Personalidad tipo A, B, C y D: ¿Cómo afectan los patrones de conducta a nuestra salud?

¿En qué consiste la teoría de la personalidad de tipo A,B,C y D? ¿Cómo afectan los patrones de conducta a nuestra salud y calidad de vida? Descubre esta teoría de la personalidad.

14 OCT 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Personalidad tipo A, B, C y D: ¿Cómo se relacionan con nuestra salud?

Las personas respondemos de manera diferente al estrés. Tanto es así que podemos definir nuestras personalidades a través de cómo nos comportamos ante las situaciones estresantes. De hecho, los cardiólogos Meyer Friedman y RH Rosenman observaron distintos patrones: la personalidad tipo A, B, C y D. Descubre cuáles de estos patrones de conducta tienes y cómo esto te puede definir.  

¿Qué es la teoría de los patrones de conducta?

La teoría de la personalidad tipo A, B, C y D fue creada por los cardiólogos Friedman y Rosenman mientras estaban investigando las posibles causas detrás de las enfermedades coronarias. Después de un estudio junto a tres mil hombres sanos entre 35 y 59 años, especularon que había ciertos patrones de comportamiento que conllevaban un mayor riesgo a sufrir de este tipo de patologías.

En un principio, en los estudios observaron que aquellos que tenían una personalidad tipo A solían tender a experimentar más preocupación alrededor del estatus social y a conseguir más logros. Además, la conducta de tipo A solía estar relacionada con la adicción al trabajo, así como con los problemas de autoestima y la impaciencia.

Por otro lado, las personas con personalidad de tipo B reportaban niveles más altos en su satisfacción de vida, así como tenían más paciencia ante las situaciones estresantes.

Esta teoría sobre los tipos de personalidades se desarrolló con el tiempo y se aumentó a cuatro patrones de la personalidad que nos permiten saber cómo reaccionamos ante los factores externos.

Los 4 tipos de personalidad

Según esta teoría sobre los diferentes tipos de personalidad en función de la reacción al estrés o a los eventos externos, existen cuatro patrones de conducta.

Personalidad tipo A

El patrón de conducta tipo A se define por las siguientes características:

  • Competitividad: Los individuos con estos patrones de conducta suelen tener tendencia a ser más competitivos y autocríticos. Las personas con estos tipos de personalidad se esfuerzan por alcanzar sus metas a pesar de que no se sienten satisfechos por los logros o el esfuerzo que realizan para conseguirlos. De hecho, esto implica que se alteren fácilmente y tiendan a reaccionar de manera exagerada.
  • Mala gestión del tiempo: Las personas con una personalidad tipo A suelen estar en constante lucha contra el reloj. Tanto es así que suelen impacientarse además de estar siempre ante una agenda muy apretada repleta de compromisos.
  • Hostilidad: Aquellas personas que se definen por un patrón de conducta de tipo A suelen tener más tendencia a experimentar irritabilidad y hostilidad hacia los demás. Esto sucede ya que no tienen buenas habilidades para expresarse abiertamente ante los demás.

Por otro lado, este patrón de la conducta está más asociado a enfermedades coronarias, como el colesterol alto, presión arterial alta , diabetes y estrés (Ray y Bozek, 1980).

Los diferentes patrones de la personalidad

Personalidad tipo B

El patrón de conducta tipo B suele tener las siguientes características:

  • Conducta relajada: La personalidad tipo B suele ser más tolerante con las personas además de tener un tipo de personalidad más relajada ante los eventos.
  • Buscan el apoyo: Cuando una persona con personalidad tipo B sufre de estrés suele buscar el apoyo de los demás para poderlo afrontar.
  • Postergación: Estos tipos de personalidad suelen tener más tendencia a postergar sus tareas ya que suelen no forzarse ante los retos debido a su actitud más calmada.
  • Calma ante el estrés: Aunque aquellos que se definen con el patrón de conducta tipo B no son muy ambiciosos, la realidad es que afrontan con más calma y confianza las situaciones estresantes.  

Personalidad tipo C

Las personas con el patrón de conducta tipo C se definen por las siguientes características:

  • Perfeccionismo: Este patrón de comportamiento suele ser muy similar al tipo A. La diferencia clave está en la tendencia al perfeccionismo que este tipo de personalidad tiene.
  • Incapacidad por expresar sus sentimientos: Suelen ser personas a quiénes les cuesta mucho expresar sus propios sentimientos, de hecho los suelen ignorar en vez de afrontar.
  • Tendencia a complacer los demás: La personalidad tipo C tiene tendencia a complacer a las otras personas en lugar de a sí mismas.

Según los estudios, debido a estas características este patrón de conducta puede ser un factor de riego del desarrollo del cáncer. De hecho, las investigaciones muestran como la personalidad puede afectar a nuestro sistema inmunológico.

Patrones de conducta ante el estrés

Personalidad tipo D

La personalidad tipo D también es denominada personalidad angustiada. Dentro de este patrón de la personalidad se incluyen estos dos rasgos básicos:

  • Afectividad negativa: Se trata de la tendencia a experimentar emociones negativas a lo largo del tiempo y las situaciones. De hecho estas características de la personalidad se relacionan con el neuroticismo.
  • Inhibición social: La personalidad tipo D suele estar relacionada con la introversión, es decir son personas que inhiben sus emociones y comportamientos ante las interacciones sociales.

Estos tipos de conducta suelen relacionarse con más probabilidad de enfermedades coronarias o el aumento de los síntomas depresivos.

¿Por qué es importante conocer nuestra personalidad?

Los estudios alrededor de la psicología de la personalidad apuntan a que nuestra forma de actuar ante el estrés así como nuestros mecanismos de afrontamiento juegan un papel importante en nuestra salud y longevidad. Por lo tanto, comprender nuestra personalidad, con la ayuda de un psicólogo profesional, nos puede ayudar a mejorar nuestra calidad de vida.

PUBLICIDAD

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Bibliografía

  • McLeod, S (2017). Type A and B Personality. Simply Psychology. https://www.simplypsychology.org/personality-a.html
  • Bozo, Ö., Tathan, E., & Yılmaz, T. (2014). Does perceived social support buffer the negative effects of Type C personality on quality of life of breast cancer patients?. Social indicators research, 119(2), 791-801.
  • Burger, J. M.(2006). Kişilik. Çev. İnan Deniz Erguvan Sarıoğlu. İstanbul: Kaknüs Yayınları.
  • Eysenck, H. J. (1994). Cancer, personality and stress: Prediction and prevention. Advances in behaviour research and therapy, 16(3), 167-215.
  • Nyklíček, I., van Beugen, S., & Denollet, J. (2013). Effects of mindfulness-based stress reduction on distressed (Type D) personality traits: a randomized controlled trial. Journal of Behavioral Medicine, 36(4), 361-370.
  • Pedersen, S. S., van Domburg, R. T., Theuns, D. A., Jordaens, L., & Erdman, R. A. (2004). Type D personality is associated with increased anxiety and depressive symptoms in patients with an implantable cardioverter defibrillator and their partners. Psychosomatic medicine, 66(5), 714-719.
  • Ray, J. J., & Bozek, R. (1980). Dissecting the A‐B personality type. British Journal of Medical Psychology, 53(2), 181-186.

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal