¿Cómo dejar de quejarse? 7 Formas de evitar los lamentos en tu vida

Nos quejamos continuamente casi sin darnos cuenta y no nos percatamos de cómo nos puede afectar. Pero, ¿Cuáles son las consecuencias negativas que tiene quejarse y cómo podemos dejarlo?

5 ABR 2018 · Última modificación: 8 JUN 2021 · Lectura: min.

PUBLICIDAD

¿Cómo dejar de quejarse?

¿Cuántas veces te quejas a lo largo del día? Intenta hacer el ejercicio de pensar de qué cosas te quejas y cuántas veces lo haces. Seguro que si haces el recuento descubres que practicas esto de la queja mucho más de lo que pensabas: llega tarde el autobús, tienes hambre pero no puedes comer nada hasta que salgas del trabajo, tu hijo ha dejado el comedor desordenado, tienes que estudiar y no te apetece, has quedado con alguien y llega tarde, te duelen los pies, etc. La lista de cosas cotidianas por las que las personas no paran de quejarse puede llegar a ser interminable.

La queja es algo cotidiano que practicamos todos en algún momento determinado de nuestro día a día y cumple la función de desahogarse, de liberar el malestar que produce una situación determinada. Por tanto, quejarse no es algo malo, eso sí, siempre y cuando se haga de forma medida y no lo conviertas en un estilo de vida puesto que sólo con la queja no conseguirás cambiar las circunstancias o situaciones que tienes.

¿Por qué es negativo quejarse?

Quejarse no tiene nada de malo de por sí, ya que vaciamos el malestar que llevamos dentro en un momento dado. Si no nos desahogamos nunca, podemos llegar a desarrollar ansiedad porque el malestar se queda dentro nuestro. Pero luego está el otro extremo, cuando la queja se convierte en una obsesión o en algo adictivo. Según los psicólogos, las personas que no paran de quejarse están siempre en lamentos acaban teniendo las siguientes consecuencias. 

1. Los invaden los pensamientos negativos

El problema de los pensamientos negativos es que funcionan como una plaga. Un par de hormigas en casa no son un problema. El problema viene cuando las dejas y a los dos días tienes una invasión de estos insectos. Con la queja sucede lo mismo, los pensamientos negativos atraen otros pensamientos negativos que se "comen" las ideas positivas entrando así en una espiral de autodestrucción. De esta forma, las personas que no paran de quejarse tienen la mente completamente indundada de esta negatividad

2. Acaban siendo tóxicas para los demás

Esa espiral autodestructiva hace que desprendas un aura de "mal rollo" que se propaga hacia los demás, de manera que la gente puede evitar hablar contigo porque todo lo que explicas son cosas negativas o de malestar. Y está claro que todos tenemos problemas y que necesitamos sacarlos de vez en cuando, pero eso, de vez en cuando, no continuamente. Tanto es así que cuando una persona no puede dejar de quejarse, acaba repercutiendo en el estado anímico de los demás, teniendo (sin darse cuenta) una actitud tóxica hacia ellos.

Razones por la que las personas empiezan a quejarse

3. Falta de energía

Por otra parte, puedes sentir que cuando ha acabado el día te falta energía. Esto es porque la negatividad consume mucha energía. Los pensamientos positivos recargan las pilas mientras que los negativos las vacían a marchas forzadas. Así, sentirás que cada día es pesado y duro de llevar y puedes acabar teniendo un estado de ánimo bajo que te conduzca a la apatía y el desánimo. Por lo tanto, no quejarse es una buena forma de llenarte de energía en tu día a día.

4. No tomas las riendas de tu vida

Además, mientras te quejes estás evitando responsabilizarte de los problemas y no te enfrentas a ellos. La queja suele ser enfocada hacia los demás, de manera que se hace poca autocrítica y por tanto, te comportas de una forma poco madura. Por ejemplo, si llegas tarde al trabajo piensas que es porque el autobús ha pasado 5 minutos más tarde de la hora, pero quizás sería importante tener en cuenta que si te hubieras levantado un poco antes, quizás habrías podido llegar al bus de antes y habrías llegado perfectamente al trabajo.

5. Profecía autocumplida

Luego está el poder de nuestra mente. Cuando pensamos en negativo y nuestras expectativas sobre las cosas son que obtendremos resultados malos, no empleamos la misma energía ni fuerza para enfrentarnos a las situaciones porque sabemos de antemano que van a salir mal, y cuando nos salen mal en consecuencia, confirmamos nuestra hipótesis previamente fijada, de manera que reforzamos la espiral de pensamientos negativos con un "¿ves como sabía yo que iba a pasar esto?". Esto dentro de la psicología se denomina, la profecía autocumplida, y es que cuando una persona está siempre entre lamentos y no pueden dejar de quejarse, es muy díficil que las cosas les salga lo mejor que pueden hacerlo. 

De esta forma, la queja puede acabar perjudicando diferentes ámbitos de tu vida. Si crees que puedes estar en esta situación, es vital que trabajes en ello ya sea con tus herramientas o a través de la ayuda de un profesional de la psicología

¿Cómo dejar de quejarse?

Aparte de trabajar en tu interior, existen una serie de consejos que puedes llevar a cabo si deseas dejar de quejarte. En estos casos, los psicólogos recomiendan que tomemos las siguientes actitudes. 

1. Toma conciencia

El primer paso para dejar de quejarse en la vida es la toma de conciencia. Si recuerdas, he empezado este artículo con la pregunta de cuántas veces te quejas a lo largo del día. El primer paso para cambiar algo es ser consciente de la realidad. Observa tus pensamientos a lo largo de tu día y haz este mismo ejercicio de concienciación durante una semana. Escribe todas las veces que te has quejado o has pensado en quejarte en una libreta y analiza todas esas preocupaciones.

2. Afrontar los pensamientos negativos

El siguiente paso es pensar en cada una de esas situaciones, ¿cuánto tiempo te ha durado ese pensamiento?, ¿has encadenado con otros pensamientos negativos?. Valora del total de tu día, cuanto tiempo has dedicado a pensar en cosas negativas o a quejarte. Cuanto más te quejes más pensamientos negativos invadirán tu mente y más te costará poder tener una mente más positiva hacia todo lo que te rodea. 

3. Relativiza tus problemas

Una vez hecho el ejercicio de la toma de conciencia, el siguiente paso para dejar de quejarse y dejar atrás tu faceta de 'persona amargada' según la psicología, es valorar la necesidad de la queja y aprender a relativizar las cosas que suceden. Evidentemente nos podemos poner quisquillosos y quejarnos de todo lo que no funciona, pero quizás hay que darle menos importancia a las cosas negativas y no darle tantas vueltas.

Por ejemplo: tu pareja no ha dejado la comida hecha y tienes el tiempo justo para comer e irte a trabajar. En un primer momento la queja puede ser algo como: "siempre igual, no se acuerda de mí, eso es lo que me quiere, así no podemos seguir, la relación no funciona..." y así hasta dramatizar cada vez más la situación cuando partimos de la base de que no se ha acordado de hacerte la comida.

El pensamiento alternativo para dejar de ser tóxico contigo mismo/a podría ser algo como: "vaya, ahora me tengo que hacer un bocadillo porque no me da tiempo de hacerme la comida. Cuando llegue mi pareja a casa hablaré con él/ella para que recuerde la importancia de dejar algo hecho o sino tendremos que buscar la alternativa como dejar la comida preparada el día anterior". En este segundo planteamiento el malestar que provoca la situación es mucho menor. Este ejercicio supone relativizar los problemas y no darle tanta rienda suelta a la queja.

Consejos para dejar de quejarse

4. Practica una actitud positiva

Otro punto para dejar los lamentos y las quejas de lado, es tratar de ver las cosas de una forma positiva. Está demostrado que vivimos más felices cuando somos optimistas, vemos la parte positiva de la vida y de las situaciones y no le damos demasiadas vueltas a lo que no funciona. Entonces, ¡vamos a ponerlo en práctica todos! Intenta estar una semana sin quejarte y buscando la parte positiva de todo y luego valora el resultado.

5. Aprende a adaptarte

Lo único seguro en la vida es que nada permanece igual. Por ello, el mejor método para saber cómo dejar de quejarse es intentar ver cada ocasión como una oportunidad para mejorar como persona. A pesar de que algunos cambios en nuestras vidas pueden resultar tristes debido a lo que supone (una pérdida, una ruptura, entre otros), la realidad es que te quejes no cambiará las cosas. Es normal que dediques un tiempo de duelo, pero no te recrees en ello, date tu espacio e intenta adaptarte a la nueva situación. 

6. Empieza a ser asertivo/a

Para poder renunciar al hábito de quejarse es vital que empieces a decir lo que sientes y a aceptar los cumplidos o críticas que recibes. La asertividad implica por lo tanto decirles a los demás cuáles son tus necesidades de una manera correcta. De esta forma, podrás dejar las quejas al lado ya que verás que al decir la tuya las cosas te parecerán más correctas a tu alrededor.  

7. Deja de criticar

Deja de quejarte por todo y de criticar a los demás o a ti mismo/a. La clave para no quejarse es intentar de lado las críticas contínuas, ya sea a los demás como a ti mismo/a. En vez de ver lo negativo de la situación o de ti, empieza por enumerar las cosas positivas que hay en tu entorno o dentro de ti. Cambia esas criticas por felicitaciones por todo lo que has conseguido en la vida, que seguro que no será poco. 

Quejarse implica estar constantemente enfocándote en lo negativo de tu alrededor. En estos casos, a veces es importante cambiar este paradigma y empezar a ver el color dentro de la ocuridad. Por ello, un psicólogo profesional siempre puede ser una buena ayuda para estos instantes. Cambiar el chip será cambiarte por dentro y por fuera.

PUBLICIDAD

Escrito por

Encarni Muñoz Psicoterapia

Ver perfil

Bibliografía

  • Susman, D (2019). Hidden Benefits and Pitfalls of Complaining. Very Well Mind. https://www.verywellmind.com/complaining-why-do-we-do-it-3144857
  • Eion, K (2017). Effectively Stop Complaining in 7 Easy Steps. Life Hack. https://www.lifehack.org/articles/communication/7-effective-ways-stop-complaining.html  

Deja tu comentario

PUBLICIDAD

Comentarios 3
  • Jorge Esclasans

    Excelente reflexión, gracias

  • Carmen Razuri

    Muy interesante. Soy una persona que si me quejo, de lo mismo, mas de una vez al dia. Son quejas de salud, me duele esto, me d i ele lo otro y de otras cosas mas que me pongo a pensar, no es necesario. Gracias por los tips que aqui da.

  • Ana Montero

    Eso es verdad pero si estás arruinada, te duele todo de no dormir y del las contracturas de los problemas que si solucionas pero pesa y tu ex jodiendo y pagos que hacer y tu hija exigiéndote atenciones y tú muerta, sin ilusiones por vivir . No se como pero el cerebro ya podría hacer algo y ayudar a dormir o algo en vez de caerse e pelo y estar irritable .los químicos del cerebro no ayudan nada

últimos artículos sobre depresión