Acceso centros Añade tu centro gratis

¿Ansiedad y depresión en un mismo trastorno?

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los datos aportados por la OMS indican que la depresión y la ansiedad han aumentado de manera importante en los últimos diez años.

11 OCT 2017 · Lectura: min.
¿Ansiedad y depresión en un mismo trastorno?

La Organización Mundial de la Salud alerta de que el número de personas con depresión que padecen también ansiedad está aumentando en los últimos años en nuestro país. Las estadísticas son muy preocupantes, porque se trata de un trastorno mixto.

322 millones de personas padecieron depresión en 2015, el 4,4 % de la población global; de ellos, 264 millones sufrieron también ansiedad. En España, 2.408.700 fueron diagnosticadas de depresión ese año, el 5,2 % de la población. Los datos que presenta el organismo de las Naciones Unidas para nuestro país son preocupantes: entre 2005 y 2015 las personas que padecieron depresión aumentaron un 18,4 %. Además de la depresión, muchas personas adolecen otros problemas asociados a este trastorno, entre ellos, la ansiedad.

Los datos son alarmantes, sobre todo si pensamos en el trastorno mixto ansioso-depresivo. ¿Sabías que es más común de lo que pensamos? Las personas que lo padecen muestran síntomas tanto de depresión como de ansiedad, lo que agrava el cuadro de la enfermedad y amplía los prejuicios que persiguen a esa persona.

Síntomas del trastorno mixto ansioso-depresivo

Las personas que sufren este trastorno evidencian alteraciones físicas y psicológicas que corresponden a ambos problemas. El sentimiento de tristeza intensa junto con la inquietud o el miedo incrementan más si cabe los síntomas. Entre los principales, podemos citar los siguientes:

  • Alteraciones del sueño. Puede oscilar entre el insomnio y el sueño excesivo y el letargo.
  • Alteraciones en el apetito. Pueden manifestarse por la ausencia o compulsión a la hora de comer.
  • Apatía o labilidad emocional, que puede tornarse en humor sin razón aparente.
  • Cansancio físico y mental. Ello puede ser fruto tanto de la indisposición de la depresión como de la inquietud que genera la ansiedad. Dificultad para descansar aun estando exhausto.
  • Presión en el pecho a causa de taquicardias, frecuente en los cuadros de ansiedad, pero también provocada por la angustia que caracteriza la depresión.
  • Descontrol de pensamientos. Se mezclan pensamientos pesimistas, marcados por la tristeza y la negatividad de la depresión, con pensamientos ansiosos, que se centran en el futuro y en las posibilidades de fracaso.
  • Dificultad para la concentración, ya sea por una fuga de ideas o por problemas para centrarse en algo. Eso desencadena errores, dispersión e introspección, ocasionando prejuicios para desarrollar actividades intelectuales e interacciones sociales.
  • Disminución de la libido y del apetito sexual.
  • Falta de aire, sudor y tensión muscular (síntomas característicos de la ansiedad).
  • Malestar y miedos constantes, que pueden desencadenar en temores en relación al futuro, como si algo malo fuese a suceder.
  • Tristeza y baja autoestima. Se tiende a cuestionar las cualidades y capacidades.

¿Cómo tratar un trastorno mixto ansioso-depresivo?

Este tipo de trastorno caracteriza un cuadro de comorbilidad, pues existe la combinación de dos problemas psiquiátricos que se manifiestan al mismo tiempo. Para su tratamiento, debido a que son dos enfermedades psicosomáticas (que afectan al cuerpo y la mente), es necesario que exista una relación entre el psiquiatra y el psicólogo como parte de un equipo multidisciplinario.

El tratamiento psiquiátrico ayudará a estabilizar el organismo, minimizando los síntomas físicos. Y el acompañamiento psicológico proporcionará el apoyo adecuado para la comprensión de las emociones, el fortalecimiento de la autoestima y para detectar los hechos que podrían haber desencadenado estos síntomas.

Las causas de dos trastornos psiquiátricos siempre están asociadas a factores físicos, psíquicos y sociales, pero su inicio suele coincidir con un acontecimiento estresante o traumático, como un luto, el desempleo, cambios en la rutina, adquisición de nuevas responsabilidades, etc.

Vale la pena resaltar que los datos de la OMS toman como base los casos diagnosticados. Se estiman que los números podrían ser mayores, si se tiene en cuenta la ausencia o dificultad que existe en algunos puntos para buscar apoyo profesional. Cuando se trata de salud mental, aún hay prejuicios, carencia de información e infraestructuras de difícil acceso.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
1 Comentarios
  • Emanuela Festa

    Hola,sufro de este trastorno y estoy buscando una estructura adecuada en tenerife. espero poder encontrar una que me pueda ayudar. muchisimas gracias.

últimos artículos sobre ansiedad