Acceso centros Añade tu centro gratis

El síndrome de Peter Pan o la negativa de los adultos a crecer

<strong>Artículo revisado</strong> por el

Artículo revisado por el Comité de MundoPsicologos

Conforme va cumpliendo años el ser humano crece y madura emocional e intelectualmente. Pero hay casos en los que la persona presenta más rasgos propios de un niño que de un adulto.

4 SEP 2014 · Lectura: min.
El síndrome de Peter Pan o la negativa de los adultos a crecer
Conforme va cumpliendo años el ser humano crece y madura emocional e intelectualmente, se hace consciente de la evolución de su identidad, asume responsabilidades, etc. Sin embargo, hay casos en los que la persona presenta más rasgos emocionales propios de un niño que de un adulto. Es decir, siente que no puede o no quiere crecer y no afronta la vida ni el futuro con la perspectiva y las actitudes de alguien que haya madurado acorde a la edad física que tiene.

Se podría hablar entonces de un posible caso del Síndrome de Peter Pan, nombrado por primera vez en 1983 por el psicólogo norteamericano Dan Kiley en su libro The Peter Pan Syndrome: Men Who Have Never Grown Up (El síndrome de Peter Pan, el hombre que nunca crece)

¿Cuándo se origina?

Este síndrome, que afecta más a los hombres que a las mujeres, suele tener su origen en la infancia, cuando la persona va construyendo un entorno afectivo que, en este caso, se presenta como insuficiente.

El individuo se siente “mal querido” y, cuando crece, se angustia por la falta de seguridad y protección que nota en todo lo desconocido que hay en el mundo de los adultos. Por ello, se refugia en el mundo que conoce, el de los niños, el de los comportamientos infantiles y la ausencia de compromisos, el mundo en el que los demás cuidan de ellos sean cuales sean las circunstancias y las condiciones de la relación.

padres.jpg

¿Cuáles son sus principales síntomas?

Tal y como especifica el propio Kiley en su obra, los rasgos generales que pueden caracterizar a una persona Peter Pan son:

  • Personalidad inmadura y narcisista: La rebeldía, la dependencia, la cólera o la incapacidad de empatizar con sus semejantes son algunas de las emociones que suelen predominar en su carácter.
  • No aceptación del proceso de envejecimiento natural: Intentan incluso parar el proceso de crecimiento físico y, por ejemplo, visten de forma infantil y orientan sus aficiones principales hacia aquellas propias de los más pequeños. Pueden incluso someterse a todo tipo de tratamientos de rejuvenecimiento aún cuando realmente no lo requieran.
  • Dificultades en las relaciones personales, tanto con amigos como con la pareja: Su tendencia a delegar sus propias responsabilidades en los demás y a culparles cuando algo falla dificulta el poder establecer cualquier tipo de relación estable y duradera. En el ámbito de la pareja, esta incapacidad se traduce en la vivencia de relaciones superficiales en las que no haya ningún tipo de compromiso, ya que supondría tener que asumir compromisos y situarse al mismo nivel de madurez emocional que la otra persona.
relaciones.jpg
Foto de Centro de Atención Sexológica.
¿Cómo puede tratarse?

El síndrome de Peter Pan no está considerado una psicosis, sino un trastorno neurótico. Por ello, el tratamiento debe ser similar al de cualquier otra neurosis. Sin embargo, no resulta fácil llevarlo a cabo ya que, según indica Kiley, el primer paso es que el paciente reconozca su comportamiento, ejerza una autocrítica y manifieste su deseo de superarlo.

Sólo a partir de entonces se podrá iniciar una terapia psicológica adecuada y orientada a dotar al paciente de una nueva perspectiva vital que le ayudará a desarrollar los cambios correspondientes en su conducta.

Igualmente, los profesionales recomiendan una implicación del entorno directo del paciente. Familiares y amigos pueden ser de gran ayuda si se mantienen firmes en las indicaciones que les dé el psicólogo respecto a no seguirle su ritmo infantil, no responder ante sus exigencias ni su manipulación, indicarle las conductas inapropiadas y las alternativas que existen y establecerle los límites sobre los que deberá moverse a partir de entonces.

psicólogos
Linkedin
Escrito por

MundoPsicologos.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre orientación y crecimiento personal