Envidia: ¿Cómo dejar de envidiar a los demás?

La envidia es un sentimiento natural que todos tenemos. El problema surge cuando nos volvemos envidiosos constantemente. Descubre por qué sucede y cómo volver la envidia positiva para ti.

12 JUN 2019 · Última modificación: 18 ENE 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Cómo superar la envida?

Detrás de la envidia se esconde siempre el anhelo de los seres humanos de ser mejores. A pesar de sus múltiples formas y maneras en la que la envidia se nos presenta, la realidad es que es normal sentirla en diferentes situaciones. Aun así cuando la envidia es patológica y la sentimos en muchas ocasiones, esto puede ocasionar un problema para nuestra vida.

¿Qué es la envidia?

Podríamos definir el significado de envidia como el sentimiento que nos produce cierto malestar ante los logros o los éxitos de las otras personas. Por lo tanto, cuando estamos ante un envidioso o envidiosa, este siente un desagrado o una molestia producidos por el bienestar de alguien ajeno.

A pesar que muchas veces los envidiosos son vistos con  malos ojos, la realidad es que esta clase de sentimientos los sentimos todos. La diferencia entre una persona envidiosa y alguien que a pesar de sentir envidia no lo es, es la actitud que tiene frente a estas emociones. Según nuestra reacción ante este sentimiento los psicólogos definen dos tipos de envidias.

  • Envidia negativa

En la envidia negativa nos encontramos con la actitud más reprochada de los envidiosos. Los principales signos de envidia que muestran este tipo es querer lo que los demás tienen. Tanto es así que a los envidiosos o envidiosas  les enfada profundamente que la otra persona posea lo que ellos desean. Ante esta situación se puede pensar y manifestar así: "como yo no puedo, soy menos. Entonces lo único que puedo conseguir es que ese otro pierda, que deje de tener eso". Ejemplo: Cuando observamos alguien que se ve feliz, por la circunstancia que sea, y en su foro interno no lo es, lo único que busca es la manera de molestarte para que te sientas mal y así se equilibren  las dos partes. “Si yo no estoy bien, tú tampoco puedes”. 

Con esta postura de envidia negativa, el envidiado siente ese malestar en ese momento, pero el envidioso o envidiosa no se aplaca su frustración porque el otro se sienta mal, ya que cuando acabe ese instante de triunfo, el exitoso, seguirá siéndolo a pesar de mínimo mal rato.  En cambio, los envidiosos  sentirán en este instante la victoria pero seguirán siendo también amargados y no habrán conseguido sino una pequeña batalla en su guerra personal. Todo ello, sin darse cuenta que esa envidia negativa sólo refuerza su inseguridad y autoestima.

  • Envidia positiva

La segunda manera de enfocar el sentimiento de la envidia, es menos frecuente, pero termina con la batalla personal del envidioso. Tanto es así que en este tipo de envidia, el envidioso se plantea, “oye, si él lo ha conseguido, ¿por qué no lo puedo conseguir yo?”. Por lo tanto la persona que siente envidia empieza a valorar que es igual que los demás y que él también puede lograrlo. En este tipo de envidiosos se transforma la envidia en un sentimiento positivo que permite la evolución personal.  En la envidia positiva se cambia de óptica para hacer que los sentimientos negativos de los envidiosos pasen a ser constructivos tanto para los demás como para sí mismos.

¿Por qué sentimos envidia?

¿Por qué sentimos envidia?

La mayoría de personas tenemos una inclinación natural a compararnos con otros que son similares en nuestro círculo social. Cuando en estas comparaciones acabamos sintiendo inferioridad ante los demás, entonces podemos decir que estamos sintiendo envidia hacia el otro. A pesar de esto, la envidia es un sentimiento con un trasfondo mucho más complejo que sólo esta comparación. Entre los aspectos que hacen que percibamos la envidia como negativa, en vez de positiva están:

  • Baja autoestima

Las personas con baja autoestima acostumbran a compararse con los demás y a sentirse envidiosos de su círculo más cercano. La razón no es a causa de que sean malas personas, sino simplemente tienen un pensamiento muy negativo hacia sí mismas haciendo que siempre pierdan en todas las comparaciones que hacen.

  • Poca motivación

Cuando las personas sienten poca motivación para alcanzar sus metas acaban volviéndose muy envidiosas. La razón es que el conformismo cuando está demasiado presente no nos deja salir de nuestra zona de confort y nos acaba pasando factura.

  • Personas narcisistas

Las personas con personalidad narcisista siempre quieren sentirse mejores que los demás. Este sentimiento hace que la envidia esté más presente en sus vidas que en la mayoría de los casos.

A pesar de que estás son las causas más comunes para la envidia, la realidad es que la envidia puede surgir por muchos más motivos. Lo importante en cada uno de estos casos es detectarla a tiempo y convertirla en un sentimiento positivo para conseguir cada uno de nuestros propósitos y metas.

Diferencia entre celos y envidia

Son muchos los casos en los que se confunde la envidia con los celos. Por una parte podríamos decir que envidiar a los demás hace que queramos adquirir algo que posee otra persona ya sea una virtud o un objeto físico. En cambio cuando nos referimos a los celos, estamos remarcando el miedo a perder algo que ya se posee de antemano. Por lo tanto, cuando estamos hablando de una persona celosa, nos estamos refiriendo al sentimiento que surge ante una rivalidad personal por retener o recuperar algo que creemos que es nuestro.

¿Cómo superar la envidia?

Si crees que eres una persona envidiosa y formas parte de la gente envidiosa que siente este sentimiento de una manera negativa, existen algunas fórmulas para que puedas utilizar toda esa energía para tu bien personal.

Claves para superar la envidia negativa

1. Agradece lo que tienes

A veces no nos damos cuenta de todo lo que tenemos y por ello experimentamos envidia. Así que una buena forma de dejar los sentimientos de envidia atrás es intentando ser agradecidos con todo lo que nos rodea. Para conseguirlo es fundamental cada día valorar lo que somos y lo que hemos conseguido gracias a nuestro esfuerzo. Este ejercicio no sólo hará que dejemos atrás la envidia hacia los demás, sino que además nos permitirá mejorar nuestra autoestima.

2. Analiza tu envidia

Como ya hemos dicho, cuando envidiamos a alguien es por una razón concreta. Por ello, es esencial analizar nuestra envidia para ver el motivo que está detrás de ella. De esta forma, la mejor forma de saber cómo superar la envidia es precisamente logrando las metas u objetivos que nos hacen padecerla.

3. Actúa positivamente

En muchas ocasiones, sentir envidia hace que terminemos con el cerebro lleno de pensamientos recurrentes y negativos. Por este motivo, es vital intentar dejar de lado esta actitud perjudicial para nosotros y entrenarnos a pensar en positivo.

4. Medita o practica deporte

El ejercicio físico o la meditación permiten que puedas analizar mejor cada uno de tus pensamientos. Por este motivo, si crees que te has vuelto una persona muy envidiosa, puede ser un buen momento para enfocarte a llevar una vida más sana. A pesar de que en un principio parece no tener mucha relación con este sentimiento, la realidad es que practicar tanto meditación como un deporte harán que mejores tu capacidad para tomar el control de tu mente.

5. Acude a un psicólogo

Para mejorar por fuera muchas veces acudimos al gimnasio, pero aún no tenemos la costumbre de llamar a un psicólogo cuando queremos mejorar por dentro. Contar con la ayuda de un profesional de la salud mental será perfecto no sólo para enterrar la envidia o transformarla en algo positivo para ti, sino que además podrás mejorar en todos los demás aspectos de tu personalidad.

Envidiar no sólo nos hace sentir pequeños frente a los demás, sino que además nos perjudicamos a nosotros mismos de una manera completamente innecesaria. Por ello es vital dejar de mirar al otro y centrarnos en nuestras propias metas. Sólo así podremos conseguir ser la persona que queremos.

PUBLICIDAD

Escrito por

Juvenal Ornelas

Psicólogo nº colegiado: T-3262

La carrera profesional de Juvenal es diversa. Ha ejercido en el área laboral durante 12 años en Canarias. También ha trabajado en el ámbito clínico durante 3 años en clínicas privadas. A nivel educativo, lleva más de 5 años y, en la actualidad, compagina la actividad con su consulta propia. Entiende y comprende que la psicología es más que una sola área de actuación.

Ver perfil

Bibliografía

  • Poole, H (2019). How Envy Demotivates You From Becoming What You Want to Be. LifeHack. https://www.lifehack.org/608008/envy-is-a-chronic-poison-that-secretly-kills-our-motivation-every-day
  • Thorpe, JR (2016). This Is Why We Actually Envy Others. Bustle. https://www.bustle.com/articles/174232-why-do-we-envy-others-7-things-to-know-about-the-psychology-of-feeling-green
  • Lange J, Weidman AC, Crusius J, (2018). The painful duality of envy: Evidence for an integrative theory and a meta-analysis on the relation of envy and schadenfreude. J Pers Soc Psychol.  doi: 10.1037/pspi0000118. Epub 2018 Jan 29. PMID: 29376662.  

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal