoestima es uno de los pilares que debes trabajar para aprender a valorarte antes a ti que los demás y saber decir que no ante tus prioridades. Por ello, debes empezar a construir tu autoestima y trabajar en tus inseguridades para dejar de lado la falta de respeto o de valor que tienes hacia ti mismo/a.

En muchas ocasiones cuando una persona no sabe decir que no acaba perdiendo muchas libertades en su vida. Por este motivo, es vital empezar a trabajar en ello junto a un psicólogo profesional. Antes que todos los demás, vas tú mismo/a.

PUBLICIDAD

Escrito por

ISEP Clinic Córdoba

Ver perfil

Bibliografía

  • Tartakovsky, M (2019). How and When to Say No. Psych Central. https://psychcentral.com/lib/learning-to-say-no
  • Novotney, A. (2009). Know when to say no. American Psychological Association, 40(7). http://www.apa.org/monitor/2009/07-08/say-no

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal