¿Qué es la sinestesia?

¿Conoces la sinestesia? Hoy hablo sobre esta cualidad: qué es, cuándo se presenta, cuáles son sus causas, los tipos de sinestesia que existen y cómo saber si eres uno de ellos.

28 JUN 2018 · Lectura: min.
Encarni Muñoz Psicoterapia

Seguramente esta palabra te suena y quizás la habrás escuchado asociada a la figura retórica que se utiliza cuando se interpretan poemas. Cuando se habla sobre el "amarillo chillón" por ejemplo, no escuchamos ningún grito al ver ese color, pero sin embargo le atribuimos ese nombre cuando la tonalidad es muy intensa. Al utilizar esa conjugación de palabras estamos mezclando sentidos, es decir, atribuimos una sensación a un sentido que no se le corresponde (el amarillo no suena pero le asociamos el sentido del oído). No obstante, no todos tenemos la gran suerte de ver colores en la música o saborear palabras.

Pues bien, la sinestesia es un proceso biológico, concretamente un proceso neurológico, que le sucede a pocas personas, alrededor de un 2% de la población, a través del cual las sensaciones y los sentidos se mezclan. Esto sucede porque las áreas que se encargan del color, de los números y los centros auditivos están muy próximas entre sí, provocando una activación transversal de esas áreas, es decir, se produce una conexión entre las áreas contiguas tras la presentación de un estímulo.

Así, las personas con sinestesia pueden atribuir ver colores cuando escuchan música, sentir alguna emoción al tocar un objeto (no porque ese objeto provoque recuerdos o se haya producido un condicionamiento, sino que cada vez que toca algún tipo de material, ese material evoca una emoción concreta) o saborear las palabras.

¿Qué significa ser una persona sinestésica?

Ser una persona sinestésica implica una gran sensibilidad, ya que los sentidos se perciben conjuntamente y con estímulos que generalmente no desencadenan la activación de tal sentido.

Hay estudios que han demostrado que muchas personas con autismo son sinestésicas, así como las personas que sufren epilepsia. En estos casos, las personas desarrollan esta habilidad para poder realizar metáforas de lo que están experimentando, seguramente por un deterioro o imprecisión en el lenguaje y así lograr una mejor comunicación, más amplia.

Muchas veces la sinestesia está relacionada con los artistas y en las personas que poseen una gran creatividad. Tener sinestesia por tanto, proporciona una predisposición para desarrollarse a nivel poético, musical o literario.

Pese a que es una gran virtud, las personas con sinestesia se sienten algo rechazadas por la sociedad. Muchas veces se les tacha de raros por explicar que los números tienen colores o que las emociones tienen sabor. A veces ocultan sus cualidades por este motivo, pero en realidad puede ser una gran virtud, ya que por ejemplo, al asociar un color a los números y letras, pueden realizar cálculos matemáticos con una gran fluidez o pueden llegar a distinguir mejor las palabras con un simple golpe de vista, lo cual facilita el proceso de memorización.

¿Cuál es la causa de la sinestesia?

Aunque no se sabe aún qué genes están relacionados con la sinestesia, sí que se sabe que hay un cierto componente hereditario, puesto que el 40% de las personas con esta cualidad tienen algún familiar directo que también la presenta, aunque no sea del mismo tipo. Este procedimiento sucede de forma involuntaria y automática pero se puede provocar con la ingesta de ciertas sustancias tóxicas. Por tanto, se puede decir que la totalidad de los seres humanos tenemos esta capacidad, pero no siempre la tenemos activada. Hay teorías que apuntan a que cuando nacemos todos somos sinestésicos pero la vamos perdiendo a medida que nuestro cerebro va madurando.

¿Cuántos tipos de sinestesia hay?

En realidad pueden haber muchas combinaciones, ya que diferentes estímulos se pueden combinar con los cinco sentidos que poseemos. No obstante, para hacer más simple esta distinción, se ha considerado que hay tres tipos de sinestesia:

  1. Sinestesia intramodal: esto es cuando la sinestesia aparece en la misma modalidad sensorial, como por ejemplo: grafema-color, es decir, palabra o número con un color. Éste es uno de los más habituales tipos de sinestesia.
  2. Sinestesia intermodal: en este caso la sinestesia se produce a través de modalidades sensoriales diferentes, por ejemplo que un sonido evoque un color, que una palabra evoque un sabor o que un objeto evoque una emoción.
  3. Sinestesia conceptual: se produce a través de conceptos o ideas, es decir, sentir que los números por ejemplo tienen una localización especial determinada, las decenas en una posición, las centenas en otra, etc.

¿Cómo podemos ser conscientes de que somos sinestésicos?

Seguramente si eres una persona con sinestesia y estás leyendo este artículo, ya te sientes muy identificado/a con lo que se dice, y por tanto, ahí tienes la respuesta a tu duda. Si cuando escuchas música ves colores que se mueven a medida que suenan las notas, si eres capaz de detectar una forma determinada en una combinación aleatoria de números o letras, si notas sabor en las palabras, etc, eres una persona sinestésica.

No obstante, en internet puedes encontrar diferentes tests que te ayudarán a descubrir si posees esta cualidad. Te invito a que realices alguno de ellos y analices si eres sinestésico/a o no.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, colegiada nº16918

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal