Delirio de grandeza: qué es, por qué puede aparecer y trastornos relacionados

Si conoces a alguien que cree que tiene una inteligencia superior o que su origen es especial, puede ser que tenga un delirio de grandeza. Entra y descubre de qué se trata.

5 AGO 2022 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

Delirio de grandeza: qué es, por qué puede aparecer y trastornos relacionados

Seguro que conoces o has conocido a alguien que se creía superior o especial. Los delirios de grandeza no siempre son la explicación a estas creencias, sin embargo, en algunos casos o trastornos psicológicos sí que pueden aparecer. 

Sigue leyendo para descubrir qué son exactamente los delirios y los delirios de grandeza, en qué trastornos se dan y qué factores están relacionados con su aparición. 

¿Qué es un delirio?

La palabra delirio proviene del término latino delirare, que significa apartarse del surco y esto extrapolado al pensamiento humano se podría entender como pensar saliéndose de lo habitual. En este sentido, un delirio se caracteriza por ser una creencia fija que pese a encontrarse pruebas que contradicen esta creencia, la persona sigue manteniéndola con una gran convicción. Con esta definición podemos llegar a pensar que sería sinónimo de cabezonería, sin embargo, un delirio no es una simple creencia sino que en este se mantiene una interpretación de la realidad que es falsa y que es imposible de modificar ni a través de las experiencias ni del razonamiento. 

En ocasiones es habitual que el delirio se confunda con la alucinación, pero la principal diferencia entre ambos es que el primero es un error en la interpretación y la alucinación es un error en la percepción, es decir, la persona percibe estímulos que no existen en el exterior o los percibe de forma distorsionada. 

Por lo tanto, los delirios (independientemente del tipo) se caracterizan por las siguientes características: 

  • La creencia se mantiene con absoluta convicción y no son modificables ni por la experiencia ni por la razón.
  • La persona vive la creencia como si fuese una verdad evidente y esta “verdad” supone una trascendencia personal.
  • Esta interpretación no es compartida por nadie más (ni socialmente ni culturalmente) y de hecho, habitualmente los demás la ven imposible.
  • El contenido del delirio genera malestar interfiriendo significativamente en el funcionamiento de la persona (socialmente, laboralmente, etc.).
  • La persona no se resiste por no pensar en esta creencia (a diferencia de las ideas obsesivas), es decir, no se esfuerza para dejar de pensarla.
  • A menudo el contenido es fantástico pero hay algunos delirios que implican creencias que sí que podrían ocurrir en la realidad como, por ejemplo, el celotípico

¿Qué es el delirio de grandeza? 

El delirio de grandeza (también llamado delirio megalomaníaco) es un tipo de idea delirante cuyo contenido implica una valoración exagerada del conocimiento, de la importancia, del poder o de la identidad de la persona que lo padece. En otras palabras, la persona tiene un concepto muy elevado de sí misma, incluso hay personas que padecen de este delirio y creen ser Dios. Aunque se podría confundir con aquellas que tienen una gran autoestima, cuando se da un delirio de grandeza la persona cree que posee unas cualidades o que ha obtenido unos logros que realmente no corresponden ni siquiera con la realidad. Se puede diferenciar entre dos subtipos distintos: 

  • Delirio de habilidad grandiosa: En este caso el contenido del delirio de grandeza estaría relacionado con las habilidades del sujeto creyendo que éstas son especiales o que están relacionadas con una misión especial.
  • Delirio de identidad grandiosa: En cambio, en el delirio de identidad la persona cree que es sumamente especial e importante. Aquí podríamos encontrar el delirio de Mignon en el que la persona cree que es familiar de alguien muy importante, el delirio de ser Dios, delirios centrados en que es el elegido, etc. 

Factores que influyen en la aparición de los delirios

Existen diferentes factores de riesgo para la aparición de los delirios, sin embargo, que exista un factor de riesgo no significa que la persona vaya a desarrollarlo. Como la mayoría de problemas psicológicos, no hay una causa única para su aparición sino que más bien es debido a un grupo de factores que varían según su intensidad, entre sujetos, importancia, etc. Algunos de los factores que se han visto relacionados son: 

