Acceso centros Añade tu centro gratis

Heridas de infancia que permanecen cuando somos adultos

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Los traumas que generamos cuando somos pequeños se transforman en forma de mochila que permanece a nuestro lado toda la vida si no les ponemos remedio.

30 DIC 2019 · Lectura: min.
Heridas de infancia que permanecen cuando somos adultos

Durante nuestra niñez sudecen acontecimientos, que pueden ocurrir a personas cercanas a nosotros o a nosotros mismos. Muchos de ellos se terminan transformando en traumas infantiles, porque nos hemos sentido sobrepasados o simplemente no sabemos cómo afrontar una experiencia que nadie nos ha enseñado a gestionar. La falta de herramientas para saber superarlo, tranquilizarse y resolverlo acabará comportándonos una serie de consecuencias en nuestra vida con el paso de los años.

Superar obstáculos

Aprendemos a gestionar nuestras emociones, a superar los obstáculos que se cruzan en nuestro camino, a lidiar con aquellos acontecimientos que resultan controvertidos para nosotros gracias al aprendizaje que recibimos cuando somos niños. Aquello que mostremos o expliquemos a nuestros hijos será lo que absorverán y entenderán para afrontar su vida. Así funciona la educación, y es en la etapa más joven cuando los niños absorven la mayor cantidad de información en forma de aprendizaje. No hace falta que lo expliquemos con palabras, nuestros actos, emociones o acciones serán las que tendrán más presentes, pues somos su principal referente.

La realidad es que no hay una forma única de educar, de enseñar a sentir y a tratar nuestras emociones. Cada persona es un mundo, y por tanto debemos hacerles entender que sentir está bien, pero que siempre que lo que sientan sea algo negativo para ellos tienen que trabajar para solucionarlo y no dejarlo pasar.

trauma infantil

Principales traumas infantiles

El camino que cada niño a medida que se haga mayor decida tomar será cosa suya. Nuestro apoyo será fundamental, así como nuestro cariño. Lo cierto, es que algunos de los traumas infantiles más comunes provienen de la familia:

  1. Miedo al abandono
    Las personas que durante su infancia se han encontrado mucho tiempo solos, porque por la razón que sea los padres o cuidadores no han podido estar mucho tiempo con ellos tienden a ser personas más inseguras de si mismas.
    La costumbre de estar tanto tiempo solas puede percibirse como algo normal para ellos pero inconscientemente se vuelven dependientes emocionales porque tienen miedo de quedarse solas.
  2. Violencia familiar
    La violencia no es la solución de un problema y los arrebatos de ira tampoco lo son. Aprender que hablando se solucionan las cosas es muy importante, pues una simple torta o cachete en las nalgas dejan de ser beneficiosos para nuestros hijos.
  3. Rechazo
    Muchos padres inconscientemente transmiten a sus hijos rechazo, y aunque muchos tratan de no dejarlo ver los niños se dan cuenta. Puede que no fuera el momento de tener otro hijo o que se parezca demasiado a uno de los padres… La realidad es que el rechazo provoca un dolor emocional muy grande, donde permitir creer en uno mismo será complicado para el niño porque siempre se habrá sentido infravalorado.
  4. Injusticias
    Confiar en los demás es uno de los valores que debemos transmitir a nuestros hijos aportando un trato igualitario con sus hermanos o con otras personas. Desde bien pequeños tendrán capacidad de poder entender si una situación es justa o injusta y a partir de ahí construirán sus relaciones con los años. Si se les trata de una forma injusta podrán volverse muy inseguros.
  5. Promesas
    Promesas como “Si apruebas todo te compraré este muñeco” o “Mañana iremos a patinar juntos”, cuando no se cumplen porque se olvidan o simplemente porque no se les da el valor suficiente pueden crear traumas emocionales. Tal vez para la persona que las dice no sea para tanto, pero para la otra parte significa una emoción de algo que el niño desea y que al no hacerlo causa desconfianza.
  6. Humillación
    Cada vez son más, los niños que sufren bulling en el colegio o crecen en ambientes sujetos a burlas constantes y descalificación de los actos. Situaciones como esta, generarán autoestimas bajas e incluso depresiones en la edad adulta.
  7. Miedo
    El miedo a aquello que se desconoce o a simples cambios puede generar mucha ansiedad. La paciencia y comprensión seran muy importantes, pues no se trata de exponer de buenas a primeras a que el niño se enfrente a su miedo a la oscuridad, si no de hacerlo poco a poco hasta que entienda que ese miedo no es para tanto.

Estar atentos a los comportamientos y a la forma en que transmitimos  e intentamos comprender a nuestros hijos nos permitirá que sean más fuertes cuando sean adultos.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario
7 Comentarios
  • ValeriaCorry

    Me encantan los escritos. Excelentes profesionales gracias

  • Marta Eulalia Gil Rivero

    Y después de mayor ¿ Cómo afrontamos esos traumas? ¿ Cómo se puede superar? Abandono, rechazo, bulling, humillación...esa es mejor mochila. Como me la quito de encima? Los años se me echan encima y no puedo decir que tenga una vida plena. No tengo pareja, ni trabajo, ni constancia, tengo miedo e inseguridades, cómo se vence todo eso? Cómo se gestiona?

  • Nazareth Perez

    Esto ya paso hace 10 años, mi mamá nos cambio por un hombre, nos abandono. Sentí su rechazo muchas veces. Por otro lado, papá casi no nos podía cuidar, era el único que estaba con nosotros (mis hermanos y yo). Tuve que cuidar a mis hermanos, papá casi nunca nos dejaba salir: decía que el mundo era malo. Fue muy estricto y tenia un carácter muy fuerza, sin querer nos hizo daño verbalmente.A partir de ahí tengo problemas con mi emociones, confianza en mi misma y esa inseguridad de no saber qué es lo que quiero y lo que no.

  • Nazareth Perez

    Esto ya paso hace 10 años, mi mamá nos cambio por un hombre, nos abandono. Sentí su rechazo muchas veces. Por otro lado, papá casi no nos podía cuidar, era el único que estaba con nosotros (mis hermanos y yo). Tuve que cuidar a mis hermanos, papá casi nunca nos dejaba salir: decía que el mundo era malo. Fue muy estricto y tenia un carácter muy fuerza, sin querer nos hizo daño verbalmente.A partir de ahí tengo problemas con mi emociones, confianza en mi misma y esa inseguridad de no saber qué es lo que quiero y lo que no.

  • Ángela López Rubira

    También influye mucho cuando sufren abusos sexuales por parte de madre, padre, abuelo, tío, hermano ... Pero es un tema tabú. Se habla más de los abusos sufridos por un profesor o un sacerdote que por un miembro cercano de la familia y estos abusos son los que más daño causan pq la persona que más te tiene que proteger y cuidar te daña para siempre.

  • Michell Castillo

    En Mi Niñez me pasaron muchas cosas que no merecía y creo que a raiz de eso no me importa nada ,Creo que no tengo corazon.

  • Pilar Sánchez Galiano

    absorber es con B :).La ortografía es de gran importancia ya que es parte de la gramática, es decir, es la que nos enseña a escribir correctamente las palabras para que todo lo escrito sea comprendido con facilidad por cualquier persona que lo lea.

últimos artículos sobre depresión