Mitomanía o mentiroso compulsivo: 7 señales psicológicas para detectarlos

¿Sientes que no puedes parar de mentir? ¿Crees que alguien de tu alrededor es un mentiroso compulsivo? Quizá estés delante de un caso de mitomanía. Descubre la psicología detrás de ello.

6 MAR 2018 · Última modificación: 13 ENE 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Mitómanos o mentirosos compulsivos: ¿Cómo identificarlos y lidiar con ellos?

Hace ya unos años que Jim Carrey protagonizó la película: "Mentiroso compulsivo". En ella, el actor encarna a un abogado exitoso que utiliza la mentira de forma habitual y cotidiana. Casi cada frase que formula entraña una mentira y se podría decir que aunque se ha caricaturizado el problema de la mitomanía y de la figura del mitómano en esta película, no la define mal del todo.

Hay que recordar que todos mentimos en cierta forma, unos más que otros pero todos lo hacemos de vez en cuando. Utilizamos las mentiras piadosas con cierta normalidad aunque si ponemos una balanza pesa más las veces que somos sinceros que las veces que mentimos.

En otras ocasiones podemos mentir para conseguir engañar o para evitar reconocer algún error y pese a que esas mentiras no son piadosas, no dejan de ser algo puntual, es decir, las mentiras no definen como somos. Es decir, gente mentirosa hay en todos los sitios y es algo propio de nuestra condición humana. Sin embargo, la mitomanía es una forma de adicción, pero no a las sustancias nocivas sino a la mentira.

¿Qué es la mitomanía?

Un mitómano no miente puntualmente como podemos hacerlo todos en algún momento para evitar una discusión o para no hacer daño, son mentiras porque sí, sin una razón de ser, sin perseguir un objetivo. Tanto es así que las actitudes de una persona mitómana les acaba convirtiendo en mentirosos compulsivos sin poderlo controlar. Son expertos en esto y lo hacen con una naturalidad pasmosa. El embuste se convierte en una forma de vida, en la conducta habitual. Por lo tanto el significado de mitómano engloba a aquellas personas que no pueden dejar de mentir porque las mentiras ya forman parte de su personalidad.

El objetivo de la persona mentirosa es simplemente hacer que su realidad sea más llamativa o mejor de lo que es en realidad. Mienten por ejemplo a la hora a la que se han levantado. ¿Por qué? ¿Acaso va a perder algo diciendo que ha estado más rato en la cama? Simplemente es para aparentar que quizás es una persona más madrugadora aunque a ti eso te dé igual. De esta forma, el mitómano es una persona que miente mucho y de manera completamente arbitraria sólo para quedar por encima de los demás.

¿El mitómano se cree su propia mentira?

En ocasiones sí pero en otras no. En la mayoría de ocasiones  y también en los casos menos graves, el mitómano o la persona que no para de mentir compulsivamente sabe en todo momento que está mintiendo. Simplemente se le escapa el embuste de forma natural, ya que se siente más a gusto mintiendo y creando una realidad paralela que admitiendo los sucesos reales. En los casos más graves, sin embargo, la persona llega a creerse sus propias mentiras ya que para mentir a lo largo del tiempo hay que tener mucha memoria.

Así pues, la mentira pasa a ser un recuerdo "real" y poco a poco se va creando su mundo paralelo en el que la mayoría de personas ya son conscientes de que todo es falso menos ellos mismos. En estos casos dónde la persona que se cree sus propias mentiras no sabe que es real o no esta situación puede derivar en una pseudología fantástica de sus propios recuerdos. Es decir, en formarse una historia de su vida que no es pero que los mentirosos compulsivos se creen en todos los aspectos. Hay quien dice que para decir una mentira luego hay que utilizar cien más para mantenerla. Así es como se va alejando el mitómano o mitómana cada vez más de la realidad, hasta que ya no puede regresar, creando así un personaje ficticio.

Causas de la mitomanía

¿Qué causa la mitomanía?

Las mentiras de este tipo de trastorno mentiroso compulsivo surgen como una imposibilidad para aceptar la realidad, de manera que necesitan dibujar una realidad paralela para que quede mejor su vida. Por ello, las principales causas por las que surge esta enfermedad de mentir o la actitud de los mentirosos patológicas podrían describirse principalmente en las siguientes.

