Acceso centros Añade tu centro gratis

El problema de la indecisión

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Tomar una decisión siempre comienza por decidir o no decidir. Decidir es actuar activamente, no decidir es actuar pasivamente y dejar que las cosas sucedan al azar.

22 MAR 2018 · Lectura: min.
El problema de la indecisión

Decidir es comprometerse a alcanzar los resultados deseados, la "no acción" sin embargo, es estar interesados en que las cosas sucedan sin hacer nada. Entonces cada "no decisión" conlleva una "no aceptación" o "no involucrarse" con un problema o situación particular, y esa no decisión también tiene sus consecuencias. No tomar una decisión es dejar actuar al destino.

"El problema, por decirlo de una manera sencilla, es que no podemos elegirlo todo a la vez.Por eso corremos el peligro de que nos paralice la indecisión,porque nos aterra la posibilidad de que cada elección sea la incorrecta" -Elizabeth Gilbert-

"Hago lo que hago porque es lo que tengo que hacer", el deber como obligación, una razón para ponernos en marcha frente a la indecisión permanente, que crece de la falta de motivación y el desinterés.

Cuando vas a tomar una decisión, ¿tu mente se convierte en una cacerola hirviendo donde las burbujas son decisiones que podrías haber tomado?

La parálisis por análisis es una forma activa de procrastinación, o lo que es lo mismo, darle vueltas a las cosas en tu cabeza una y otra vez, sin llegar nunca a tomar una decisión. El exceso de análisis reúne tal cantidad de información, que genera una fatiga que dificulta tomar la decisión correcta. Muchas veces, en vez de pasar a la acción y exponernos a las consecuencias negativas de la equivocación, nos aferramos en imaginar los escenarios posibles que se darían al comportarnos de una u otra manera.

¿Qué nos lleva a ser incapaces de tomar una decisión?

Factores que influyen a la hora de tomar decisiones:

- Evitar nuestra responsabilidad y dejar que otros tomen la decisión por nosotros.

- Miedo a la crítica. Como seres sociales, muchas veces pensamos que hacer esto o aquello no va a gustar a otras personas.

- Miedo a fracasar .La anticipación de un fracaso hace que muchas personas no pasen a la acción. Pero ¿qué es el fracaso? ¿Lo contrario al éxito? Parece que no. Fracasar es no intentarlo, no aprender o no levantarse. El verdadero error estaría en no resistir, en no cuidar cada detalle, en no contar con el fallo humano cuando planificas, en no poner todo de tu parte, etc.

"Si no actúas sobre la vida, la vida actuará sobre ti" –Robin Sharma

El inmovilismo nos lleva a la mediocridad, el miedo y la infelicidad. Que algo no vaya como a ti te gustaría no implica que sea así siempre: el pasado influye en el futuro, pero no lo determina. Así que déjate de excusas, toma decisiones y pon tu energía para disfrutar del trayecto sea cual sea el destino. La toma de decisiones aumentará tu sensación de libertad, tu compromiso contigo mismo y con los demás así como tu nivel de satisfacción en general, sentir que uno tiene el poder.

Escrito por

Silvia Medina Psicóloga Psicoterapeuta

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre estrés