  1. Experiencias inusuales: Según distintos autores, los delirios pueden desarrollarse después de que la persona haya experimentado una situación inusual y el delirio aparecería para dar sentido a esta experiencia.
  2. Falta de habilidades sociales: Se ha encontrado que la poca capacidad para comprender las motivaciones de los demás junto al aislamiento social que eso puede suponer, puede influir en la aparición de ideas extravagantes dado que la persona no tendría el contexto social donde se validasen o rechazasen dichas ideas.
  3. Aislamiento sensorial: Al igual que las alucinaciones, el aislamiento sensorial, es decir, encontrarse en una situación en la que no se pueden acceder a estímulos ya sea por una discapacidad como, por ejemplo, la auditiva o bien, por situaciones sociales, incrementan la probabilidad de que aparezcan las ideas delirantes
  4. Sobrecarga cognitiva: El estar hipervigilante, con motivación excesiva, concentración prolongada, etc. también son aspectos que influyen en la formación de los delirios. De hecho, algunos aspectos como la hipervigilancia y la motivación excesiva son síntomas de los episodios de manía, episodios en los que pueden aparecer delirios de grandeza

Trastornos relacionados

Los delirios se pueden dar en diversos trastornos y no solo en aquellos que son psicóticos. En concreto, en los trastornos psicológicos en los que pueden aparecer delirios son en los siguientes: 

  • Esquizofrenia
  • Trastorno esquizoafectivo
  • Trastorno delirante
  • Trastorno psicótico breve
  • Trastorno esquizofreniforme
  • Demencias
  • Trastornos relacionados con el uso de sustancias
  • Trastorno bipolar
  • Depresión: En los trastornos depresivos también pueden aparecer delirios aunque no es común que aparezcan ideas delirantes de grandeza sino más bien relacionados con la culpa, la persecución, la pobreza, etc. 

Además, los delirios también pueden aparecer en el transcurso de enfermedades orgánicas  como, por ejemplo, en la esclerosis múltiple, en la narcolepsia, etc., en enfermedades infecciosas como la malaria, la sífilis, etc. o por fármacos como la cortisona, las anfetaminas, entre otros. 

Otros tipos de delirio

Hay distintas clasificaciones de los delirios dependiendo de diferentes criterios. Cuando tenemos en cuenta el contenido del delirio, es decir, la idea delirante, algunos de los delirios que se puede diferenciar son los siguientes: 

  1. Persecutorio: Este tipo de delirio se basa principalmente en que la persona cree que está siendo víctima de una conspiración.
  2. Celotípico: Este tipo de delirio afecta sobre todo a la pareja dado que la persona cree que su pareja le está siendo infiel.
  3. Nihilista: En el delirio nihilista, la persona cree que ella misma (o alguna parte), los demás o el mundo han dejado de existir. Por ejemplo, se puede llegar a creer que el mundo se ha terminado aunque no haya evidencias que sustenten esta creencia.
  4. De pobreza: La persona que padece este delirio cree de forma firme que ha perdido o que va a perder todas sus posesiones materiales.
  5. Somático o corporal: Este tipo de delirio se centra en la idea que tiene la persona sobre su propio cuerpo o sobre su funcionamiento. Algunos ejemplos son la idea de que el propio cuerpo está vacío, que alguna parte está podrida, etc.
  6. De referencia: Se cree que los objetos, personas o acontecimientos tienen un sentido concreto y mayoritariamente el sentido que se le da no es común. Por ejemplo, una persona puede llegar a creer que lo que se dice en la radio va dirigido especialmente a ella y que dependiendo de lo que se emita (música, programa, etc.), tendrá un significado u otro.
  7. De ser controlado: Se cree que sus propios sentimientos, pensamientos, impulsos o actos están impuestos por una fuerza externa.
  8. Síndrome de Clerembault (también llamado delirio de amor o erotomanía): En el delirio de amor la persona cree que otra persona (habitualmente famosa) está enamorado/a de él o ella. 

Si crees que alguien está padeciendo de un delirio de grandeza o de otro tipo, es importante que busques ayuda profesional dado que es imprescindible que la persona pueda recibir atención especializada.

PUBLICIDAD

Escrito por

Carolina Pascual Sanoner

Ver perfil

Bibliografía

  • American Psychiatric Association - APA. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5 (5a. ed.5.). Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  • Baños, R. y Belloch, A. (2008). Psicopatología del pensamiento (II): los delirios. En A. Belloch, B. Sandín y F. Ramos (coords.), Manual de Psicopatología, volumen I (p-225-249). Madrid: McGraw Hill.
  • Fuentenebro, F. (2007). Psicopatología de la psicosis: delirio. Informaciones psiquiátricas, 189, 365-378. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2492230

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre esquizofrenia