  • Baja autoestima

Se puede decir que la mayoría de mentirosos compulsivos o mentirosas compulsivas tienen una baja autoestima  ya que no están satisfechos con su manera de hacer o vivir. Además, mentir genera una sensación de riesgo, el miedo a ser descubierto, de manera que se segrega adrenalina que hace sentir bien a quién miente. Así, una vez empiezan, es difícil poder parar.

  • Pocas habilidades sociales

Las personas que mienten suelen tener escasas habilidades sociales que les hacen acumular diversas frustraciones en este ámbito de sus vidas. Si mienten, no tienen que admitir que han sido rechazados o cualquier tipo de dificultad que les surja. Por lo tanto, estos mentirosos patológicos tienen la excusa perfecta para no mejorar este aspecto de su personalidad.

  • Buscan aprobación social

El mitómano o mitómana construye una nueva vida que es mejor a la que tiene y así trata de conseguir aprobación, respeto o el afecto que necesita. Realmente cree que diciendo la verdad no conseguirá pero mintiendo sí. Así, muchas veces lo que se persigue es el sentirse incluido o tenido en cuenta por los demás, es decir, se busca aprobación social. El problema es que cuando se miente tanto, al final te acaban pillando, la gente se da cuenta y a nadie le gusta que traten de tonto o sentirse estafado. Y ahí aparecen las consecuencias de la mentira, que es precisamente lo que el mitómano pretende evitar: el aislamiento social. Las personas que sufren mitomanía tienden a quedarse solos, ya que la mayoría no nos gusta vivir en una mentira, apreciamos la sinceridad por encima de otros valores y eso es algo que el mitómano no se puede permitir.

  • Consecuencia de una enfermedad psicológica

En muchos casos las actitudes de una persona mentirosa y sus características acaban revelando un problema psicológico. Tanto es así que un mentiroso patológico puede estar revelando un síntoma de enfermedades como un trastorno de bipolaridad, déficit de atención, dependencia de sustancias o incluso una personalidad narcisista.

¿Cómo identificar a un mitómano o mitómana?

¿Cuándo aparecen los primeros síntomas de un mentiroso compulsivo o mitómano?

Generalmente el problema aparece en la infancia aunque la personalidad mitómana aparece en la adolescencia o principios de la edad adulta. Ya de pequeños los mitómanos empiezan a mentir, no de forma gratuita, sino para evitar conflicto, ser castigados o para eludir la responsabilidad. Las mentiras aparecen especialmente en casos donde los padres son excesivamente duros con los hijos y los castigos o represalias. Así, aprenden que mintiendo no tienen consecuencias, mientras que si dicen la verdad, son castigados.

Persona mentirosa: Características para identificar un mitómano o mitómana

En muchos de los casos dónde los mentirosos acaban siendo compulsivos en esta actitud desarrollan una serie de pautas que acostumbran a seguir.

1. Mentiras sin un beneficio claro

En ciertas ocasiones una persona puede mentir para tratar de evitar una situación incómoda o un conflicto innecesario. En cambio, tanto una mentirosa compulsiva como un mentiroso patológico tienen esta actitud sin un propósito específico. Es decir, las mentiras no tienen un objetivo claro.

2.  Cuentan historias muy detalladas

En la mayoría de mentirosos compulsivos o mentirosos patológicos las historias que se cuentan acostumbran a ser muy dramáticas y detalladas. Tanto es así que los que padecen esta ‘enfermedad de mentir’ suelen ser grandes narradores de historias.

3. Suenan muy convincentes

Una de las virtudes de un mentiroso patológico es que cada una de sus historias suenan realmente convincentes. Es por esa precisa razón que en muchas ocasiones también suelen ser unos manipuladores muy hábiles.

4.  Son héroes o las víctimas

En cada mentira patológica que cuentan ellos desempeñan el papel de héroe o de víctima. Esto sucede ya que en muchas ocasiones utilizarás su habilidad de mentir para ganar admiración, simpatía o aceptación por parte de los demás.

5. Se pueden creer sus propias mentiras

Como ya hemos señalado una persona que miente mucho puede llegar a creerse sus propias mentiras. Incluso esto puede suceder en aquellas mentiras compulsivas más fantasiosas. En estos casos es esencial detectar una persona que se cree sus propias mentiras ya que esta actitud puede ser perjudicial tanto para ella como para su entorno más cercano.

6. Evitan preguntas sobre sus mentiras

En la mayoría de casos una persona mentirosa evade todas las preguntas en relación a su historia. Es más, siempre encontrará la mejor manera de huir de todas ellas.

7. Tienen diferentes versiones de una misma historia

Esta es una de las características que más delatan a un mentiroso compulsivo y su enfermedad. En muchas ocasiones cuando preguntas por una historia que te contó hace tiempo, una persona mentirosa no se acordará ya que esto no sucedió realmente. Por ello, notarás cambios sutiles en sus historias.

Estos son las principales características que podemos encontrar en un mitómano o mitómana. Cuando sucede este tipo de comportamiento es importante hacer ver a la persona mentirosa que está ante un problema psicológico y que debería acudir a un profesional de la salud mental.

¿Cómo lidiar con un mitómano?

¿Cómo lidiar con un mentiroso patológico o mitómano?

A pesar de que cuando estamos delante de una persona mentirosa podemos llegar a percibirlo o identificarlo, la realidad es que esta actitud puede llegar a afectarnos en nuestra vida personal si esta es muy cercana. Por este motivo te indicaremos como lograr salir de una situación con los mentirosos compulsivos o mentirosas compulsivas sin rasguños.

  • Aborda el problema

La mejor manera de acabar con la gente mentirosa es haciéndoles ver que sabes que no están contando la verdad. En muchos casos estos intentarán excusarse o evadir tus evidencias, pero lo importante será mostrarles que deben corregir esta actitud mitómana.

  • Aléjate

A veces no podemos ayudar a alguien que no para de mentir compulsivamente. En estos casos, es mejor alejarse de una persona mentirosa e intentar evitarla a toda costa para no salir perjudicados.

  • Mantén la calma

En muchas ocasiones un mentiroso patológico nos dejará en evidencia con sus mentiras. Por ello, es vital que en estas situaciones mantengas la calma e intentes explicar tu posición al respecto. Esto hará que los demás te perciban como más equilibrado que el mitómano y acabarán dándole más veracidad a tus palabras que las de un mentiroso compulsivo.

Estas pueden ser algunas de las maneras más efectivas de acabar con un mentiroso patológico. Aun así existen situaciones dónde las mentiras de una persona mentirosa pueden llegar a causarnos ciertos estragos psicológicos. En estos casos es vital contar con la ayuda de un profesional para encontrar el mejor método para combatir a los mentirosos.

¿Cómo ayudar a un mentiroso compulsivo?

El foco de la terapia se tiene que centrar en trabajar la autoestima y las habilidades sociales. Es importante intentar sincerarse con las personas del entorno si aún no se han perdido, aceptar y aprender a tolerar el conflicto y admitir el problema que se tiene.

A partir de ahí el trabajo se tiene que centrar en reconstruir su vida a partir de la realidad y trabajando las habilidades y recursos de la persona para lograr ser la persona que quería ser, pero esta vez de verdad. Evidentemente este trabajo es muy difícil hacerlo sin la ayuda de un profesional de la psicoterapia. Por tanto, es fundamental un proceso terapéutico para salir del problema de la mitomanía.

PUBLICIDAD

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil

Bibliografía

  • American Psychological Association., (2006). APA concise dictionary of psychology. Washington, DC: American Psychological Association, 2009. Print.Birch, C. D., Kelln, B. R. C. & Aquino, E. P. B. A review and case report of pseudologia fantastica. The Journal of Forensic Psychiatry & Psychology, 17(2), 299-320.
  • APA, (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders: DSM-5. (5th ed.). Washington, D.C.: American Psychiatric Association.
  • Dike, C. C. (2008). Pathological lying: symptom or disease. Retrieved from http://www.psychiatrictimes.com/articles/pathological-lying-symptom-or-disease

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

1 Comentarios
  • Ainara

    ¿Y qué pasa cuando la persona no inventa una vida mejor de la que tiene? Es decir, sus mentiras acerca de su vida son haciendo su vida peor Inventándose enfermedades,acoso...

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal