Acceso centros Añade tu centro gratis

Las dos caras del perfeccionismo

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

La búsqueda constante de la perfección puede llegar a ser el principal motivo de la insatisfacción. Gestionar de manera adecuada nuestras características de personalidad es vital.

2 JUN 2020 · Lectura: min.
Las dos caras del perfeccionismo

Casi todos conocemos a alguna persona perfeccionista:

  • Esa amiga que se pasa horas maquillándose, cambiándose de ropa y mirándose al espejo antes de salir de casa.
  • La persona que limpia y relimpia sin descanso y aun así siempre hay algo que está mal.
  • Estudiantes que aspiran a sacar un 10 en el examen y solo se sienten satisfechos si consiguen el 10.
  • El compañero de trabajo que tiene una lista infinita de tareas y todas son urgentes e importantes.

La persona perfeccionista es aquella que tiende a buscar la perfección en todo lo que hace, intenta mejorarlo una y otra vez. En psicología, el perfeccionismo consiste en la creencia de que se puede y se debe alcanzar la perfección. Y es una creencia porque la persona se convence de que cualquier cosa por debajo de su ideal de perfección es inaceptable.

“Hasta que no quede perfecto, no pienso parar”, “para hacerlo mal, mejor no lo hago”, “siempre es posible mejorarlo”, “debo dar más”, “tendría que hacerlo mejor”…

Aspectos positivos del perfeccionismo 

El perfeccionismo no tiene porque ser malo o considerado patológico. De hecho, podemos conocer muchas personas con rasgos de personalidad perfeccionista que gestionan de manera adecuada sus cualidades o capacidades personales en los diferentes ámbitos de su vida sintiéndose satisfechas y en equilibrio, tanto en lo laboral como personal, familiar o social.  

Son personas responsables, trabajadoras, con capacidad de análisis y visión global de las cosas, que ante una situación determinada son capaces de tomar las riendas y tomar decisiones importantes, son leales y justas por lo que suelen mantener muy buenas amistades y relaciones duraderas.

Aspectos negativos del perfeccionismo 

Sin embargo, como las monedas, el perfeccionismo tiene dos caras. Y en este caso, la cara B suele ser más dañina.

Las personas perfeccionistas pueden llevar estas características de su personalidad al extremo y eso les genera una gran insatisfacción general con la vida.

Decíamos que son personas responsables, trabajadoras, perseverantes.., pero el problema surge cuando se convierten en hiperresponsables, se pueden incluso plantear si son adictas al trabajo, o esa perseverancia les lleva a una ambición por la cual nunca se sienten satisfechos por lo conseguido o alcanzado.

“Mi horario de trabajo es de 8 a 16h pero siempre suelo llegar antes e irme más tardes, además durante el fin de semana también tengo que dedicarle tiempo al trabajo, y siempre me parece insuficiente”

Señalábamos también que son personas justas pero cuando se radicaliza este sentimiento de justicia, sufren por las injusticias propias o ajenas.

“No quiero ver las noticias porque me enfadan tantas injusticias que veo”

Esta cara de la moneda también provoca autoexigencia, sería como esa vocecilla que te habla para juzgarte o criticarte constantemente de todo aquello que haces para valorar si está bien o no. Esta vocecilla suele hablar en términos de “debo o tengo que”, sintiendo que vivo en una constante obligación.

Esta exigencia también puede proyectarse a los demás y puede generar dificultades en las relaciones laborales o personales.

“Debería hacer más”, “tengo que esforzarme más”, “no aprovecho bien el tiempo”, “espero más de lo que recibo”, “prefiero trabajar solo”…

Esta autoexigencia desarrolla pensamientos y comportamientos muy rígidos que en muchas ocasiones genera frustración, culpa y pesimismo. Esto pone en juicio la valía personal al ver que las cosas no salen como las había previsto desarrollando una baja autoestima.

“Pienso que no caigo bien por lo que me machaco, no me acepto, no me gusto, soy mi principal enemigo”

Rasgos de personalidad vs. patología

El perfeccionismo pasa a ser una patología, es decir, un Trastorno de la personalidad, también llamado como “Trastorno Anancástico de la Personalidad” o “Síndrome del Perfeccionista” cuando estas características hacen sufrir a la persona y/o a los que le rodean.

Probablemente tiene un importante componente genético, ya que se pueden observar niños/as que muestran estos rasgos desde la infancia, sin embargo, la causa de que se siga desarrollando y evolucione en esta línea será los refuerzos que reciban estas personas, es decir, dependerá del aprendizaje que reciba de sus personas de referencia y de las circunstancias que le rodeen en la vida.

 Síntomas patológicos

  • Detallismo y minuciosidad
  • Hiperresponsabilidad
  • Necesidad de control
  • Creencias rígidas y dificultad para la flexibilidad
  • Sentido exacerbado de la justicia
  • Alta exigencia consigo y con los demás
  • Exagerada atención al qué dirán o pensarán los demás
  • Radicalidad (todo o nada)
  • Anticipación negatividad

Recomendaciones generales

Identificar y reconocer el sufrimiento que les genera es el primer paso para que la persona acceda a pedir a ayuda y a dejarse ayudar. Luego hay que confiar en el terapeuta y trabajar en el cambio:

  1. Trabajar en el autoconocimiento y autoestima
  2. Identificar las creencias erróneas, los pensamientos de todo o nada, malo o bueno.
  3. Aceptar los errores, aprender a relativizar y desarrollar la flexibilidad ante las cosas
  4. Plantear objetivos realistas alcanzables a corto plazo y disfrutar de los logros conseguidos, incluso premiarse.
  5. Darse permiso para uno mismo, para “perder el tiempo” y no hacer “nada” productivo, simplemente relajarse y dedicarse tiempo a su autocuidado físico y emocional.
Escrito por

Esther Rodríguez Díaz

Ver perfil
Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Yolanda

    Me identifico mucho. Al día de hoy llevo 6 sesiones con mi psicóloga y es justo lo que estamos trabajando, en mi autoconocimiento y autoestima. Gracias por los consejos.

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal